Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Araneta: "Apenas me puse el buzo de entrenador volví a sentirme en mi casa"

El actual orientador de la local de Liniers tuvo una gran trayectoria como futbolista de la institución albinegra.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

   En su primera experiencia como DT del fútbol de la Liga del Sur, Octavio Araneta comienza a darle su impronta a un Liniers que empieza a asomar la cabeza y quiere convertirse en protagonista del torneo Clausura.

   Tras su paso por las formativas de Villa Mitre y en Automoto de Tornquist, “Chapi” desembarcó en el club que lo formó como futbolista con la ilusión de imponer su idea.

   Luego de dos éxitos consecutivos (ante Villa Mitre 2 a 1 y Bella Vista 3 a 0) que sacaron al chivo de la zona roja, el orientador albinegro fue un poco más allá en un mano a mano con La Nueva.

   --¿Qué te genera este buen momento del equipo?

   --Me genera una mesurada alegría que los jugadores puedan disfrutar este presente por el esfuerzo que están haciendo en el día a día.

   --¿Te llevó menos tiempo de lo esperado acomodar la estructura futbolística?

   --En los lugares que estuve, rápidamente pude ver la idea de juego que busco, lo que indica que los jugadores en su mayoría les gusta intentar ganar jugando un fútbol agresivo y desafiante.

   --¿Qué balance haces hasta acá del rendimiento colectivo?

   --El rendimiento del equipo ha sido bueno desde el principio, aunque nos faltaba mayor desequilibrio ofensivo para cristalizar en la red ajena todo lo bueno que hacíamos en el juego.

   --¿Para qué está el equipo?

   --El equipo está para seguir creciendo, mejorando y así intentar ganar el próximo partido.


   --¿Cuál es el objetivo de mínima y el de máxima?

   --El de mínima y el de máxima es ganar cada partido, pero respetando una manera: la de  ganar intentando mostrar en cada partido que somos mejor que nuestro ocasional rival. Soy de los que creen mucho en el mérito, eso me hace sentir que soy mejor y no sólo que tuve suerte ese día.

   --¿A qué aspiras en este paso por el chivo?

   --A mostrar un equipo que se comporte como tal, que juegue bien al fútbol y en el cual los jugadores puedan mostrarles a todos lo que ellos pueden dar y todo el potencial que tienen. Y si soy más ambicioso, me gustaría que el hincha de Liniers se sienta representado por nuestras formas, no sólo futbolísticas, sino de respeto, educación, esfuerzo y nobleza; valores que este deporte debería enseñar a todos y que para eso no se necesita ser ningún crack.

   --¿Cómo manejas el tema de tener un plantel con muchos chicos?

   --Estoy acostumbrado a estar rodeado de jóvenes y me siento cómodo con ellos. De cualquier manera, los más grandes me dan una gran mano para llevar al grupo hacia delante.

   --¿Con qué fútbol liguista te encontraste?

   --Con un fútbol donde hay muchos chicos muy jóvenes y otros con una edad muy avanzada; hay pocos jugadores entre los 24 y 30 años. Desde el juego tampoco se propone tanto. Me gustaría ver más equipos con propuestas futbolísticas algo más audaces, aunque hay algunos que lo hacen bien.

   --¿Qué análisis haces del nivel de la máxima división del fútbol local?

   --El nivel es competitivo en cuanto que cualquiera le puede ganar a cualquiera, pero me gustaría ver un fútbol de mayor nivel.

   --¿Qué esperabas y que te sorprendió del torneo?

   --Esperaba la paridad que se está dando. Con respecto a que me sorprendió, creo que todavía nada, pero estoy seguro que con el correr del torneo veré cosas que tal vez aún no registré.

  --¿Con qué club Liniers te encontraste?

   --Con un club que le tocó pasar por situaciones extraordinarias y que lo encontró poco preparado. Este es un momento que el club tiene que aprovechar para dar un gran salto de calidad y planificar que club soñamos ser de acá a diez años y empezar a trabajar con ese objetivo de fondo.

   --¿Qué sensaciones te generan estar dirigiendo al club que te formó?
  --Me alejé mucho años del club, pero apenas me puse el buzo de entrenador volví a sentirme en mi casa. Todos tenemos una historia y es muy difícil despegarse de ella.

   --¿Qué te dejó el paso como formador en Villa Mitre y tu primera experiencia como DT en Automoto?

   --Me dejaron en primer lugar la certeza de que amo lo que esta actividad representa. También el contacto con personas que aspiran a ser jugadores de fútbol y la posibilidad de poder acompañarlos y, tal vez, ayudarlos a cumplir ese sueño que es muy gratificante. Y si no lo logran ayudarlos a entender que lo más importante en esta vida es el intento y hacerlo con todo el amor del mundo y siempre por un camino que los haga sentir orgullosos.