NECOCHEA

Un verdadero paraíso natural donde se puede disfrutar con la familia

28/11/2015 | 01:08 | Enormes playas, un parque único y múltiples atractivos conforman la oferta turística de esta ciudad ubicada sobre la costa atlántica argentina. Ya está todo está preparado para el verano.

Necochea se caracteriza por ser una ciudad que reúne múltiples atractivos, porque se trata de un lugar privilegiado por la naturaleza, donde resaltan la belleza y el colorido. Este imaginario imán cautiva a familias y visitantes de las más variadas procedencias, quienes eligen a este balneario de la costa atlántica para disfrutar en forma placentera sus vacaciones.

Cuando los turistas abren el amplio abanico de posibilidades de Necochea, comprueban la vasta oferta que termina convocando a quienes desean descansar en familia.

Las suaves y extensas playas se transforman en el atractivo mayor en las temporadas veraniegas, concentrándose el mayor movimiento en aquellas ubicadas en el sector céntrico. En esta zona se ubican los principales balnearios con sus construcciones que albergan carpas y sombrillas, solarium, áreas deportivas, juegos infantiles, bares y restaurantes.

Estas playas tienen la particularidad de estar iluminadas, por lo que son muchos los que se deleitan con las caminatas nocturnas junto a las aguas, con el sonido de fondo que provocan las olas.

Quienes prefieren la tranquilidad también tienen sus sitios ideales junto al mar. En dirección al oeste, a unos 10 kilómetros pueden encontrar el paraje Las Grutas, cuyo nombre se debe a la continua erosión del mar. Más adelante, se accede a lugares propicios para la pesca, la práctica del surf y la aventura, como Punta Negra, Punta Florida y Cueva del Tigre.

El encanto de Quequén

Quequén también tiene su particular encanto y así lo demuestra el elevado flujo turístico que recibe esta localidad del distrito de Necochea. Junto a la escollera norte tiene playas que son las elegidas por los amantes de los deportes acuáticos, mientras que a menos de diez kilómetros se halla la población de Costa Bonita, un sitio donde las formaciones rocosas deleitan a quienes se apasionan buscando curiosidades del mar entre las piedras.

Para acceder a este pequeño poblado, debe circularse por un pintoresco camino costero junto al cual se levantan viviendas de estilo mediterráneo, denominándose a la zona Bahía de los Vientos.

Además, en Quequén pueden encontrarse casonas de más de 100 años con un llamativo estilo arquitectónico, así como el edificio que le perteneció al Hotel Quequén, donde funcionó el primer casino turístico del país.

Para amantes del buceo

Quienes practican la disciplina del buceo deportivo o quieren intentarlo, encontrarán en Necochea un sitio propicio, dado que se cuenta con un parque subacuático. Fue creado a partir del hundimiento del pesquero Kabryl, a unos 1.500 metros de las costas locales.

Con la caña frente al mar a lo largo de todo el año

Necochea es un lugar en el que la pesca deportiva se practica los 12 meses, sin tenerse en cuenta el calendario. Por este motivo, son muchos los aficionados que llegan a Necochea desde diferentes puntos del país para extraer del mar piezas de singular importancia.

Las escolleras en la zona portuaria reciben diariamente a centenares de personas que se instalan allí para probar suerte con la caña, mientras que otros se inclinan por tirar desde la costa.

Las posibilidades de conseguir “trofeos”, como tiburones, cazones o corvinas, se incrementan notoriamente cuando el pescador resuelve embarcarse en lanchas que todas las mañanas zarpan de Puerto Quequén.

Trasladan una veintena de personas y cobran alrededor de 40 pesos por un viaje que se extiende durante todo el día y en el que siempre se logra un buen número de piezas.

El mar siempre las ofrece y así es como cuando retornan las lanchas, los pescadores aficionados regresan orgullosos exhibiendo las piezas obtenidas. No sólo sacan especies conocidas en esta zona, sino que a veces se capturan ejemplares que resultan atípicos para la región.

A unos 15 kilómetros de Necochea, otra alternativa la brinda la laguna Tupungato, un espejo de agua donde se alquilan botes y cuya atracción principal son los excepcionales pejerreyes. Esta laguna se encuentra sobre la ruta 228 y cuenta con un área de fogones y sombra.

El río Quequén también tiene recibe a numerosos aficionados a la pesca en su recorrido hasta su desembocadura en el mar.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias