OTRO FRENO A LA DEPREDACIÓN

La ley de Pesca Artesanal, con nuevo impulso en Diputados

31/5/2015 | 00:25 | El proyecto de cámaras zonales y de la provincia fue reactivado por el marplatense Cristian Arroyo. Los pescadores de la zona fueron convocados y ya sugirieron algunas correcciones.

La Provincia tendrá la obligación de promover que los pescadores comercialicen sus capturas en sus terminales.

Por Juan Ignacio Schwerdt / jschwerdt@lanueva.com

Hace algo más de un mes, el marplatense Cristian Arroyo (FPV) asumió en la Cámara de Diputados en lugar de Rodolfo “Manino” Iriart. El cambio pasó desapercibido en la Sexta, hasta que días atrás el legislador --quien reclamó la presidencia de la comisión de Intereses Marítimos, Portuarios y Pesca-- comenzó a reactivar un proyecto que se solicita desde hace años en la zona: la ley de Pesca Artesanal.

“La llegada de Arroyo a la comisión generó un cambio. Ahora tenemos la esperanza de lograr que por fin exista una ley que ordene y proteja a la pesca artesanal”, contó Eduardo “Lalo” Flores, de la Cámara de Pescadores Artesanales de Monte Hermoso y Pehuen Co.

Según confió el dirigente a "La Nueva.", las primeras reuniones para dar avance al proyecto --que fue presentado por la legisladora Patricia Cubría-- fueron auspiciosas.

“Los legisladores nos están escuchando, el eslabón más chico de la actividad. Ojalá que puedan darle curso. Es el momento para lograrlo”, dijo.

En sus artículos más importantes, el proyecto establece que la franja de mar reservada exclusivamente para los pescadores artesanales tendrá 5 millas náuticas (9,26 kilómetros) en todas las costas bonaerenses.

Este beneficio hoy se aplica en esta zona, la de El Rincón --de Claromecó a Bahía San Blas--, pero solo a partir de resoluciones que deben ser renovadas periódicamente. En el resto de la provincia, la franja de protección se reduce a 3 millas náuticas.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

“Lo que hemos pedido, respecto de este punto, es que no se restrinja la posibilidad de los pescadores de ir a pescar más allá de esas 5 millas -señaló Flores-. Y que Prefectura determine cuál es la máxima distancia a la que puede ir cada embarcación”.

El proyecto también determina que, para realizar la actividad, tanto el pescador como su embarcación deberán estar inscriptos en el Registro Provincial de Pesca Artesanal. Además, se deberá contar con permiso de pesca, el cual solo podrán solicitar quienes acrediten “una residencia mínima de dos años en la zona de pesca para la cual solicitan el permiso”.

Estos permisos serán “anuales, precarios e intransferibles” y, si bien la Provincia deberá facilitar su otorgamiento y renovación, antes deberá evaluar la disponibilidad del recurso y realizar una consulta previa a la entidad legal que agrupe a los pescadores artesanales.

De acuerdo con el proyecto, los permisos de pesca caducarán cuando el pescador no acredite un mínimo de 90 partes de pesca anuales, obtengan un permiso de pesca distinto al de tipo artesanal y por incapacidad o fallecimiento del titular (sus herederos tendrán prioridad).

Otro punto importante es el que determina que la Provincia deberá establecer una terminal de procesamiento de pescado en cada zona, lo cual deberá consensuar con el Consejo de Pesca Artesanal de cada municipio.

“Cada terminal contará con cámaras de frío y congelado; fábrica de hielo en escamas; salas de fileteo, de lavado y envasado; y una planta procesadora de pescados y mariscos que garantizará la calidad y origen de los productos”, dice la iniciativa.

La Provincia también tendrá la obligación de promover que los pescadores comercialicen sus capturas en sus respectivas terminales, así como “la inserción de sus productos en el mercado”.

En infraestructura, la Provincia deberá proveer adecuados muelles, atracaderos y bajadas náuticas.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias