Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

¿Vuelve a aumentar Netflix? Crecen fuerte los gastos en el extranjero

Los gastos con tarjeta a proveedores del exterior aumentaron 220% en 12 meses.

Por Francisco Rinaldi / frinaldi@lanueva.com

   La salida de dólares, que no se detiene pese a la reciente pax cambiaria, atenta contra la meta de acumulación de reservas comprometida con el FMI. Y una de las canillas que gotea en forma continua es la de los pagos en concepto de viajes y gastos en el extranjero, que, según datos del BCRA, se incrementaron nada menos que un 278 % en los primeros siete meses de 2022 con respecto a igual lapso del año que se fue.

   Así, el Balance Cambiario del BCRA consignó que de enero a julio de este año, se pagaron 4.416 millones de dólares en concepto de Viajes y Otros pagos con tarjeta, unos 3.248 millones más que en igual lapso del año pasado (+280%). En julio (último dato disponible), crecieron, al contabilizarse 794 millones, un 280% interanual.

   Pero lo que para muchos podría ser interpretado como un verdadero boom de viajes alrededor del planeta esconde, en realidad, otra cuestión: los 4.416 millones -y los U$S 794 millones de julio- del saldo de la cuenta Viajes y Otros pagos con tarjeta incluyen el pago a proveedores extranjeros realizados por argentinos que, pese a no poner un pié en el avión en la mayoría de los casos, explicaron buena parte de la sangría de divisas por este concepto.

   Así, dicho saldo considera gastos pagados en dólares, como los abonos mensuales a las plataformas de streaming (Netflix, Amazon Prime Video, HBO Max, etcétera), las compras de productos a sitios web y los servicios informáticos, rubros que en rigor, contabilizan pagos realizados desde la Argentina a proveedores del extranjero, pero siempre desde casa.

   También se incluyen los gastos que si se hacen cuando se sale del país y están, obviamente, asociados al turismo, como por ejemplo, el pago de un almuerzo o la compra de un producto, aunque no serían los más representativos dentro del saldo de la cuenta Viajes y Otros pagos con tarjeta.

   La suma de todos estos gastos en los primeros siete meses de 2022 (individualizados como Entidades y otros por cancelación de tarjetas), arrojó unos U$S 2.712 millones, casi el 70% del saldo de Viajes y Otros pagos con tarjeta, el que fue, además, un 198% más alto frente a 2021.

   El remanente del saldo si se explica por el pago a los agentes turísticos y pasajes de avión (unos U$S 1.400 millones), los que si están directamente asociados a los viajes al exterior, aunque son poco menos que la mitad del monto precedente. Si bien subieron también de forma considerable en un año, su incidencia es menor, toda vez que explican un porcentaje más acotado del total (poco menos del 32%).

   “Si bien hay más viajes al exterior, estamos lejos de una explosión. Esas cifras (N de R: por las del BCRA), contienen datos que no tienen nada que ver con nuestra actividad, por lo que no hay ningún boom de viajes afuera ni nada de eso”, explicó a La Nueva. el presidente de la Asociación de Agencias de Viajes y Turismo regional Bahía Blanca, Gabriel Cintioli.

   Acotó que el aumento del turismo emisivo (argentinos que visitan el extranjero), “tiene que ver con una demanda que estaba atrasada por la pandemia y el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. En su mayoría, son padres que van a visitar a sus hijos y nietos radicados en el exterior”.

   Los gastos por estadías y pasajes se cancelan al “dólar turismo”, que contiene el recargo del 30% por el impuesto PAIS, a lo que se agrega la percepción del 45% en concepto de impuesto a las Ganancias. En la actualidad, cotiza a 256 pesos aproximadamente y los viajeros pueden pedir se les devuelva la percepción, aunque el trámite no es automático y depende de su situación ante el fisco.

   “Si quien viajó es un asalariado contribuyente de Ganancias o Bienes Personales, lo puede computar como saldo a favor. Si no fuera el caso, entonces, es necesario tramitar su devolución a partir de marzo o abril de 2023, que son las fechas posibles de finalización del período fiscal”, señaló el tributarista Marcelo Rodríguez.
Admitió que “no se trata de un trámite imposible, pero si muy tedioso”.

¿Y las reservas?

   Más allá de quien explique la mayor salida de divisas del país, la maraña de regulaciones e impuestos que ha sufrido el mercado de cambios persigue un único objetivo: lograr la meta de acumulación de reservas asumida con el Fondo Monetario.

   Pero parece que la cosa no viene fácil: a la fecha, el BCRA cuenta con menos de 1.000 millones de reservas netas (una medida del verdadero poder de fuego de la entidad, que son los dólares en el activo de su balance sustrayendo tanto encajes sobre los depósitos privados en dólares como préstamos internacionales) aunque debería sumar unas U$S 8.125 millones hacia fin de año para no incumplir con el Fondo, de acuerdo con el economista Amilcar Collante.

   En un claro giro hacia la ortodoxia económica, el Gobierno subió significativamente la tasa de interés de referencia, lo que derramó en un considerable aumento de aquellas con las que los bancos remuneran los plazos fijos.

   La idea es restar fuerza al apetito dolarizador de los argentinos, “tentándolos” con rendimientos para sus ahorros en línea con la inflación futura, evitando, así, la clásica huida al dólar libre (financieros e informal), lo que acrecienta la brecha cambiaria y atenta negativamente, vía expectativas, contra los objetivos de moderar la inflación, que finalizaría el año “raspando” el 100%.