Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Monumento a Rivadavia, primer intento

Bernardino Rivadavia fue el primero en plantear la fundación de Bahía Blanca.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Hace 114 años, en julio de 1908, la municipalidad convocó a un concurso nacional de proyectos para erigir el monumento a Rivadavia en el centro de la plaza homónima.

   “Nos complace ver cómo por sobre el egoísmo ambiente, se levantan las buenas ideas y se imponen a la consideración pública”. Con estas palabras este diario celebró el visto bueno del Concejo Deliberante autorizando a la municipalidad a invertir hasta 140 mil pesos en la erección de un monumento a Rivadavia, con la idea de que fuera “descubierto y entregado a la veneración del pueblo” el 25 de mayo de 1910.

   De esta manera se contaba con una acción propia para conmemorar el centenario de la revolución de mayo al tiempo de saldar, se dijo, “una deuda de gratitud con el primer presidente de la república”.  La idea era que la comisión nacional del centenario aportara al menos 40 mil pesos, se reunieran otros 20 mil con el aporte vecinal y el resto lo aportaría la comuna.

   Si bien Rivadavia no tuvo participación en los sucesos de mayo de 1810, el reconocimiento de la ciudad se relacionaba con el hecho de haber sido el primero en intentar establecer una población en la bahía Blanca, expedición que organizó en 1823 y que no llegó a buen término.

   Realizado el concurso de maquetas, el jurado lo declaró desierto, al no encontrar ninguna obra que se ajustara a los requerimientos exigidos. Ante ese fallo, la iniciativa se terminó por diluir y el 25 de mayo de 1910 lo que se inauguró fue la estatua a José de San Martín, en el parque de Mayo.

   La municipalidad volvió a concursar el monumento en 1929, otra vez con resultado negativo, aunque en esa ocasión se eligieron los tres mejores trabajos y se invitó a sus autores a mejorarlos, cayendo la elección final en la propuesta de Luis Rovatti.

   La obra demoró 17 años en completarse, siendo inaugurada recién en julio de 1946.