Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 19 de agosto

Mensajes y fotos, las pruebas vitales para una condena por venta de drogas

Mensajes y fotos, las pruebas vitales para una condena por venta de drogas

Fotos: Archivo LN.

   En los últimos tiempos, los celulares se convirtieron en la principal fuente de pruebas en causas en las que la Justicia investiga la venta de drogas al menudeo en nuestra ciudad y la zona.

   Recientemente dos jóvenes fueron sentenciados por la comercialización de estupefacientes y los teléfonos que les secuestraron brindaron información que terminó sellando su suerte procesal.

   El intercambio de mensajes y hasta fotografías de las sustancias, luego secuestradas, constituyeron elementos que consideró el juez Christian Alberto Yesari, del Tribunal en lo Criminal Nº 1, para condenar a 4 años de prisión a Facundo González López (23) y Matías Saltari (25).

   Ambos recibieron una multa de 243 mil pesos y fueron hallados culpables de los delitos de “comercialización y tenencia con fines de comercialización de estupefacientes en dosis fraccionadas destinadas a potenciales consumidores”.

   Voceros judiciales indicaron que los procesados arribaron al debate con arresto domiciliario y permanecerán en esa condición al menos hasta que quede firme la resolución.

El punto de partida

   La investigación comenzó el 16 de junio de 2020, cuando el primero de los nombrados se movilizaba en un Ford Fiesta y fue interceptado durante un operativo de rutina de la Policía, en 1º de Mayo y la avenida Alem.

   Los efectivos que tomaron parte del procedimiento indicaron que notaron al joven nervioso, por lo que procedieron a registrar sus pertenencias y el vehículo.

   Señalaron que antes de comenzar la requisa el propio González López les refirió que en uno de los bolsillos de su pantalón tenía un envoltorio de cocaína (0,8 gramos), que fue secuestrado ante la presencia de un testigo.

   Posteriormente incautaron dentro del rodado papeles y filtros para armar cigarrillos y otros elementos de interés para la causa.

   También retuvieron el celular del sospechoso, del que extrajeron información que permitió llegar hasta el otro imputado.

Allanamientos

   En el marco de la investigación, el 28 de diciembre de 2020, por orden de la justicia de Garantías, la Policía llevó adelante 5 allanamientos.

   González fue detenido en un domicilio de Monte Hermoso, mientras que a Saltari lo arrestaron durante un procedimiento en Estomba al 1200 de Bahía.

   Tras analizar los testimonios de los policías y los informes de las pericias desarrolladas en la causa, Yesari indicó que “no caben dudas de que Facundo Gonzalez López y Matías Saltari efectuaban intercambios de estupefacientes por dinero con terceros”.

   Agregó que esto surgió de “la ingente cantidad de conversaciones y demás información obtenida de los aparatos de telefonía que se les secuestró”.

No solo consumo

   El magistrado indicó que del análisis de los mensajes hallados se advierte que “los encausados están hablando de una sustancia que se vende en unidades o gramos (armados, bolsa, frasco), por precios que se ubican en cientos o miles de pesos, a la que llaman 'gramos', 'flores', 'cogollos', 'paragua', 'Valeria', 'tapabocas' o 'porros' y a la que le adjudican calidades cuando hablan de que está '96% pura', 'bomba', 'zarpada', surgiendo también que acuerdan cómo efectuar la entrega”.

   “Si bien no existe prueba directa de la comercialización en el sentido de que se encuentre agregada un video, filmación, fotografía o testimonio directo de un intercambio de drogas por dinero, la prueba indiciaria antes analizada no deja dudas”, opinó Yesari.

   El magistrado aludió al hecho que los imputados “resulten consuetudinarios consumidores de estupefacientes”.

   Dijo el juez, por último, que esa situación podría explicar varias de las conversaciones transcriptas donde aparecen como requirentes de droga y elementos para su consumo (como papelillos para armar cigarrillos), pero que nada de eso desvirtúa “la contundente prueba que indica cómo ofrecían, negociaban o intermediaban la adquisición de drogas con terceros”.

Valoró la actitud

   Atenuante. Al momento de resolver la pena, el juez Christian Yesari consideró como un aspecto a tener en cuenta la confesión de los imputados, ya que “coadyuvaron a la investigación penal preparatoria y a la persecución penal de ilícitos contra la salud pública, así como la menor importancia y relevancia de la comercialización por ellos efectuada, en tanto se insertan en el último eslabón de la cadena del tráfico y con cantidades exiguas”.

   Sanción. El magistrado analizó el atenuante presente y les impuso a los jóvenes la pena mínima para el delito imputado. La misma que había requerido el fiscal Diego Torres en su alegato.