El optimismo empresario vuela alto

14/10/2017 | 08:11 | El 86% de los consultados consideró que en los próximos seis meses le irá entre un poco y mucho mejor.

Por
Pablo Wende

Los resultados de la encuesta de la consultora D’Alessio Irol coincide con lo que los empresarios transmiten en los pasillos del Coloquio de IDEA en Mar del Plata: un gran optimismo para lo que viene. El 86% de los consultados consideró que en los próximos seis meses le irá entre un poco y mucho mejor. Desde que se comenzó a realizar este relevamiento, hace ya 22 años, que no había un porcentaje tan alto de respuestas positivas.

Así y todo se trata de proyecciones de corto plazo. Para el mediano y largo plazo ya aparecen otro tipo de cuestionamientos, que no aparecen dentro de la encuesta. A los hombres de negocios les siguen preocupando los temas que aparecen en forma recurrente.

En el primer lugar de la lista se menciona la necesidad de ir hacia una reforma tributaria que baje el peso de los impuestos para la producción y que ataque en particular a los gravámenes más distorsivos como ingresos brutos. Sin embargo, la necesidad de achicar el déficit fiscal hace que esos cambios seguramente se apliquen a cuentagotas. Luego aparecen los cambios en el mercado laboral y especialmente la necesidad de atacar la industria del juicio, que representa una espada de Damocles para miles de pymes en todo el país.

Los déficit gemelos que aquejan a la economía también encienden luces amarillas. Si bien muchos lo consideran como un mal lógico de esta transición económica, la gran dependencia del financiamiento internacional abre algunas dudas sobre el sostenimiento de la recuperación. No sólo el Gobierno necesita más de USD 30.000 millones en nueva deuda el año próximo para financiar el exceso de gasto, sino que además hay un saldo negativo de dólares por la balanza comercial (que este año llegaría a un rojo récord de 6.000 millones de dólares), mientras que se también se van unos USD 10.000 millones anuales por turismo. Por lo pronto, ese déficit de cuenta corriente es lo que permite equilibrar al menos parcialmente el ingreso de dólares por endeudamiento y también los que ingresan para inversión de portafolio.

¿En qué se sustenta el optimismo empresario de corto plazo? Hay una serie de factores que están alineados para sustentarlo. Entre ellos los siguientes:

- Todos los sectores están en plena expansión en este segundo semestre y la tendencia se mantendrá en el arranque del año próximo. La industria, que venía de capa caída el año pasado, está reaccionando con subas superiores al 5% interanual. Y hasta el consumo masivo tuvo en septiembre su primer dato positivo desde que asumió Mauricio Macri.

- La inversión también está jugando un rol importante. Este año aumentó 10% y el año que viene sería al 12%. De acuerdo a las estimaciones de Dante Sica, pasaría de niveles del 16% al 18% del PBI el año que viene. Y en la medida que se mantenga le dará más impulso a la actividad. En 2018 serán clave los programas conjuntos de inversión entre el sector público y el privado, que le darían un gran empujón sobre todo a las obras de infraestructura.

- Brasil se está recuperando y es clave para la industria argentina. Luego de varios años de recesión, este año fue el primero que estaría mostrando un signo positivo. Pero la consolidación de este repunte llegaría el año próximo. Según el FMI el crecimiento será del orden del 1,5%, pero los economistas brasileños esperan una expansión que superaría el 2%. Esto sumaría alrededor de 0,5 puntos porcentuales al PBI argentino el año próximo.

Los precios de las materias primas agrícolas se mantienen elevados. La soja, por ejemplo, tuvo importantes subas en la semana y se acerca a la zona de los 400 dólares. Sumado a la baja gradual de retenciones que ya está definida para el año que viene representa una excelente noticia para el campo.

- El escenario de tasas de interés internacional también juega a favor al menos por ahora. Los cambios del titular de la Reserva Federal estadounidense plantean algunas dudas respecto de la continuidad de este escenario. Para el Gobierno es clave porque precisa seguir bajando el riesgo país y acceder a menores tasas para financiar el rojo de 2018.

Paolo Rocca, el hombre más rico de la Argentina y al frente de Techint, fue quien se encargó ayer al mediodía durante un panel del Coloquio de IDEA, de establecer cuáles son los temas que los empresarios reclaman a gritos: “Hay tres prioridades. Avanzar en las reformas laboral, educativa y replantear cómo será el Conurbano bonaerense en los próximos diez años. Si no hay respuestas satisfactorias para estos desafíos, seguiremos alternando entre gobiernos populistas y otros que lo único que sólo pueden arreglar las cosas para evitar una crisis mayor”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias