Bahía Blanca | Lunes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Lunes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Lunes, 20 de mayo

Un bahiense demanda al Estado y AstraZeneca por la vacuna del COVID-19: tiene Guillain-Barré

Sufrió el síndrome luego de recibir una dosis, en 2021. "No es la vida que tenía antes, pero se recuperó y estamos contentos", dijo su esposa.

Una familia bahiense hizo pública una situación particular, relacionada a la última pandemia por COVID-19: Norman Pezzutti recibió la vacuna de AstraZeneca en 2021 y adquirió como efecto colateral el síndrome de Guillain-Barré, por lo que demandó a la firma y al Estado.

Mónica Marcolini denunció que su marido "se vacunó el 28 de junio de 2021 y el 14 de julio volvió del trabajo a su casa con una parálisis facial y dolor en los pies; estuvo internado, descartaron un ACV, presión, lo habitual... no encontraron nada".

"Lo que tuvimos que esperar fue terrible, empezó a no poder caminar, hacía mucho esfuerzo —relató—. Hicimos todo tipo de estudios, pero no nos daban el diagnóstico exacto. Nos decían que era una polineuropatía desmielizante y que no tenía cura".

Invitada al programa Allica y Prieta que se emite de lunes a viernes de 15 a 16 por La Nueva Play, Marcolini señaló que "en Bahía lo trataban como algo que no iba a tener cura".

"El clínico particular, la primera vez que fuimos, nos dijo que no podía asegurar que no fuera producto de la vacuna. Como que lo mencionó al pasar. Y dijo también que lo tendría que denunciar", continuó.

Hasta que el 17 de septiembre, ya en el Hospital Fleni de Capital Federal, "nos confirmaron que era Guillain-Barré producto de la vacuna".

El síndrome es un trastorno que afecta el sistema inmunitario del organismo, ataca los nervios y puede provocar la paralización de todo el cuerpo. "Los efectos se distinguían de otras vacunas porque los dolores empezaron en paralelo, en el rostro y en las piernas", contó Mónica.

"Nos explicaron que él no iba a empeorar y quedaba hacer una rehabilitación, que es especial, con kinesiología neurológica todos los días. Hay una medicación que no tomó a tiempo porque no estaba diagnosticado", agregó.

La mujer comentó que su marido trabajaba en un reparto en esa época y que debió dejar "o iba pero no hacía nada, solo para distraerse un poco".

"Ahora está bien, recuperó el equilibrio y la fuerza en las piernas... no es la vida que tenía antes, pero se recuperó y estamos contentos", mencionó.

También contó que accedieron a iniciar una demanda legal, pese a entender que "ningún dinero te devuelve la salud". "Con los gastos que tenés por todo esto, al margen de la obra social, empezamos a ver que ese dinero nos solventaría lo ocasionado por esta enfermedad que va a ser para el resto de la vida", respondió.

"Estamos en medio de un reclamo colectivo, con un abogado de Buenos Aires que tiene otros casos similares. Sabemos que va a demorar", completó.

Mirá acá la entrevista completa: