Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

El ejemplo de Cerri: tras los destrozos, el Club de Pesca y Náutica busca ponerse de pie

Las autoridades de la Comisión Directiva ya empezaron a trabajar para recuperar este espacio. El lugar, muy apreciado por los amantes de las actividades náuticas y la pesca deportiva, cuenta con una cantina con vista al mar, emprendimiento familiar que quedó en pésimas condiciones. El espigón está irreconocible.

La tormenta arrasó con el espigón de madera.

   Anahí González Pau
   agonzalez@lanueva.com   

   El jueves pasado, el temporal causó destrozos en el Club de Pesca y Náutica General Daniel Cerri: arrasó con el espigón de madera, dejó irreconocible al muelle y provocó roturas en las embarcaciones propias. De hecho, una de ellas, requería de una grúa para ser depositada nuevamente en el agua.

   Tal fue la tormenta que las autoridades del Club recién pudieron ingresar a partir de las 17 cuando se encontraron con un panorama desolador.

   Antes habían intentado llegar, pero a la altura del paso nivel (a 2.700 metros del muelle) había más de un metro de agua. 


El espigón de madera, irreconocible.

   Algunas embarcaciones del club estaban cubiertas por agua y muy averiadas.

   Por su parte, desde La Covacha, cantina del Club, compartieron en redes el estado lamentable en que quedaron las instalaciones y agradecieron la ayuda de quienes se acercaron a colaborar ante el grave cuadro.

   "No sabemos cuáles son las palabras correctas para definir este momento...calculamos que solo dos definen las imágenes PROFUNDA TRISTEZA. Un abrir y cerrar de ojos para que todo cambie", expresaron.


El emprendimiento familiar La Covacha, afectado por el temporal.

   La Covacha es un emprendimiento familiar (son 5 integrantes) que inició un camionero que ama pescar y cocinar. Sólo él se encarga de la carta y hay una sola cocina, que quedó en las peores condiciones.

   El lugar cuenta con una atención en la que se destaca la amabilidad, las porciones abundantes, frescas y caseras, y permite cenar en un entorno de privilegio --al lado del agua--, paisaje que redobla su encanto en noches de verano y de luna llena.

   No obstante, los daños, a nivel infraestructura, lo que permanece intacta es la actitud de superación de las personas que aman al Club y que ya se pusieron manos a la obra para lograr su pronta recuperación.

  "Se terminó una etapa y empieza otra: la de reconstruir el muelle. Con la cabeza más fría la Comisión Directiva buscará maneras de comenzar a generar los fondos que necesitamos", dijo Carlos Michelangeli.

   "Las únicas embarcaciones que no sufrieron grandes daños fueron las de El Cholito y la de un histórico nauta asociado al club: por suerte no tuvieron grandes roturas", contó.

   Aseguró que recién cuando bajó un poco la marea fue posible llegar al club gracias a la colaboración del Cuartel de Bomberos Voluntarios, que puso a disposición un vehículo 4x4.

   "Hemos pedido ayuda al Consorcio de Gestión del Puerto para que se realice un estudio técnico para ver la forma de empezar a reconstruir el muelle. La recepción fue buena y seguramente en breve se van a hacer dichas evaluaciones", dijo.

   "En otras oportunidades sudestadas no tan grandes como esta han provocado daños pero esta fue superior a todas y necesitamos ayuda técnica y financiera", expresó. 

  La historia del Club

   El 30 de enero de 1970, un grupo de vecinos amantes de la pesca deportiva fundó el Club de Pesca y Náutica Gral. Daniel Cerri que está ubicado en el Puerto Cuatreros de la ciudad de General Daniel Cerri, a unos 15 kilómetros de Bahía Blanca.

   Contaba con un espigón de madera de 200 metros de largo por 6,5 de ancho, enclavado en el estuario de la bahía en donde se practicaba la pesca deportiva las 24 horas del día, de diciembre a marzo para socios y transeúntes. Ahora deberá ser reparado para poder seguir brindando el servicio.

   La Comisión venía realizando mejoras en el camino de acceso, con importantes inversiones, esfuerzo que la marea se llevó y que provocó que deban empezar de nuevo.