Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

Bahía Blanca | Martes, 29 de noviembre

“Soy de los que sueñan con vivir de la música”

El puntaltense “Facu” Gómez viene creciendo como intérprete folklórico y quiere llevar su voz a los escenarios grandes.

 

Por Gustavo Pereyra

 

“Facu” Gómez sigue trabajando duro para seguir creciendo como cantante folklórico y sueña con hacerse un lugar en el mundo de la música y cantar en grandes escenarios y festivales, a la par de los artistas que admira.

El cantante puntaltense de 18 años recién cumplidos terminó este año la escuela secundaria y viene de realizar algunas presentaciones en la ciudad, la zona y Buenos Aires. Además, le contó a La Nueva. que se encuentra ensayando temas nuevos para grabarlos y preparar algún videoclip nuevo.

En su agenda hay un par de presentaciones cercanas: el próximo viernes 17, en un parador de Espora y Villanueva, y el domingo 19 en un festival en la plaza “Belgrano”, ambos en Punta Alta.

 

Tradición familiar

Facu” empezó en la música “desde muy chiquito” y de una forma muy natural. En su casa se respiraban zambas y chacareras las 24 horas.

“El folklore viene de familia. Ya mi abuelo y los tíos de mi papá tocaban en peñas y bares. Yo los escuchaba y veía sus grabaciones. Después me largué a cantar de caradura, en casa”, cuenta.

Luego empezó a ir a los shows de su padre, Daniel Gómez, también músico. “Fue él quien un día me invitó a subir al escenario. Yo tenía 11 años. Me animé, canté y no paré”, relata.

Ese debut fue en La Pirámide, un pub que estaba frente a la plaza del centro puntaltense. “Facu” recuerda perfectamente la canción que interpretó y que le despertó el gusto por los escenarios.

“Escuchaba todo el día a Abel Pintos”, dice. Su padre notó el interés del joven y le hizo escuchar la zamba “Quisiera”, del cantautor bahiense. “Ese fue el primer tema que aprendí para cantarlo frente a la gente”, rememora.

Después de ese momento iniciático, “Facu” vio que al público le gustaba mucho y empezó a preparar su repertorio propio. Así, a los 15 años hizo su primer show como solista.

También recuerda cuando cantó en la escuela: “En una fiesta de la primavera, en el gimnasio del Colegio Nacional, se organizó un concurso de talentos. Con una compañera de clase cantamos ‘Zamba para olvidar” y ganamos. Muchos de mis compañeros ni sabían que cantaba porque recién me estaba largando”.

 

Momentos felices

Al provenir de una familia con tradición guitarrera, dice que tocar estas canciones de folklore le trae muchos buenos recuerdos de su infancia y eso lo pone en su interpretación.

“Hago una mezcla de folklore moderno con tradicional, pero me gusta toda la música —explica—. Trato de buscar temas de autores no tan conocidos e interpretar algo diferente a lo que se hace ahora, para no caer en las modas. Todavía no me animé del todo a componer mis canciones.”

Los músicos que lo acompañan son Gustavo Barroso en el violín, Pablo Vega en la percusión, Víctor Ávalos en el bajo y su papá en la primera guitarra.

La banda se formó para presentar un tema de “Facu” en un certamen organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que ganó gracias al voto de la gente en las redes sociales. Después vinieron los ensayos y los recitales. El más reciente fue en el aniversario de la localidad de Bajo Hondo.

“Hace unos meses tuve la suerte de que nos escuchara el productor Guillermo Marín, en el teatro Broadway de Buenos Aires. Le gustó mucho y nos elogió”, cuenta.

“Fue una experiencia muy bonita, desde que llegamos nos recibieron muy bien. Pude visitar a familiares que no veía desde hace mucho y ya con eso estaba re feliz; pero después en el teatro conocía a muchos artistas jóvenes, me hice amigo de la hija de Malena Dorado, hija de la cantante Tamara Castro y me encontré con muchos chicos de la televisión que sigo por Instagram. Verlos ahí fue muy diferente y se notó la humildad que tienen”, relata.

Otro de los momentos más felices vinculados con la música fue después de un recital de Nahuel Pennisi, el joven cantautor folklórico ciego de nacimiento: “Me quedé a esperarlo en la fila para sacarnos fotos y me animé a pedirle de cantar juntos un pedacito de una zamba. Le gustó y me fui muy feliz”, cuenta. 

Con un repertorio de más de 30 temas, Facu está atento a lo que pide el público. “La gente en las peñas quiere bailar chacarera, zamba, gato, escondido. Hacemos eso, y entremedio les tocamos algún tema más melódico, como ‘Bailando con tu sombra”, de Víctor Heredia. La gente se copa y nos pone contentos tener esa respuesta —dice—. La idea es siempre estar conectado con el público y saber cómo la están pasando.”

“¿Cómo me veo en unos años? Espero que con un avance grande en la música, recorriendo escenarios grandes, festivales y compartiendo con artistas”, concluye “Facu”.