Bahía Blanca | Lunes, 15 de agosto

Bahía Blanca | Lunes, 15 de agosto

Bahía Blanca | Lunes, 15 de agosto

Masajes calientes

Los masajes son la gran estrella de estos juegos y no es simplemente tocar, masajear la espalda o acariciar genitales;  si vas a ir en esa dirección te recomiendo que desistas o en el mejor de los casos apeles a un buscador y pongas como palabras clave “masaje - erótico”, pues ahí está la clave.

   Se dice que el hombre de las cavernas se frotaba lastimaduras y contusiones, y que ante las falta de métodos de curación  las manos eran el único recurso capaz de brindar algo de alivio. Por ende el masaje es tan antiguo como la humanidad.

   En la actualidad no hay experiencia vinculada al placer que no se relacione con un spa o una sesión de masajes con las más variadas técnicas. Hay opciones para todos los gustos: drenaje linfático, descontracturante, masaje sueco, californiano, profundo, deportivo y la lista es extensa. Por eso es momento de preguntarse por esos masajes eróticos, calientes que pueden o no ser la antesala de un encuentro sexual.

   Si bien algunos, algunas, algunes siguen hablando de preliminares en relación con el momento previo al acto sexual, preliminares es un concepto pasado de moda. 

   Preliminar hace referencia a lo que acontece antes de lo importante, con lo cual lo anterior y lo posterior pierden importancia o relevancia. Ya explicamos que la relación trasciende al coito con lo cual antes, durante y después es una concatenación de hechos, todos importantes por igual.

   Estamos en condiciones de  afirmar que a mayor esmero mayor será el placer y los juegos que se consideraban previos hoy son eróticos y son parte del repertorio.

   Los masajes son la gran estrella de estos juegos y no es simplemente tocar, masajear la espalda o acariciar genitales;  si vas a ir en esa dirección te recomiendo que desistas o en el mejor de los casos apeles a un buscador y pongas como palabras clave “masaje - erótico”, pues ahí está la clave.

   Lo recomendable es ir de menos a más. Lo considero un acto de generosidad absoluta pues uno se esmera y hace,  y el otro disfruta muchísimo, a tal punto que a veces no se llega a culminar la sesión tal como se la había planeado pues  el orgasmo está latente y presente.

   El clima o atmósfera es importante, por eso se pueden tener en cuenta distintos elementos. El masaje erótico es una experiencia para todos los sentidos. Habrá que contemplar la luz, utilizar velas, aromatizadores, esencias, sabores, frutas, bombones, bebidas especiales, lubricantes, aceites. El objetivo es que no quede lugar sin explorar, sentido por estimular y zona por erotizar.

   No hay un tiempo específico, eso queda en cada pareja. No recomiendo provocar cosquillas e incomodades, ya que un masaje siempre se asocia al placer más que a diversión, por lo tanto debe prevalecer, la serenidad, la relajación. Te aseguro que te vas a asombrar de lo que generás estimulando zonas impensadas.

   Lamentablemente se piensa que una persona se excita si solo se tocan sus genitales, sin embargo, la lengua en un lugar impensado, un dedo presionando un punto determinado, la barbilla pasando por zonas poco estimuladas, pueden encender sensaciones jamás experimentadas.

   Un masaje erótico esmerado y dedicado genera muchos beneficios. Aumenta la confianza, la conexión, se establece una especie de diálogo  en el que las palabras enmudecen porque se expresan los cuerpos. 

   Alguien disfruta mucho pero otro hasta disfruta tal vez más viendo la forma en que es autor o autora de ese placer. Una buena sesión de masajes empodera y posibilita conocer las formas más impensadas de crear  deseos.

   Hasta el próximo encuentro. Lic. Magda.