Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

Bahía Blanca | Sabado, 25 de junio

El Federal A, el torneo de las suspicacias: un solo premio para 34 equipos

Además de larguísimo, será un campeonato donde algunos equipos van a llegar al final del recorrido sin posibilidades de luchar arriba y con la permanencia asegurada en la categoría. Sube uno y bajan cuatro (dos por Zonas). Una vez más le anticipo: se viene un certamen complejo, desgastante, plagado de especulaciones y con las sospechas de siempre.

 

Fotos: Archivo-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / peche1503@hotmail.com

Instagram: @sergiopeysse

Twitter: @elpeche1973

(Nota publicada en la edición impresa)

   Treinta y cuatro equipos, un año larguísimo y apenas un premio para tantas ilusiones.

   El Federal A ya no se podrá despojar de ese calvario al que fue sometido: certamen áspero, complejo, desgastante y lleno de suspicacias. Sí, suspicacias, que es sinónimo de sospechas pero para el oído del que sigue de cerca este tipo de competencias con contratos profesionales y en varios casos con mentalidad amateur, suenan y hasta parecen distintas.

   El Federal A se convirtió en un torneo donde los dirigentes no se pueden imponer ante las exigencias del Consejo. Son muchos los que aclaman: “es necesario que haya otro ascenso, o el campeonato se tendría que haber dividido en cuatro Zonas”, pero una vez que la organización impuso la forma de disputa, no se modificó más, ni siquiera en mínimos detalles que osaron requerir algunos clubes.

   Se jugará en dos Grupos (1 y 2, Sur y Norte, como usted prefiera) y habrá más castigos que condecoraciones. Mejor se lo digo directamente: cuatro descensos y un ascenso.

   ¿Y a que lleva esto? A que la mayoría de los equipos afronte la temporada con la mentalidad de mantener la categoría y no de ser ese único héroe que consigue subir a la Primera Nacional. Va a ser así.

   Entonces, futbolísticamente la contienda se va a resentir, los puntos van a valer oro y el hecho de arriesgar va a quedar solo para aquellos elencos que, con un presupuesto acorde, le podrán hacer frente a esas pretensiones que pesan toneladas cuando están amarradas a las obligaciones individuales, grupales e institucionales.

   No hay que esconder la basurita debajo de la alfombra. Por eso le anticipo: va a ser un torneo de suspicacias, y sobran los ejemplos para entender hacia que rumbo apuntará el desarrollo de la competición.

   Antes que nada le informo: la forma de disputa será a través de una etapa Clasificatoria y una Eliminatoria (esta última contará con cuatro fases).

   La Clasificatoria se llevará a cabo por el sistema de puntos en cada una de las Zonas, en donde se enfrentarán todos contra todos a dos ruedas. Clasificarán a la siguiente ronda del primero (1°) al octavo (8°) de cada sector (16 equipos).

   Finalizada la etapa Regular, la más larga de la temporada, los clubes que ocupen las posiciones 16° y 17° en cada Zona (por puntos y no por promedios) descenderán al Torneo Regional Amateur 2023.

   Esto puede provocar que algunos de los participantes, cuando las matemáticas determinen que ya no correrá riesgo por el descenso y también que le será imposible ir por el 1 del Grupo, hagan la plancha y se relajen, a tal punto de desmantelar planteles --ya ha pasado-- para afrontar lo poco o mucho que quede del certamen sin obligaciones y con formaciones más que alternativas (también sucedió).

   En el sector donde intervendrán los representantes de la Liga del Sur (Villa Mitre, Olimpo, Sansinena y Liniers), hay un equipo, Huracán Las Heras, que arrancará con -15 unidades y su estadio suspendido por un año (fue sancionado después de la balacera protagonizada por sus hinchas, que dejó al entrenador de Ferro de General Pico herido en una axila), por lo que le va a costar horrores hacer pie en la categoría.

   No tengo dudas que la desconfianza, los rumores maliciosos y las miradas de reojo van a aparecer cuando un equipo de punta o candidato al ascenso se mida con otro que, estando décimo o undécimo por ejemplo, ya no tenga por que jugar. Y van a saltar los que siempre le apuntan a la incentivación económica, al arbitraje y a esos “favores” que generalmente son de “boquilla” porque jamás se comprueban.

   Otro tema no menos importante es la situación de los cuatro equipos que subieron del Regional Amateur: Liniers, Argentino de Monte Maíz (Córdoba), Juventud Antoniana de Salta y Atlético Paraná.

   Además de tener solo un mes para armar y confeccionar sus plantillas, de alguna manera fueron “condenados” a pensar en mantener la categoría, porque además de tiempo, tampoco contaron con las mismas condiciones para pelear de igual a igual en el mercado de pases.

   Estos elencos debieron apelar al ingenio, a bucear más que nada en el Regional Amateur para conseguir refuerzos a la altura de la circunstancias, porque los más potables de la categoría (Federal A), y no lastimo susceptibilidades de ningún genero ni factor, ya estaban asegurados en otras instituciones y con contratos firmados.

   En fin. Las especulaciones van a existir, esas localías donde no gana ni el Real Madrid también y los reproches constantes por los viajes, los arbitrajes y las condiciones de algunos estadios, ni hablar. Bienvenido una vez más al “maravilloso” y siempre vituperado Federal A.

 

Los DT, con lupa en mano

   Con respecto al desarrollo del torneo, a la imposibilidad de no haber establecido un ascenso más y a las suspicacias que pueden aparecer a lo largo de la competencia, los técnicos de Sansinena, Olimpo y Villa Mitre coincidieron en afirmar: “será un campeonato intenso, complejo y donde impondrán condiciones aquellos clubes que consigan regularidad, estén mejor preparados y cuenten con una plantilla larga o numerosa”.

   El único que no respondió a la requisitoria de La Nueva. fue el orientador de Liniers Nicolás Ballestero.

   El primero en mandar el audio fue el flamante entrenador de Sansinena, Sergio Maza, quien prefirió ser cauto a la hora de opinar: “el formato del Federal A fue aceptado por los 34 clubes participantes, todos van a tener que jugar por algo, por eso no veo porqué podemos llegar a pensar en las suspicacias”.

   Y siguió: “sí considero que un ascenso es poco para la cantidad de equipos que animan el torneo, pero son las reglas del juego y las debemos aceptar; en la edición pasada no hubo descensos, subieron dos equipos a la Primera Nacional y no se escucharon reclamos de ningún tipo”.

   “La categoría siempre es competitiva y apasionante, y Sansinena se preparó de la mejor manera para competir, para dar pelea en cada partido que tenga que afrontar”, concluyó.

   Carlos Mungo, el DT de Villa Mitre, le puso su impronta: “está bien que la etapa clasificatoria se haya dividido en dos Zonas, pero no me gusta la forma de disputa. Para mi, los torneos más relevantes fueron los que tuvieron hexagonales u octogonles con los mejores clasificados, sin playoffs, donde ascendía uno después de haber jugado contra todos al menos en una ocasión”.

   Y por las dudas aclaró: “en esos campeonatos no había margen de error, pero en los de ahora si, porque en una mala tarde podés quedar eliminado. Puede pasar que hayas liderado tu Grupo en toda la fase regular y en el primer cruce te quedes afuera. Es injusto”.

   Con respecto a un segundo ascenso, afirmó: “soy partidario de que haya dos ascensos, uno de cada zona”.

   Y explicó sus razones: “es un torneo con un solo premio y muchos castigos, diferente a la Primera Nacional, donde existen dos ascensos y dos descensos entre 37 participantes. Si queremos bajar la cantidad de equipos en cada una de las categorías, será cuestión de aumentar la cantidad de descensos o implementar otra vez las Promociones. Por ejemplo, a la Primera Nacional suben directo un equipo del Federal A y otro de la B Metro, pero en esas dos divisionales se podrían establecer dos Promociones con tal de que haya mayor incentivo y motivación”.

   “Con respecto a las suspicacias, me parece que va a ser al revés, porque al haber un ascenso y cuatro descensos, todos van a jugar por algo. No creo que pase como el año pasado, donde algunos equipos, al no existir descensos, elegían hacer la plancha cuando se quedaban sin chances de clasificar entre los de arriba. Acá tenés mucho castigo, y eso hará que los equipos no se duerman, que nadie desarme el plantel antes de tiempo ni regalen puntos jugando con pibes o con equipos alternativos”, sostuvo “Carlitos”.

   A su turno, Carlos Mayor, el orientador del plantel profesional de Olimpo, deslizó: “como siempre, éste será un torneo difícil, duro y con visitas a canchas muy complicadas”.

   “Es un certamen cada vez más competitivo, porque año a año los equipos se refuerzan y se potencian con jerarquía y calidad. Eso hace que vos te prepares mejor que en la temporada anterior, porque las expectativas y las exigencias aumentan al mismo tiempo”, indicó el responsable de la “Mayorneta”.

   “Como AFA no quiere tener tantos equipos en la Liga Profesional y en la Primera Nacional, la idea es recortar las categorías de abajo. Un solo ascenso en el Federal A no es justo, por la cantidad de equipos que somos, pero bueno, para equilibrar arriba siempre pagan los de abajo. Una lástima”.

   Y fue un poco más allá: “por ahí estamos pagando las consecuencias de que dentro de dos o tres años se volverán a equiparar los torneos con 20 equipos. Ojalá haya una sorpresa y salga un segundo ascenso o una Promoción para este Federal A; sería un golazo”.

   Y finalmente aportó: “no creo en las suspicacias, al menos Olimpo va a salir a ganar siempre porque la historia así lo requiere. Hay que pensar en jugar y en ganar, mi club hizo un gran esfuerzo por armar el plantel que armó y vamos a ir a buscar ese único premio que hay al final del camino”.