Bahía Blanca | Sabado, 24 de febrero

Bahía Blanca | Sabado, 24 de febrero

Bahía Blanca | Sabado, 24 de febrero

Ezequiel Zani: “Está complicado, es una situación muy triste”, dijo el bahiense en Quilpué

El entrenador de básquetbol, trabaja una de las ciudades más afectadas por los incendios. 

Ezequiel (gorra) y el grupo solidario. Fotos: Club Deportivo Colegio Los Leones.

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_


“La verdad que está complicado, es una situación muy triste para todos. Si bien uno no tiene afectados directos, muchas de las personas que conozco sí los tienen. Lo que ha pasado es realmente muy grave”.

La voz pausada de Ezequiel Zani demuestra su estado de ánimo, a raíz de lo que está viviendo en Quilpué, una de las ciudades más afectadas por los incendios en Chile.

“Sobre esta época suele pasar que por el calor los cerros prenden. En caso de Quilpué, creo que si llueven 15 días al año exagero. Está todo muy seco. En este caso la prevención no alcanzó, porque si bien a la gente le suena una alarma en el celular, no dio tiempo en muchos casos, porque el fuego las encerró, fueron cuatro focos al mismo tiempo”, explicó.

El bahiense está cumpliendo su sexto año como entrenador de básquetbol del Club Deportivo Colegio Los Leones, por eso el sentimiento aún es más profundo.

“Acá hay lugares a los cuales es difícil de acceder y la ayuda todavía no llega. Tanto Quilpué, como Viña y Valparaíso están muy movilizadas, con mucha gente haciendo campañas y saliendo a ayudar, ya sea para remover escombros, recolectando agua y demás. En ese sentido veo unión, ayudándose entre todos”, resaltó.

Al mismo tiempo que relataba la situación, la postal que veía Ezequiel le devolvía la triste realidad.

“Mientras hablamos, están pasando helicópteros que van monitoreando la zona caliente y tirando agua continuamente”, contó Ezequiel, explicando también que en la zona hay toque de queda de 22 a 5 y, a la vez, implementaron una restricción vehicular de acuerdo con el número de patente. 

“Acá desde mi balcón –agregó- veo una cuadra con casas y después empieza el cerro. Tuve suerte porque el viento llevó el fuego para el otro lado. Si hubiese llegado hasta acá estuviéramos hablando de otra cosa. Hace dos o tres años, se había incendiado el cerro y tuve que evacuarme cuatro días hasta que lo controlaron”.

Las cifras de fallecidos y desaparecidos aún son poco claras.

“Lo que reflejan los medios está un tanto minimizado en cierto punto, porque hablan de unas 15.000 casas afectadas y alrededor de 130 fallecidos, pero con los chicos del equipo que hablé, que conocen todo, aseguran que hay más, porque todavía no terminaron de remover los escombros y también hay lugares donde no se accede y hay cuerpos que aún no pudieron rescatar”, entendió.

Algunas imágenes imborrables tiene grabadas Ezequiel.

“Hay un foto de cómo quedaron las casas y los autos quemados que es tremenda, muy fuerte. Ver tanta gente que quedó con lo puesto es realmente chocante”, comentó.

En medio del desastre, pudo canalizar el dolor extendiendo una mano a los más necesitados.

“Leones es centro de acopio. Recibimos cosas para distribuir en diferentes lugares. La verdad que vi mucha solidaridad en general. Me ha sorprendido gratamente”, aseguró.

Ezequiel no estaba en Quilpué cuando se desató el incendio.

“Nosotros estábamos de gira en Chiloé, a 1.300 kilómetros, listos para jugar. La noticia generó una sensación de tristeza y frustración, porque no podés hacer nada y no sabés cómo está la gente cercana”, contó.

No obstante, desde un primer momento fue testigo de la solidaridad, inclusive, por encima de cualquier rivalidad deportiva.

“Jugamos contra Ancud, donde están Jose Pisani (DT) y Emiliano Cuchetti (director deportivo), y el club hizo una campaña solidaria por lo que volvimos en el bus con unos 1.000 litros de agua. Lo mismo están haciendo otros equipos”, destacó.

Justamente en el plano fríamente deportivo, en medio de esta catástrofe que se compara en gravedad con el terremoto sufrido en 2010, y que consideran el segundo incendio en magnitud del siglo XXI, Leones en Ancud perdió el invicto por la Liga Nacional.

“En lo deportivo, esta realidad limita la actividad en la ciudad; suspendieron los partidos del fin de semanaA Aunque el resto de la Liga sigue jugando, nosotros no. Afortunadamente, al menos durante febrero no tenemos competencia, porque no jugamos este fin de semana y después están las ventanas Fiba. Por lo cual recién en marzo volveríamos a competir, teniendo tiempo suficiente para asimilar lo que pasó y colaborar con lo que uno puede”, señaló.

La recuperación demandará mucho tiempo.

“Hay lugares sin agua, las comunicaciones andan mal, es todo bastante difícil. Los departamentos donde se alojaron los deportistas durante los Panamericanos iban a donarlos para la gente que sufrió pérdidas totales.

Pero bueno, sigue siendo muy complicado, porque significa mudarse y dejar lo poco que queda, inclusive, ya hay robos en los sectores evacuados. Aunque me quedo con la otra cara, la de la solidaridad de la gente”, rescató Ezequiel.