Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Aprender 2021: en Bahía también se sintió el impacto de la pandemia

"Afectó los aprendizajes, en particular en lectura y escritura, que requieren de la interacción y la reflexión compartida”, señaló el licenciado Claudio Martini, titular de la Jefatura Distrital N°22 de Educación.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.
imagen
layout="fixed-height">

Audionota Natalia Marinelli

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   Los primeros datos de aprendizaje a nivel nacional tras la pandemia arrojaron una fuerte caída en lengua y un sostenimiento en niveles bajos en matemática, de acuerdo a las Pruebas Aprender 2021.

   Nuestra ciudad, a entender del licenciado Claudio Martini, titular de la Jefatura Distrital N°22 de Educación, no resulta ajena a esos índices.

   De todos modos, el funcionario se mostró optimista en que la situación se revierta en el mediano plazo.   

   “Es indudable que los resultados confirman el fuerte impacto de la pandemia, que no sólo cobró muchas vidas, sino que también afectó los aprendizajes, en particular en lectura y escritura, que requieren de la interacción y la reflexión compartida”, señaló Martini.

   Precisamente, los resultados de la provincia de Buenos Aires siguieron la tendencia del resto de las provincias argentinas, con una caída pronunciada en Lengua, sobre todo en los estudiantes pertenecientes a los sectores con mayor vulnerabilidad social. 

   “En Bahía y la región, la realidad es similar a la de Provincia y Nación. Por ello en estas semanas se están haciendo cortes evaluativos específicos en estas dos áreas en 3° y 6° y de allí tener una lectura actualizada, ya que estos números son de diciembre 2021”, añadió Martini.

   En los resultados de Lengua se produjo el mayor retroceso, ya que sólo fueron aprobados -con nivel avanzado y satisfactorio- el 56,9% de los evaluados, lo que marcó una caída de 18,6 puntos porcentuales en relación a 2018, dos años antes de la pandemia de COVID-19.

   Por su parte, en Matemáticas la caída fue más leve: fueron aprobados -con nivel avanzado y satisfactorio- el 54% de los estudiantes, lo que expuso un retroceso de 2,4 puntos porcentuales en relación a los de 2018.

   “Interpretamos que la pandemia agudizó las profundas desigualdades económicas, geográficas, distributivas, etarias, de género y por supuesto educativas, que atraviesa nuestra sociedad y nuestro sistema, a pesar del esfuerzo y compromiso, de docentes, estudiantes y familias para sostener la enseñanza en sus hogares”, amplió.

   En ese tren, Martini aseguró que las condiciones de estudio (acceso a dispositivos tecnológicos, competencia para el uso de los mismos, conectividad, espacio adecuado en la vivienda, posibilidad de acompañamiento pedagógico por parte de adultos) siempre son relevantes, pero en la pandemia cobraron un mayor peso específico.

   Debido a que en las pruebas Aprender tomadas en diciembre del año pasado aún no se habían aplicado las medidas de recupero de contenidos para los alumnos, como el Programa +ATR, la provincia anunció que tomará “en estos días antes del receso invernal” una nueva prueba de evaluación para tercer y sexto grado de primaria en Matemáticas y Prácticas del Lenguaje, con el propósito de evaluar el impacto de estas iniciativas.

   “Cuando se hizo este Aprender, las escuelas se encontraban transitando la “readaptación” a la presencialidad plena. Con la pandemia, sobre todo durante los primeros meses, se priorizaron fundamentalmente las acciones de revinculación y el fortalecimiento del vínculo pedagógico de estudiantes con la escuela. Posteriormente, en la etapa siguiente, los esfuerzos se reorientaron en mayor medida al fortalecimiento y recuperación de los aprendizajes”.

   “Para ese entonces, el Programa +ATR (acompañamiento a las Trayectorias y Revinculación, que implicó clases y talleres a contraturno y los días sábados para quienes requerían reponer aprendizajes pendientes), llevaba solo tres meses de vigencia, por lo que la evaluación realizada en Aprender no refleja el efecto del Programa en los siete meses posteriores”, explicó Martini.

   En el caso de nivel primario, esto significa también diseñar dispositivos de acompañamiento a trayectorias y fortalecimientos de aprendizajes acordes a lo que exige cada momento, mejorar la formación docente inicial y la formación permanente, dotar a las escuelas de conectividad y del equipamiento adecuado, entre otras cuestiones.

   --¿Es lógico que las mayores dificultades se den en el área de Lengua?

   --Se podría pensar que la enseñanza de la lectura y escritura es un tipo de proceso cuyo aprendizaje requiere de la interacción con otras y otros , la reflexión compartida y mas tiempo de estímulo y dedicación. Justamente todo eso se vio afectado durante la pandemia. 

   “No veníamos de una formación sólida en ese área. También es cierto que se necesita más investigación sobre la enseñanza y sobre los aprendizajes. Y aún más en este tiempo atípico en que las Prácticas del Lenguaje están atravesadas por los impactos de las transformaciones socioculturales y eso las distingue de las habilidades matemáticas ya que el uso y los contextos agregan complejidades”, opinó Martini.

   Tras conocerse estos resultados, la provincia decidió extender el programa +ATR. 

   “En pocos días se presentarán las nuevas líneas para el fortalecimiento de las trayectorias educativas y la intensificación de los aprendizajes, que tendrán lugar a partir de agosto”, informó el licenciado.

   Y agregó que todas estas políticas educativas, tal como expone el Programa 6 por 6 (Programa de Reconstrucción y Transformación Provincial) 2023-2027 del gobierno de la provincia de Buenos Aires, tienen como objetivo priorizar la enseñanza y el aprendizaje para los sectores sociales más desfavorecidos, que son los que sufrieron con mayor intensidad el impacto de la pandemia.

   A nivel nacional, cabe recordar que los resultados de las pruebas Aprender 2021 mostraron que los chicos tienen serias dificultades para comprender un texto tras la pandemia. 

   En concreto, el 44% de los alumnos de sexto grado se ubica en los niveles básicos o por debajo del básico en lengua; 25 puntos porcentuales más que en la última prueba tomada en 2018.

   En consecuencia, de no revertirse rápidamente esta situación, los chicos llegarán al final de la primaria con severos problemas para comprender un texto.