Nieve en retirada

27/9/2015 | 00:13 |

Por
David Roldán

Uno, que ha seguido con entusiasmo la vida del río Colorado, muy cerca nuestro, a lo largo de cuatro décadas, no deja de preocuparse por lo que pasó en los últimos cinco años, cuando la nieve escaseó en las nacientes de los Andes.

Y tampoco ha dejado de alegrarse porque este año se ha frenado, solo un poco, la tendencia.

Porque está claro que si no hay nieve, no hay arroyos. Tampoco ríos.

Pero no es el único río Colorado agredido por lo que muchos consideran el cambio climático.

Lo es, también, el existente en Estados Unidos, que provee de agua a más de 40 millones de almas a California y el sudoeste de aquella nación.

Y que, merced a la mano del hombre, está frenado en dos inmensas represas que no solo sirven para reservas hídricas, sino para generar gruesos volúmenes de energía.

Cuesta creer que tan distantes, unos de otros, sufran por igual. Aquel con el 42 por ciento menos de agua almacenada. Este con un solo dique deprimido cuatro metros.

Más allá de estos datos preocupantes, el Colorado de aquí sigue cruzando el comienzo de la Patagonia, buscando el mar.

Aquel, aún permite los paseos en lancha, la buena pesca y los contrastes del agua transparente, rodeada de los magníficos trazados que presenta la rocosa y desértica región de Arizona.

Desnudando, ahora, nuevas líneas horizontales, llamativamente coloridas por cierto, que cientos o miles de años atrás, trazaron épocas frías con ríos caudalosos. Epocas en las que la nieve aún no estaba en retirada como hoy...

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias