En el bule imploran por su “majestad”

“En una pierna, o como sea, pero juego igual; ni muerto me pierdo la final”

4/12/2021 | 06:30 |

Una pubalgia baja con repercusión en los músculos psoas ponen en riesgo la presencia de Dan Brian Scalco en el cotejo del próximo miércoles, cuando Huracán y Liniers definan el título Oficial 2021 de la Liga del Sur. El lunes será exigido con distintos ejercicios y movimientos futbolísticos, aunque el “7” del Globito ya aclaró: “nunca me infiltré, pero si lo tengo que hacer lo hago”.

Fotos: Emmanuel Briane y Rodrigo García-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / peche1503@hotmail.com

Instagram: @sergiopeysse

Twitter: @elpeche1973

   En el bulevar prenden velas por él y los más fieles hinchas de Huracán le piden a ese ser superior en el que tanto creen que Dan Brian Scalco pueda decir presente en la final del próximo miércoles, cuando el Globito y Liniers diriman, en cancha de Olimpo y a un único partido, el título Oficial 2021 de la Liga del Sur.

   Claro, los más fanáticos, los que van siempre a ver al equipo, los del riñón del bule, son conscientes de que la ilusión del campeonato depende, en un grandísimo porcentaje, de la participación del “7”, el jugador estelar por excelencia, el que enamora a cualquier apasionado de la pelota con asistencias, goles y gambetas; el nene mimado del club...

   Hoy, a cinco días de la gran final, la presencia del punta y goleador es una incógnita, a tal punto que el especialista que trata su lesión le manifestó a La Nueva.: “las chances varían en un cincuenta y cincuenta, y en caso de que llegue a poder jugar, será gracias a una recuperación en tiempo récord”.

   El kinesiólogo José Joaquín Bilbao, 33 años, el hijo más chico de José María, reconocido dirigente que lleva una vida ligado a Liniers, brindó el diagnóstico preciso de lo que padece el as de espadas cangrejero: “sufre una pubalgia baja, bilateral, con síntomas que se manifestaron en la pierna derecha y ahora se trasladaron a la izquierda”.

   A Brian, el malestar inicial que después se transformó en un dolor persistente, se le manifestó hace poco más de dos meses, el 29 de septiembre, en el tercer partido que Huracán afrontó por el torneo Clasificatorio de la Región Bonaerense Pampeana Sur, ante San Francisco, en la ida del playoff correspondiente a la segunda fase.

   Siguió jugando, aguantó inyectándose una dosis de B 12 (potente antiinflamatorio) por semana y tomando un actron antes de cada encuentro, aunque todo tiene un límite, y la fortaleza física y mental de Scalco llegó a un punto donde “el dolor le hizo ver las estrellas con solo toser o estornudar”.

   El tratamiento tradicional con el kinesiólogo que trabaja para la entidad whitense (Germán Dentazano) fue efectivo pero no dio los resultados finales esperados, por lo que el lunes que pasó se sometió a un protocolo diferente en el consultorio del doctor Bilbao, especializado en rehabilitación deportiva y cursando el tercer año de osteopatía.

   “Me especifico en métodos de terapias manuales, y en este caso puntual estamos haciendo foco en el dolor, descomprimiendo la zona y bajando las cargas. Para que se entienda: Brian presenta una clara entesitis de pubis, es decir una inflamación de los tendones que se insertan en la zona púbica”, describió el “Pitu” Bilbao, máximo responsable de un área de trabajo compuesta por seis profesionales orientados a la rehabilitación mediante ejercicios y aparatología.

   “Yo me encargo de la osteopatía (es la ciencia y el arte de diagnosticar y de tratar las disfunciones de movilidad de los tejidos del cuerpo humano, que provocan trastornos y perturban el estado de salud del organismo) y de la atención personalizada mediante la terapia manual”, puntualizó.

   El facultativo, en su afán de explicar las razones que hacen que la presencia de Brian el miércoles tenga un color más negativo que positivo, se involucró en ciertos detalles que pintan claramente la gravedad de la lesión.

   “La pubalgia baja le está afectando la zona de los aductores, en la inserción de la sínfisis del pubis. A su vez, existe una sobrecarga desmesurada en los psoas (músculos ubicados al costado del ombligo y que van hasta la cadera). La psoitis y la sínfisis son las verdaderas causas del problema, es lo que le está generando dolor y no le permite hacer vida normal”.

   “Brian arrancó con el tratamiento el lunes que pasó, pero en cada una de las sesiones diarias voy haciendo algunos ajustes en la escala de manipulación con el fin de calmar los dolores. Del lado derecho mejoró notablemente, ayudado por los movimientos de cadera y flexibilidad que viene realizando en el gimnasio. Venimos haciendo todo lo posible para que llegue, aunque estamos bastante justos con los tiempos”, sostuvo Bilbao, fana de Liniers, justamente el rival al que Scalco deberá enfrentar el miércoles en la definición del certamen local.

   —Te voy a hacer una pregunta capciosa, sin mala intención pero con la mejor onda: siendo del “Chivo”, muy en tu interior, ¿no hacés un poquito de fuerza para que Brian no llegue?

   —Ja,ja... No mezclo la pasión --por los colores-- con mi profesión, más allá de que mi apellido es de por si condenatorio... (risas). Trato de brindarme por completo y de darle todas las herramientas de recuperación al paciente, sea del club que sea, deportista o no. A mi consultorio vienen jugadores de todos los equipos, y cada uno de ellos es tratado con la mayor consideración posible.

   “Me gusta que los buenos jugadores estén siempre dentro de la cancha, y que si Liniers tiene que salir campeón, que sea con Scalco del otro lado, jugando y no mirando desde la tribuna. Siempre que puedo, le doy una mano a los futbolistas que me vienen a ver, porque es el deporte que más me gusta, al que sigo desde chico por una tradición familiar”.

   Bilbao admitió que ayer Brian empezó a trotar, aunque insiste en que, de recuperarse, será batiendo todos los récords.

   “Si llega, es porque tiene un físico privilegiado y porque le puso toda la onda. El ya sabe lo que pienso: haremos todo lo posible”.

   —Veo que sos un hombre de fe...

   —Baso mi fe en los buenos resultados que vienen dando los tratamientos modernos a los que estoy apostando. Muchas veces es encontrarle la vuelta a una patología siempre compleja, pero que muchas veces es mal diagnosticada.

   —¿Cómo son esos tratamientos?

   —Trato de normalizar las alteraciones o las zonas acomplejadas por una inflamación mediante el uso de mis manos, sin anexos artificiales y con el objetivo de que quede lo más simétrico posible. Es difícil de explicar, pero es trabajar apostando más a la biomecánica que a la aparatología.

   Y tiró un último mensaje alentador: “el lunes vamos a arriesgar, dejaremos de lado la parte aeróbica para exigir a Brian con movimientos bruscos con pelota; y ahí sabremos si va a poder estar o no en la final”.


El último aliento

   “El panorama es complicado, lo sé, pero con dolor o sin dolor, igual voy a jugar. En una pierna, o como sea, pero la final no me la pierdo ni muerto”, fue la reflexión, egoísta y autoritaria pero a su vez comprensible, de Dan Brian, para muchos el mejor jugador del año a nivel local.

   “Nunca jugué infiltrado, pero es una final y si lo tengo que hacer lo voy a hacer”, recalcó el “Sordo”, quien le avisó al cuerpo técnico y a la dirigencia (tiene línea directa con Marcelo Osores, el máximo referente en el Departamento de Fútbol de la institución) que será baja para el torneo Regional Amater en caso de que Huracán clasifique y siga en carrera.

   “Venía muy cargado y con los músculos fatigados, no podía continuar, la lesión se expandía y el dolor ya era insoportable, así que opté por dejar de actuar en el Regional, al menos hasta el año que viene. Estoy enfocado en la final, intensificando y haciendo todo lo posible para jugar ese partido; después llegará el momento de descansar y de apuntarle a una recuperación a conciencia”, sostuvo el de Villa Delfina.

   En medio de la charla, en el full casi a pleno de la Estación de Servicio de avenida Colón y 9 de Julio, Brian trató de cerrar la gaseosa que estaba tomando y, al mover su silla para adelante, sus ojos se cerraron con fuerza, su cintura quedó rígida y el dolor tardó apenas dos segundos en pasar.

   “Cuando hago un movimiento involuntario, siento que me tira y me pincha la zona de los aductores; hasta cuando estornudo me duele, sobre todo del lado derecho”.

   —Entonces no podés patear...

   —Me cuesta sacarme un rival de encima, como que no tengo fuerza. Es increíble, una sensación horrible. Había arrancado leve y me permitía jugar, pero con la seguidilla de partidos el dolor se intensificó y ahora es imposible seguir intentándolo; cualquier movimiento me deja duro y sin reacción.

   —Pubalgia baja, una de las más dolorosas.

   —Sí, pero el hecho de no parar y seguir jugando me complicó el cuadro, porque ahora, además de tener dolor en ambos lados de la cadera, también tengo arriba, a la altura de los abdominales. Me dijo “Pitu” que eso, de alguna manera, me lo va a sacar, pero la preocupación sigue estando por la parte baja, porque los tendones del pubis están muy inflamados.

   “Igual no me arrepiento de nada, ¿qué jugador no va a querer jugar domingo y miércoles dos campeonatos a la vez? Además, con lo bien que veníamos en ambos frentes, ni pensaba en la pubalgia. Bahhh, en realidad el dolor me hacia acordar y mi cabeza se llenaba de dudas, pero nunca quise parar. Hasta hoy, que ya siento que me estoy arrastrando.

   —Te conozco, y coraje nunca te faltó.

   —En un principio el dolor no me impedía correr o exigirme, y dentro de la cancha, en caliente, no me daba cuenta. En cambio ahora es un dolor crudo, más intenso, y me cuesta hacer un pique, un cambio de ritmo o un amague rápido. Me ayudaba el hecho de ir a lo de Germán (Dentezano) a hacer kinesiología, y también inyectarme un calmante-relajador todos los miércoles, horas antes de ir a jugar.

   —El lunes vas a probar a fondo; ¿y si no podés?

   —Pase lo que pase voy a jugar igual. El jueves y el viernes salí a trotar y me sentí bastante bien, pero no sé que va a suceder dentro de la cancha en una final que será dinámica y friccionada. Ya me preparé mentalmente: voy a entrar pensando en ser el de siempre, sin restricciones ni temores.

   —Igual, como sos vos, no te imagino pidiendo el cambio a los 10 minutos.

   —Ja,ja..., tal cual. Ya con Bella Vista sentía muchísimo dolor, arrastraba el pie, pero no pedí el cambio pese a que perdíamos 4-0. Para salir de una cancha me tienen que pegar un tiro, soy bastante kamikaze.

   “Este tipo de partido lo queremos jugar todos, como grupo hicimos un gran esfuerzo para llegar a donde llegamos, y entendemos que Huracán tiene que ser campeón de la Liga. Queda un pasito antes de fin de año, y después no me va a quedar otra que parar uno o dos meses para no esforzar más la zona afectada.

   “Salir campeón de la Liga sería ponerle el moño a una campaña brillante en este 2021, y eso no tiene nada que ver con que en el Regional estemos casi eliminados. Ganamos la parte más larga del torneo y queremos abrochar la temporada con el logro máximo. El título local fue el objetivo que planificamos a principio de año. Después vino el Regional y la clasificación al Federal Amateur, pero nunca perdimos de vista la Liga; ser campeones acá es lo que más deseamos”.

   —Los últimos tres partidos los perdieron y da la impresión que, por la seguidilla de encuentros, Huracán es un equipo agotado, física y mentalmente. ¿Coincidís?

   —Estamos agotados, no lo podemos negar, y me pasa a mi también en lo personal. Le manifesté a los dirigentes y a mis compañeros que no veo la hora de que termine el año. Fueron muchos partidos seguidos y contamos con un plantel muy corto para afrontar los dos torneos.

   “Si mirás las formaciones de hace dos meses, cuando arrancamos el Clasificatorio y su vez punteábamos en el local, Huracán repitió nombres en ambas competencias; fuimos un equipo sin variantes. Pero sí, estamos dando la imagen de equipo abatido, cansado, como que no queremos saber más nada”.

   —¿Cómo van a hacer para motivarse de cara a la final?

   —Ahí va a salir el espíritu de este grupo fenomenal; para la final vamos a estar al cien por ciento, sabemos que es la última chance. En el Regional, matemáticamente, tenemos alguna luz de esperanza, pero es difícil porque debemos ganar los dos partidos que quedan y que se nos den otros resultados. Te diría que la cabeza está puesta en el objetivo central: el título liguista.

   “Igualmente, en el Regional vamos a seguir luchando, no le queremos regalar nada a nadie. Tanto Bella Vista como Liniers todavía nos tienen que enfrentar, y van a tener que romperse el alma para podernos vencer. Vamos a presentar batalla, porque mientras haya una posibilidad de seguir en carrera lo vamos a seguir intentando”.

   —El pobre presente futbolístico, siempre teniendo en cuenta la falta de resultados, generó que aparezcan ciertos rumores sobre problemas internos en el plantel: ¿está todo bien entre ustedes o cuando el río suena…?

   —Está todo 10 puntos, no tenemos problemas con nadie, y menos que menos entre nosotros; el grupo es lo mejor que tenemos. Los chicos que llegaron como refuerzos se integraron rápido, ya los conocíamos de haberlos enfrentado mil veces en la Liga.

   “Contra Bella Vista perdimos bien, nada para decir, pero en el último choque con Liniers demostramos que seguimos siendo un rival duro y combativo para cualquiera. La diferencia la marcó Cerato, que está derecho y pidiendo pista a otro nivel. Le quedó una pelota servida y la mandó a guardar; fue la única arma con la que pudieron marcar diferencias. Huracán mereció un poco más, incluso felicité a los chicos porque jugaron muy bien”.

   —El 16 de diciembre de 2018 jugaste la última final de un torneo local, marcaste dos goles, te fuiste en andas y con una Copa en la mano. El estadio es el mismo, puede ser un indicio, ¿o no?

   —Ese día, Rosario le ganó 5-1 a Tiro y se quedó con el Clausura; ¡que fiesta!. Es raro que se repita algo así, Liniers es un equipo que defiende bien y no creo que se de un partido con tanta emociones.

   —Si ves la tabla final de la fase regular, te preguntás: ¿quién tiene más equipo, Huracán o Liniers? Me gustaría saber tu opinión.

   —La primera rueda de Huracán fue un lujo, pero se cayó en la segunda por el trajín de partidos. Lo de Liniers fue inverso, porque después de un arranque dubitativo, repuntó con la llegada de Ballestero. Arrastró en el playoffs, subió el nivel y volvió a ser protagonista como en cada final de temporada.

   —Para mi y la mayoría de los periodistas que siguen el torneo de la Liga sos el mejor jugador de este 2021, ¿coincidís?

   —Primero gracias, pero este torneo tuvo muchos puntos altos, como Cerato y Onorio en Liniers. También Sporting contó con valores destacados, porque Font marcó varios goles y Castellano es el dueño de la pelota en un equipo siempre complicado. En Huracán, Fermín Guzmán tuvo actuaciones sobresalientes y señaló la misma cantidad de tantos que yo. Fue un certamen parejo para todos y hubo muchos jugadores que se destacaron.

 

Siempre cumple


16
Goles. De Brian en este 2021: 5 en el actual Oficial liguista, 7 en el Clasificatorio al Regional Amateur y 4 en el Unificado que se suspendió a principio de año (solo se jugaron 6 fechas).

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias