Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Roberto Rufino, el Pibe del Abasto

Era un personaje extraordinario, que siempre estaba de buen humor, tenía un trato cordial y era muy amable.

José Valle / Especial para “La Nueva.”

   Roberto Rufino era un personaje extraordinario, “un chico grande” siempre de buen humor, amable y cordial, compartimos muchísimas charlas y “fecas” siempre acompañado y cuidado por su adorable esposa, Perla. Era un gran contador de anécdotas y recuerdo que siempre tenía palabras de agradecimiento y admiración por el gran maestro bahiense Carlos Di Sarli, a quien denominaba su “segundo padre”.

   Nació el Día de Reyes de 1922, en la calle Agüero y Zelaya, “corazón del barrio del Abasto”, y fue hijo de Lorenzo Rufino (matarife de profesión) y Agustina Guirin, aunque en su partida de nacimiento figura el día en que fue anotado, el 8 de ese mes y año.

   Realizó la educación primaria en la escuela San Luis, ubicada en San Luis y Sánchez de Bustamante, y tuvo como maestro de canto a Bontan Biancardi, director de coros.

   Debutó profesionalmente en 1935 en el Café El Nacional que estaba en la calle Corrientes casi esquina Carlos Pellegrini, como vocalista de la orquesta de Francisco Rosse y poco después en el Petit Salón ubicado en Montevideo y Corrientes, con la orquesta de Antonio Bonavena autor de “Pájaro ciego” y tío del futuro carismático boxeador peso pesado.

   Siguió después con otras orquestas: la de Camilo Tarantini, de José “Natalín” y de Anselmo Aieta, y dejó el tercer año de bachillerato. Ya se lo conocía como “El pibe del Abasto”.

   Roberto Rufino así narraba su ingreso a la orquesta del Señor del Tango: “Una de las chicas del Petit Salón, que se llamaba Margarita, le contó al pianista y director Carlos Di Sarli que un pibe maravilloso le cantaba el tango Milonguero viejo. Y el pianista con su representante Carlos Garay fue a buscarme al Café Nacional y me propuso ir a su orquesta”.

   “Esa misma tarde el maestro lo llevó hasta el bajo, al cabaret donde actuaba, y le propuso probarlo con el piano. Le preguntó: ‘¿Qué querés cantar?’, a lo que Rufino le respondió displicentemente: ‘y... Alma de Bohemio’. Di Sarli le contestó: ‘Mirá que es muy difícil...’. Rufino no le respondió, y se encogió de hombros, por lo que el maestro interpretó el gesto como de aprobación y poniendo sus manos sobre el teclado arrancó con las primeras notas. Cuando el jovencito hizo la primera parte y el ‘cantaaaaaaar' sostenido, de la primera frase, para el maestro fue algo muy fuerte, y bajando la tapa del piano, emocionado, lo abrazó muy fuerte. En ese momento nació una relación afectiva en la que el maestro pasó a ser el padre que Roberto no tenía y la ayuda espiritual y profesional que el jovencito necesitaba.

   Di Sarli le compró su primer traje con pantalones largos en la sastrería Los 49 Auténticos que estaba en avenida Corrientes 999. Rufino lo recordaría siempre. “Era azul con finas rayas coloradas”, contó en más de una ocasión.

   Debutó en Radio El Mundo y en el cabaret Moulin Rouge y el 11 de diciembre de 1939 grabaron para RCA Víctor el tango "Corazón", de Di Sarli y Héctor Marcó y Milonga del sentimiento.

   Abandonó momentáneamente a Di Sarli para cantar con las orquestas de Alfredo Fanuele (1941) en una gira por Chile donde actuó en el local "Maracaibo" de Santiago de Chile, y Emilio Orlando (1942), con quien trabajó compartiendo el rubro vocal con Alberto Marino en el "Palermo Palace" de Godoy Cruz y Santa Fe y en el mítico programa Ronda de ases por Radio El Mundo.

   En 1943 volvió con Di Sarli y el 17 de diciembre de ese año se registró el tango Boedo y San Juan, última grabación de la dupla Di Sarli-Rufino. Sus grabaciones con Carlos Di Sarli, fueron cuarenta y seis.

   Cuando en 1944 se independizó y fue contratado por en LR3 Radio Belgrano, donde se lo llamó "El Actor del Tango", formó una orquesta que primero fue
conducida por el pianista Atilio Bruni, el autor junto al poeta Roberto Lambertucci, del vals "Señora Princesa". La audición radial se publicitaba como "Un bombazo", auspiciada por Vino Toro, el "Rey de copas", con el aporte de las glosas de Julián Centeya y la participación del actor Juan Bono.

   Luego sería acompañado por una orquesta dirigida por el bandoneonista Antonio Ríos, más tarde por Alberto Cámara (con quien grabó su primer disco
como solista, para el sello uruguayo Sondor en 1945) y por el acordeonista, bandoneonista, director y compositor trasandino Porfidio Díaz, con el que registró el segundo disco, en la Victor chilena (1946).

   Entre 1947 y 1950, volvió a convertirse en vocalista de orquesta, las que dirigían Enrique Mario Francini y Armando Pontier y Miguel Caló, para continuar en calidad de solista entre 1952 y 1954. Durante los dos años siguientes, fue cantor de Roberto Caló, y luego siguió como solista, salvo breves intervenciones con algunos directores, como Enrique Francini (1957), Armando Pontier (1961-1962).

   La semblanza que realiza Julio Nudler sobre Rufino, no tiene desperdicios: “Era un cantor llano, sensible y emotivo, de aquellos que en su época de oro el tango lucía con orgullo. Además de precoz y popular, resultó un innovador, allá por sus comienzos a finales de la década del 40. En el momento culminante de su carrera, con la orquesta Francini-Pontier, fue capaz de darle voz a una propuesta diferente de todo lo oído hasta entonces. En aquel momento tenía 25 años".

  Una faceta curiosa de la carrera de Rufino fue su actuación por poco tiempo como cantante melódico, bajo el seudónimo de Bobby Terré, con el que grabó entre 1957 y 1960, en tanto hacía actuaciones con público en la sala mayor de Radio El Mundo, usando una máscara y presentándose como "El enmascarado Bobby Terré" para mantener oculta su identidad. De esa época se destacaron sus interpretaciones de Adiós, adiós, adiós..., El teléfono, Vuelve, amor La luna y el sol.

   Formó la sociedad comercial Huella S.R.L. junto a Alejandro Romay, Oscar López Pájaro, Humberto.Gerola y Marcos Steimberg, asumiendo la dirección
artística  de LS10 Radio Libertad (actual Radio Del Plata).

   En 1962 ingresó a la orquesta de Aníbal Troilo permaneciendo hasta 1965 dejando en el disco bellísimas versiones de Ninguna,Que falta que me
haces
, María, Porque la quise tanto, Desencuentro y Mensaje.

   En el año 1966 grabó con la orquesta del bandoneonista, director y compositor Miguel Caló . Posteriormente, actuó en Caño 14 acompañado por el Cuarteto Trío, dirigido por Walter Ríos y como cantor invitado de Horacio Salgán, Osvaldo Pugliese, José Basso y Héctor Stamponi. Continuó su trabajo en estudio de grabaciones con las Orquestas Típicas de Baffa-Berlingieri (1969 RCA Victor); Raúl Garello (1970 RCA Victor); Osvaldo Requena (1973 Microfón); Alberto Di Paulo (1974 BGH) y  finalmente Omar Valente (1982 Micronda).

   Como compositor y letrista, es autor de numerosas obras, como Muchachos arranquemos para el centro, Eras como la flor, Cómo nos cambia la vida, Calla, Destino de flor, Dejame vivir mi vida, La novia del suburbio, Soñemos, Tabaco rubio, El clavelito, No hablen mal de las mujeres, Los largos del pibe, En el lago azul, Carpeta, El bazar de los juguetes, La calle del pecado, Julián Tango, Manos adoradas, Porque te sigo queriendo, ¡Qué quieren, yo soy así!, Boliche, etc.

   Entre sus colaboradores autorales —músicos y letristas— se contaron Roberto Casinelli, Manolo Barros, Mario César Arrieta, Marvil, Roberto Caló, Cholo Hernández, Julio Navarrine, Héctor Marcó, Horacio Sanguinetti, Reinaldo Yiso, Ángel Cabral, Alberto L. Martínez, Alejandro Romay y otros.

   El 24 de febrero de 1999 falleció en la Fundación Favaloro donde estaba internado. En 1997 había sido declarado "ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires", y en 1998, había sido galardonado por la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música (Sadaic) y declarado "ciudadano ilustre de la cultura nacional". Desde 1949 estaba casado con Perla Benigna Lorenzo, con quien tuvo tres hijos: Roberto, Hugo y Daniel.

* El autor es historiador del tango, escritor, productor cultural, Director del Festival Nacional de tango "Carlos Di Sarli " de Bahía Blanca