Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Bahía Blanca | Viernes, 30 de septiembre

Casi el 90 % de los hogares bahienses debe la tarjeta o los servicios

La conclusión surge de un relevamiento realizado entre 367 personas de nuestra ciudad.

Fotos: Perfil

Francisco Rinaldi / frinaldi@lanueva.com

   Casi nueve de cada diez hogares bahienses tenían atrasos en el pago de sus impuestos, tasas municipales o servicios públicos, estaba endeudado con el banco a través de la tarjeta de crédito, no tenía al día el alquiler, o incurrió en alguna otra forma de atraso o crédito, de acuerdo con un estudio del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales del Sur (IIESS) dependiente de la UNS y el Conicet.

   El estudio en cuestión contiene las respuestas de 367 bahienses y se realizó en junio del corriente año. Arrojó que sobre ese total y tomando en cuenta deudas preexistentes (es decir, aquellas que el encuestado “arrastraba” de meses previos), el 88% de los bahienses estaba o bien atrasado en los pagos de impuestos, servicios o alquiler o tenía un crédito con el que debía cumplir.

   El informe del IIESS distingue entre dos tipos de deuda: la que fue adquirida de manera activa, constituida en una forma de crédito, y la pasiva, generada por la omisión de pago de obligaciones previas (atrasos).

   Así, se destaca que en promedio y sin considerar pasivos previos, un 76% de los hogares de nuestra ciudad contrajo alguna forma de deuda en 2022, es decir, créditos pendientes de pago o atrasos.

    El informe elaborado por Francisco Cantamutto, Sasha King, Juan de Mendonça Acevedo y Cecilia Bermúdez detectó, además, que unas 97 personas (26% del total encuestado) incurrió en atrasos en los pagos, lo cual constituye una disminución respecto de la situación de un año atrás, cuando 1 de cada 3 personas tenía atrasos.

   Por otra parte, 262 personas (71% del total de respuestas) señalaron haber contraído deuda como crédito, una proporción de poco más de 7 de cada 10, lo que representa un aumento de 9 puntos porcentuales respecto del guarismo de 2021, al pasar de 62% a 71%.

   “El endeudamiento de los hogares en Bahía Blanca se incrementó, sostenido por una mayor presencia del crédito y una reducción de los atrasos”, concluye el documento.

   En la desagregación por género, otro de los datos salientes es que el endeudamiento afectó más a las mujeres que a los varones, en todas sus formas.

   En tanto, si se contabilizan los 45 casos de hogares que tenían pasivos previos, sobresale que el 88% de los hogares bahienses encuestados tenían deudas, lo que implica una gravitación sustancial de las deudas sobre casi la totalidad de los hogares de Bahía Blanca.

   Al desagregar por cantidad de menores en los hogares, se puede notar que, a mayor cantidad de menores, mayor nivel de endeudamiento. De hecho, todos los hogares con una persona adulta y dos o más menores a cargo estaban endeudados.

   “Esto significa, en línea con lo que encontramos en el informe de 2021, que la presencia de menores en el hogar eleva la probabilidad de endeudamiento, exponiendo a mayor vulnerabilidad allí donde es más importante garantizar derechos”, alertaron desde el Instituto.

Atrasos

   En relación con la deuda por atrasos (deuda pasiva), 2 de cada 5 hogares manifestó haberse atrasado en el pago de impuestos y tasas, mientras que 1 de cada 3 lo hizo en el pago de las tarjetas de crédito o en los servicios (luz, agua, gas, etc.).

   Vale recalcar que el rubro de atrasos en las tarjetas de crédito fue incorporado en la encuesta 2022, no estaba presente antes. De la mano del crecimiento del crédito con tarjetas, apareció la mora en las mismas.

   Los atrasos en los pagos de alquileres afectaron a 1 de cada 7 personas, repartido de manera equivalente entre géneros. Representa menores atrasos que en 2021, afectando a menos población que alquila.

   Los siguientes rubros de atrasos fueron los gastos escolares y los destinados a medicina o salud, afectando más a varones que a mujeres en ambos casos. Los atrasos en pagos de institutos o colegios se redujeron a la mitad de la proporción registrada en 2021, mientras que los atrasos vinculados a la salud mantuvieron la misma proporción.