Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

La mujer que dice estar enamorada de un avión y tiene relaciones con su réplica

La joven de 23 años se identifica como “Objectum Sexual” ya que se siente atraída por los objetos inanimados. Su pareja se llama “Dicki” y es un Boeing 737 del que se enamoró a primera vista

Fotos: "Infobae"

   Sara Rodo, de 23 años, pertenece a un particular grupo poblacional identificado como “Objectum Sexual”, lo que significa que se siente atraída sexualmente por objetos inanimados.

   Según Sara, siente un amor abrumador hacia un avión de pasajeros al que ahora se refiere como su novio. La joven es de Dortmund, Alemania, y aunque ha probado estar en relaciones amorosas con otros humanos, sostiene que nunca se había sentido tan “completa” como con su pareja inanimada.

   Incluso tiene 50 réplicas de modelos que duermen en su cama y se pone física con ellos. Está tan enamorada que viaja regularmente en avión para poder estar cerca de su pareja.

    La joven alemana se identifica como "objeto sexual" porque se siente atraída por los objetos inanimados.

   A Sarah le encanta pasar su tiempo libre observando aviones, tiene dos tatuajes de su novio en el brazo y sueña con casarse con el Boeing 737 llamado ‘Dicki’.

   Sin embargo, tal ceremonia de matrimonio se consideraría ilegal en su país natal.

   “Me he sentido atraída por los objetos desde que era adolescente; lo noté por primera vez cuando tenía 14 años”, dijo.

   “Antes del avión, estaba en el ICE 3, que es un tren expreso”, afirma.

   “También tuve dos relaciones con hombres porque no estaba segura de cuál era mi verdadera sexualidad, pero pronto me di cuenta de que no puedo sentir estas cosas románticas por las personas. Ahora sé que mi sexualidad es objetofilia y me mantengo al margen eso”, dijo Sara.

   La joven explica que en sus relaciones con otras personas notó que sentía rechazo a la intimidad o el contacto físico, algo que disfruta mucho cuando se trata de objetos”.

   “¡Es el mejor sexo que he tenido!”, afirma.

   Sara suele tomar frecuentes vuelos para abordar a su avión enamorado y lleva un modelo a escala pequeño con ella en cada uno,

   “Mi avión se llama ‘Dicki’ y ocupa casi toda mi cama. Me encanta todo de él, pero especialmente su rostro, sus alas y su motor, son tan sexys para mí”, explicó.

   Cuando Sarah vio por primera vez a su amante, se enamoró instantáneamente y ahora toma vuelos regulares por Europa para ver tanto de ‘Dicki’ como sea posible.

   Ella dijo: “Sentí amor de inmediato y solo quiero estar con él todo el tiempo; me hace la persona más feliz”. También vuelo muy a menudo para simplemente sentirlo y escucharlo”.

   Sara tiene varios tatuajes de su "novio" en la piel y dice que sueña casarse con él algún día, aunque sabe que eso es ilegal en su país.

   “Cuando estoy con mi 737, estoy en la luna. Lo amo increíblemente, me siento segura con él y quiero pasar todo mi tiempo con él. Trato de volar con la mayor frecuencia posible e ir a buscar aviones en el aeropuerto. Llevo un modelo pequeño conmigo cuando salgo de casa para sentir que siempre estoy con él”, agregó.

   Aunque algunas personas no entiendan su peculiar amor, dice que tiene el apoyo de sus amigos más cercanos, quienes la aceptan a ella y a su pareja tal cual son.

   “Me encantaría casarme con él más que nada, pero está prohibido en Alemania”, sentencia.