Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Esta vez no salió el “Sol” y Guille no brilló: Olimpo perdió de local después de 9 partidos y 8 meses

Cayó 1-0 frente al representante de Viedma, que justificó la victoria jugando con un hombre de más casi todo el segundo tiempo. El gol llegó por un error del arquero Guido Villar. Ahora es de 7 puntos la diferencia con su escolta de la Zona Sur, el sorprendente Sansinena.

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / peche1503@hotmail.com

   Me siento en mi casa a analizar el partido y me doy cuenta que por donde empiece o desde el punto de vista que sea voy a llegar a la misma conclusión: ¿qué impacta más, la derrota del  líder de la Zona Sur del Federal A o que Olimpo haya vuelto a perder de local después de 9 encuentros y poquito más de ocho meses?

   Ambas, porque todo lo que gira alrededor del mundo aurinegro repercute con más ruido, así esté primero, en mitad de tabla o peleando abajo como tantas veces lo tuvo que hacer en su peregrinaje por el fútbol de AFA de Primera división.

   Al menos en este torneo, donde en el Carminatti te suele pasar por la fiambrera, a Olimpo nunca lo había notado tan incómodo como hoy, superado estratégicamente por Sol de Mayo, un equipo hombruno, práctico, prolijo y que nunca entró en pánico, que le ganó 1-0 por un yerro de Guido Villar (no contuvo un pelota envenenada, que rebotó en Diego Galván para que le quede servida en la boca del arco a Maxi Osurak), ventaja que terminó justificando con un hombre de más durante 43 minutos (37 más los 6 de descuento) de ese segundo tiempo.

   Lo primero que hay que aclarar es que el conjunto viedmense, con algunos jugadores visiblemente excedidos de peso, vino predispuesto a luchar y que al dueño de casa le costó encontrar a Brian Guille, muchas veces recostado sobre el lado donde no hubo acción pero casi siempre bien marcado en zona por un 4-1-3-2 solidario y con las mañas típicas de una categoría donde si no abollás te abollan.

   La otro que tengo para decir no se me puede olvidar: mayormente la pelota fue de Sol y el local corrió como muy pocas veces lo hizo en cotejos anteriores. No estuvo perdido ni aturdido, pero si se sintió raro.

   Los pases filtrados no salieron y los pelotazos largos terminaron en la tranquilidad de la última línea visitante. Es más, hasta le costó darle forma a algún envío de pelota parada, que llegaron a destino, pero por virtudes del adversario, Capraro, Ferreyra y Perotti, en distintos momentos, no puedieron cabecear acomodados y con la dirección deseada.

   Esta vez no hubo juego asociado, ni sorpresa, y menos que menos la magia habitual del 10, que solo tuvo una chance, a los 33 del segmento inicial, cuando gambeteó al arquero pero se quedó sin ángulo para definir.

   Inclusive en esa etapa, a los 20, Guido Villar fue a descolgar un centro proveniente desde la izquierda, la bola se le escurrió de sus manos y Malacarne envió la redonda a la red. Gol lícito que el impresentable árbitro Alvaro Carranza (permitió el juego brusco a todo nivel, incluso, entre las que me acuerdo, dejó sin sanción un patadón de atrás de Matías García sobre Amarilla y le dio vía libre a Juan Aguirre, aún amonestado, para que reparta murras a lo largo y a lo ancho del césped del Carminatti).

   Eso sí, acertó en la doble amonestación y la expulsión de Sebastián Fernández (vio la amarilla a los 2 del complemento y a los 8 barrió de atrás a Diego Galván y se tuvo que ir sin reprochar absolutamente nada) y en anular el gol de Luis Vila (su primer cabezazo dio en el horizontal y en el segundo la mandó a guardar), a instancias del asistente Mariano González, por posición adelantada del “Tanque” y también de Abel Méndez, quien intentó participar en la jugada (la foto es muy clara).

   Con uno menos, Olimpo arriesgó con un 4-3-2, después con un 3-4-2 y al final con Ferreyra de 9, pero con el alma no alcanzó. Su ímpetu por empatar lo dejó desnudo atrás, pero a este Olimpo, vigorizado por el presente y anímicamente inquebrantable, no le importa y no le importará jamás perder por uno, dos o los goles que sean de diferencia. Este equipo está preparado para ganar siempre y su grandeza así lo demuestra: la victoria o la vergüenza deportiva a cualquier precio.

   Sol de Mayo es el único elenco del Federal A que le ganó dos veces seguidas a Olimpo en el Carminatti: 3-0 en la edición pasada y 1-0 hoy. Más que “Sol” es un sombra, aunque esta vez los dirigidos por Carlos Mayor estuvieron tan nublados como la tarde.

 

 La síntesis

 

Olimpo 0 (4-4-2)

 

Villar 3

 

Mendoza 4

Capraro 5

M. Ferreyra (c) 6

Perotti 6

 

Amarilla 5

S. Fernández 3

Di Buo 7

Hadad 4

 

Guille 5

Da Silva 4

 

DT: Carlos Mayor

 

Sol de Mayo 1 (4-1-3-2)

 

Maza 5

 

M. Paredes 6

D. Salazar 7

Malacarne 7

ELGORRIAGA 8

 

M. García 7

 

Rivadeneira 6

Muscia 5

J. Aguirre 6

 

D. Galván (c) 6

Osurak 7

 

DT: Adan Valdebenito

 

PT. No hubo goles.

ST. Gol de Osurak (S), a los 4m. A los 8m. fue expulsado S. Fernández (O).

Cambios. 58m. A. Méndez (6) por Hadad y Vila (5) por Da Silva y 75m. Affranchino por Mendoza y A. Blanco por Amarilla, en Olimpo; 64m. Díaz Borda (6) por J. Aguirre y Erburu (5) por Rivadeneira, 86m. Olivera por Muscia y F. Valdebenito por D. Galván y 91m. Escobares por Osurak, en Sol de Mayo.

Amonestados. Di Buo (36m.) y S. Fernández (47 y 53m.), en Olimpo; J. Aguirre (24m.), M. García (36m.) y Meza (76m.), en Sol de Mayo.

Arbitro. Alvaro Carranza (3).

Cancha. Olimpo (6).