Bahía Blanca | Miércoles, 30 de noviembre

Bahía Blanca | Miércoles, 30 de noviembre

Bahía Blanca | Miércoles, 30 de noviembre

Provincia campeón en Bahía Blanca con un monito secuestrado

En febrero de 1957, el seleccionado de Provincia de Buenos Aires ganó el XXIV Campeonato Argentino de Básquetbol.

   Dos ciudades de fiesta -Bahía Blanca y Punta Alta- para 19 equipos que pugnaban por el cetro del básquetbol nacional.

   Con el estadio del club Estudiantes a pleno, Provincia comenzó su campaña con un funcionamiento que sorprendió, sobre todo considerando que el equipo se había formado sobre la hora, con seis jugadores de Mercedes, cuatro de Bahía Blanca y dos de Punta Alta.

   La noche que Buenos Aires y Entre Ríos jugaron el pase a la rueda final fue de gran conmoción. “Buenos Aires hizo un verdadero alarde de conjunto, con hombres hábiles como René Giménez y Atilio Feliziani y un rebotero que hasta ahora no tiene parangón: el mercedino Héctor Barreneche”, escribió entonces “Villita” para la revista “El Gráfico”. Un párrafo aparte mereció el capitán Mario Marchesino, “con aspecto y juego de veterano”, verdadero ídolo del público.

   Finalmente, el cemento del estadio descubierto de Estudiantes “se estremeció” ante la final: Mendoza-Buenos Aires. Los bonaerenses habían superado a Tucumán (último campeón, 78 a 72) y a Chaco (85 a 61). Y aquella historia quedó en Bahía Blanca, al imponerse Provincia por 47 a 36.

La anéctoda del torneo

   Para la venta de abonos del campeonato habían puesto un cartel con un monito embalsamado anunciano los valores de las entradas. Sin embargo, a los tres días el monito fue secuestrado. Tras una búsqueda sin resultados positivos y durante la final del campeonato, el capitán del equipo bonaerense, el bahiense René Gimémez, ingresó a la cancha con el monito en sus brazos. Una hora antes de la final lo habían recuperado.