Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Interrogantes y certezas que rodean al secuestro de más de 500 kilos de droga

Será clave la descarga de datos del teléfono celular de la única detenida, una joven de 19 años que hacía un mes alquilaba la casa de Cerro de la Caballada al 400. Qué hipótesis se manejan.
 

Fotos: Rodrigo García-La Nueva.

   A esta hora existen más dudas que certezas en torno al secuestro de los más de 500 kilos de droga encontrados, casi accidentalmente, en una vivienda del barrio Pacífico.

   Las características del hallazgo, entre la noche del viernes y la madrugada del sábado en Cerro de la Caballada 412, pueden despertar a suspicacias, aunque todo es materia de investigación.

   Lo que está acreditado es que un hombre de 40 años, vecino de la cortada -entre Viamonte y Terrada-, llamó al 911 sobre las 23 del viernes, porque vio que el portón de esa vivienda estaba abierto, ante la sospecha de que podría estar registrándose un robo.

   Incluso se comunicó la novedad al grupo de WhatsApp del sector y, ya con la presencia del primer móvil del Comando de Patrulllas, dos policías ingresaron para determinar si efectivamente había ladrones.

   Fue en esas circunstancias que se toparon con los bultos de droga --algunos disimulados debajo de un colchón de dos plazas-- y dieron aviso a sus superiores. Todo ese tramo del procedimiento fue observado por otro vecino, de 53 años, que ofició de testigo.

   Como la vivienda parecía habitada --encontraron un cenicero con una colilla, alimentos en la heladera, platos lavados, algunas ropas desordenadas y shampoo y crema de enjuage en el baño--, averiguaron que la ocupaba una joven que se movilizaba en un Chevrolet gris y de esa manera esperaron a su llegada, con las luces de vehículos apagadas para no levantar sospechas. 

   Cuando arribó Brisa Ailén Mora (19) fue identificada y detenida.

   "Se mostró fría, como si nada pasara", reconoció el superintendente de Policía, Aldo Caminada.

   Su celular fue secuestrado y ahí puede estar una de las claves para avanzar. 

   "No quiso dar el patrón para desbloquearlo pero va a ser sometido a tecnología", reconoció un investigador.

   El equipo será derivado a peritos de una fuerza federal (sería Gendarmería), que lo van a someter al UFED (sigla en inglés de dispositivo universal de extracción forense). Sirve para deshabilitar PIN o contraseñas y acceder a datos guardados.

   Hoy al mediodía Mora fue indagada por el juez Walter López da Silva pero se negó a declarar.

Puerta forzada

   Un investigador confirmó que esa noche el portón del frente estaba abierto pero no violentado, aunque sí se observó una puerta interior forzada, que va desde el patio a la vivienda.

   "Había mampostería caída, signo de un forzamiento reciente a la altura de la cerradura", dijo.

   Acerca de cómo pudieron acceder por el portón sin dañarlo, aclaró que lo desconocía aunque estimó que pudieron abrirlo o destrabarlo sin dejar vestigios de rotura porque se trata de una abertura metálica vieja, de cuatro hojas.

   En tren de hipótesis, se plantean varias.

   Una que, efectivamente, desconocidos entraron a robar y al toparse con la "mercancía" decidieron escapar.

   Otra es que pudieron acceder a sabiendas de que había droga pero sin dimensionar la cantidad y escaparon con las manos vacías "o se llevaron algo".

   También existe la posibilidad de que haya sido una "mejicaneada", como parte de una interna de una organización criminal o una lucha entre bandas. Es decir, que una banda forzó la escena para que se produzca un allanamiento en un sitio importante para una facción rival.

   En principio pudieron determinar que Mora había alquilado pocos días antes esa propiedad. Se le tomó testimonio a la dueña de una inmobiliaria y al titular de la propiedad y así lo confirmaron.

   Nadie pudo dar certeza, por ahora, si la joven vivía sola o con alguien en el lugar. Sí trascendió que, al margen de este hecho, se dedicaría a la venta de ropa tipo showroom.

¿Operativo legal?

   Otra duda que surgió es si los policías estaban habilitados a ingresar en la propiedad en esas circunstancias, es decir, sin autorización judicial.

   El Código Procesal Penal permite lo que se llama "allanamiento sin orden", pero solo ante algunos supuestos.

   El artículo 222 lo marca expresamente: 

1-Se denunciare que alguna persona ha sido vista mientras se introducía en una casa o local, con indicios manifiestos de cometer un delito.

2-Se introduzca en una casa o local algún imputado de delito a quien se persigue para su aprehensión.

3-Voces provenientes de una casa o local advirtieren que allí se está cometiendo un delito o pidieren socorro.

   Si bien la alternativa que se dio no está expresamente marcada, se cree que el Código no es taxativo en este punto y que la situación fue de una verdadera emergencia.

¿Qué pasará con la droga?

   La inusitada cantidad de droga secuestrada quedará, por el momento, bajo custodia -en lugar no mencionado- y a disposición del Juzgado Federal N° 1, que tiene a su cargo la causa.

   "Una vez que se terminen todas las pericias se sacarán muestras de contrapericia, por cualquier eventualidad que se genere en el juicio, y el grueso se manda a destrucción, como marca el procedimiento estándar", confirmó un vocero judicial.

   Ese tipo de procedimientos se hacen en forma regular, a través de la incineración en el crematorio municipal, y son difundidos por los medios de comunicación.