Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Los afiliados a ATSA y la alegría de vivir una experiencia inolvidable

Disfrutaron de su estadía en La Falda y conocieron el Valle de Punilla y Villa General Belgrano. A muchos se les cumplió el sueño de conocer la región turística de Córdoba.

Por Javier Oscar Schwab / jschwab@lanueva.com

   Córdoba se caracteriza por tener algunos de los paisajes más lindos de Argentina debido a su naturaleza y a la diversidad de su ecosistema. Se trata de una de las regiones turísticas más conocidas para vacacionar y descansar de la rutina.

   Un contingente de 52 personas afiliadas a ATSA Bahía Blanca tuvo la oportunidad de vivir la experiencia entre miles y miles de turistas que diariamente se acercan a la provincia mediterránea. Conocer sus maravillas naturales y sitios emblemáticos como Villa Carlos Paz, Cosquín, Los Cocos y La Falda, en el Valle de Punilla, o Villa General Belgrano, con todo el atractivo de sus tradicionales fiestas.

   Alojados en el Hotel de FATSA “Otto Calace”, la logística –a cargo de la flamante secretaria de Turismo, Paola Sayago- incluyó viajes por los sitios más reconocidos, además de recorridas por valles, sierras y ríos. Y así lo vivieron los viajeros:

   “Llevo 8 años como afiliada y trabajo como mucama de terapia en el Hospital Italiano. No conocía Córdoba, iba con una gran expectativa de despejarme y salir de la rutina. Sin dudas este viaje rebasó las mismas porque fue maravilloso, impensado”, dijo Andrea Ramos, de 47 años.

  “Feliz con la atención recibida en el hotel, el trabajo s la coordinadora (Mirta González) y todas las visitas programadas. Quedé enamorada de Carlos Paz, Cosquín, La Falda, los Cocos y Villa General Belgrano, donde asistimos a la fiesta del chocolate andino. También vivimos una hermosa experiencia en catamarán”, sostuvo.

   “¿Lo más sorprendente? La inmensidad de los diques San Roque y Los Molinos, con una terrible estructura que contiene el agua y los paisajes de las sierras. Una cosa es verlo por videos y otra estar ahí, personalmente, observando la naturaleza en su estado puro”, contó.

    “¿Si volvería? Ya, mañana (risas)… Estoy cargada de energía. Y debo agradecer al sindicato, porque se trató de un viaje que disfruté muchísimo”, aseguró.

   Por su parte, Melisa De la Cruz (41 años) –trabaja en un consultorio médico- también conoció Córdoba por primera vez.

    “Hace años deseaba conocer Córdoba, no había tenido la oportunidad. Llevo diez años en el consultorio y me afilié pensando en los viajes y otros beneficios. Realmente valió la pena por el encanto de personas en el grupo y quienes compartieron habitación conmigo, además de la atención de las chicas”, remarcó.

   “Tenía la deuda pendiente de conocer Córdoba, porque soy bailarina de folklore. Pisar el escenario de Cosquín me dejó una sensación de ser parte de ese lugar. Estoy en Huella Sureña y bailo con Sebastián Fernández y mi profesora Belén Serni, quien asiste y baila todos los años en Cosquín”, señaló.

    “Voy a volver para presenciar espectáculos, peñas y ver a los artistas en vivo. También quiero estar más días en Carlos Paz, una ciudad preciosa, y los pueblos del Valle de Punilla”, aseguró.

  

Con la compañía de sus hijas

    Asimisimo, Nadia Capella (36 años), quien se desempeña en el sector office de comidas del Hospital Italiano, la experiencia resultó placentera.

   “Cumplí el sueño por primera vez. Y asistí con mis tres hijas: Milagros (17), Nahiara (16) y Ludmila (14). No hay palabras para agradecer tanta hospitalidad. Mirta es una coordinadora genial y el viaje fue maravilloso, con un costo súper accesible”, dijo Nadia.

   “Nos alojamos en un hotel hermoso, las comidas abundantes y los desayunos para resaltar. Nos fue muy grata la compañía de gente que conocimos en el viaje, donde compartimos juegos y nos divertimos mucho, especialmente en el laberinto de Los Cocos, las aerosillas y la Casa del Terror”.

   “También me gustó el ‘Zapato’ en Capilla del Monte, donde comimos trotas fritas y tomamos cerveza artesanal. Una experiencia hermosa en familia”, apuntó.

   Para Susana Leiva, quien lleva 28 años trabajando en el sector de Enfermería del Hospital Español, su primera visita a Córdoba la marcó para siempre.

   “Me casé hace 36 años y siempre quisimos ir con mi esposo (Hernán), pero nunca lo pudimos concretar, ya sea por los chicos o por otras razones. Me anoté sin estar muy convencida, pero la verdad es que terminé viviendo una segunda luna de miel”, sostuvo Susana.

   “Los lugares son espectaculares, se disfruta cada momento. Y valoro mucho el trabajo de quienes nos acompañaron, como los choferes (Ángel y Nahuel), el personal de mucamas y administración en el Hotel y la chispa de Mirta para alegrar cada salida, además de la cordialidad de Oscar, el guía”, contó.

    “La navegación por el lago del dique fue algo impensado. Mi marido, que antes no quería anotarse, ahora me pidió que me anote para otro viaje. Llevaba 28 años afiliada al gremio, jamás intenté viajar. Es tiempo de recuperar lo perdido”, sintetizó.

    As u turno, Adriana Elías, de IACA Laboratorios, sostuvo que viajar a Córdoba es como proyectar su vida.

    “Todo es hermoso en Córdoba. Lo ideal sería vivir allá (risas), pero sería un cuento. Cada pueblito y paisaje supera al anterior; La Falda, Los Cocos, Carlos Paz, Villa General Belgrano y todo lo intermedio en el Valle de Punilla te dejan asombrada”, contó.

   “Es un viaje sin desperdicio, con la ventaja de ser económico y de poder pagar en cuotas. Me avisaron tres meses antes, tuve tiempo de organizarme y vivirlo a pleno. Ya había realizado un viaje a Gualeguaychú y siempre te brindan lo mejor”, subrayó.

   También Nelly Miranda, enfermera del Hospital Español, valoró lo vivido en su primer viaje a pesar de llevar 30 años como afiliada a ATSA.

   “Me acompañó mi esposo (Carlos), vivimos algo maravilloso. La coordinación del viaje fue excelente al igual que el servicio y la atención. Es mi primer viaje, no tengo palabras para describir cada momento”, remarcó.

   “Cada lugar con sus hermosos paisajes y la calidez de atención en el Hotel, con una limpieza y atención digna de elogios”, remarcó.