Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Desde Washington hasta un canguro, curiosidades y sorpresas de los billetes argentinos

Un repaso rápido por la historia de nuestra moneda.

Foto: La Nación / Imágenes de los billetes: cefynag.com.ar

   El repaso de la nómina de billetes y monedas de la Argentina no solo es una forma de aproximarse al estudio de la inflación, que se cobró cinco signos monetarios y trece ceros, sino también a muchos otros aspectos de la historia, no exentos de curiosidades y sorpresas.

   La impresión de los billetes no siempre se realizó en el país y en varias oportunidades se encomendó a empresas del exterior, que en algunos casos no contaban con la información precisa sobre la fauna autóctona y en otras prefirieron ilustrarlos con personalidades que no eran argentinas ni habían estado nunca en el territorio nacional.

   Fue así que en 1856 se emitió un billete a nombre de "el Estado (sic) de Buenos Aires" con las imágenes de una llama y un canguro.

   Esa no es el único hecho extraño, si se tiene en cuenta que el primer billete del que se tiene registro, emitido en 1827 por el "Banco de Buenos Ayres", llevaba las imágenes de Simón Bolívar y George Washington.

   Este último no fue el único estadounidense presente en la numismática argentina, que también tuvo lugar para Benjamin Franklin y para William Penn, quien fundó la provincia de Pensilvania y saltó a la fama por un motivo más prosaico, ya que es el cuáquero que ilustra los envases de una conocida marca de avena.

   En el caso de Bolívar (1783-1830) la impresión del billete ocurrió cuando aún estaba vivo.

   Pero no fue el único, ya que años después salieron billetes de otras personalidades que aún no habían pasado a la inmortalidad, como Julio A. Roca y Miguel Juárez Celman (ambos mientras se desempeñaban como presidentes), Nicolás Avellaneda, Juan Bautista Alberdi, Lucio Mansilla y Dalmacio Vélez Sarsfield, en tiempos en que era el ministro del Interior de Domingo Faustino Sarmiento.

   Juan Manuel de Rosas también tuvo su estampa en vida en el circulante, pero no en billetes sino en monedas acuñadas por la Ceca de La Rioja, en un tiempo en el que la provincia de Buenos Aires emitía billetes con la consigna "Viva la Confederación Argentina, mueran los salvages (sic) unitarios", pero sin imágenes humanas.

   El brasileño Irineu Evangelista de Souza, vizconde de Mauá, completó todos los casilleros: siendo extranjero, emitió billetes de 1 peso y 20 céntimos a nombre de su banco y los ilustró con su propia imagen.

   En cuanto a los animales, además de la emisión hace pocos años de billetes con un guanaco, un cóndor, una taruca, una ballena franca austral, un yaguareté y un hornero, en el siglo XIX hubo varios con ñandúes, ovejas, caballos, vacas, perros, toros, cabras, jaguares y gallos, además del ya mencionado con una llama y un canguro.

   Entre 1854 y 1856, Buenos Aires (presentada alternadamente como "provincia" o "estado") sumó otra rareza al imprimir billetes de formato cuadrado, en vez del típico rectangular.

   Después de José de San Martín, la figura con más presencia en los billetes argentinos es Manuel Belgrano, con 16 apariciones, pero el resto del listado revela cómo fueron modificándose con el transcurso del tiempo las preferencias a la hora de escoger personalidades históricas.

   Muchos que poblaron los billetes del siglo XIX no volvieron a tener presencia en el siguiente (Mariano Moreno, Cornelio Saavedra, Carlos María de Alvear), otros fueron elegidos en tiempos en que los emisores eran bancos provinciales (José María Paz, Estanislao López) y, algunos dejaron de tener protagonismo en los primeros planos de la historia nacional (Vicente Ocampo, León Solá, Wenceslao Pacheco).

   Por último, otros billetes fueron diseñados, pero nunca llegaron a ser emitidos: uno de 1952 con Eva Perón, otro alternativo al de un millón de pesos moneda nacional con San Martín en el anverso y la central hidroeléctrica de Salto Grande en el reverso y otros dos, con las imágenes de Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón proyectados por el Banco Central en el 2015. (Télam y La Nueva.)