Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

A un mes del atentado al titular de Región Sanitaria, sin novedades en la causa

Desde el fuero federal se indicó que continúa la investigación por el ataque en la vivienda de Maximiliano Núñez Fariña. Bahía se convirtió en escenario de numerosos atentados políticos.

Frente del domicilio donde delincuentes detonaron un explosivo. (Archivo La Nueva)

   La sucesión de atentados y amenazas contra dirigentes políticos de Bahía Blanca continúa impune. El último hecho de gravedad se produjo el 8 de enero en la vivienda del director de Región Sanitaria 1, Maximiliano Núñez Fariña, donde desconocidos hicieron detonar un explosivo de fabricación casera en la puerta de entrada y dejaron un mensaje intimidatorio contra él y diferentes profesionales de la salud.

   Ante la consulta de La Nueva, desde la justicia federal se indicó que siguen trabajando y que aún no hay novedades para hacer públicas.

   Dos días después del ataque, que ocurrió mientras Núñez Fariña y su familia se encontraban dentro de su casa, se realizó un allanamiento en el domicilio de Analía Gladis Consoli, quien quedó en la mira de la Justicia como presunta autora de un audio de WhatsApp en el que habría instado a escrachar la casa del funcionario. Luego de ese operativo tampoco hubo mayores novedades.

"Estoy angustiado, con susto y esperando que la Justicia lo pueda resolver"

   En el panfleto dejado en la casa de Fariña había expresiones en contra del pase sanitario y la restricción de circulación, firmados por un supuesto grupo autodenominado Comando de Restauración Nacional (CRN). También se dictaba una "sentencia a muerte" a la titular de la casa cultural Ruka Kimun Mapuche de Bahía Blanca, Olga Curipan, quien ya había sufrido un ataque en su vivienda en noviembre pasado.

   

   La mayoría de los atentados y amenazas ocurridos en los últimos dos años se produjeron contra sedes partidarias o dirigentes del Frente de Todos, aunque también hubo pintadas contra entidades judías, además de las mencionadas intimidaciones a Curipan.

   El episodio más grave tuvo lugar durante la madrugada del 25 de mayo del año pasado en el Ateneo "Néstor Kirchner", sede de La Cámpora, en Beruti y Donado. Allí una explosión derribó parte de la fachada y su onda expansiva hizo estallar vidrios y ventanas de un edificio y comercios de la vereda de enfrente. Afortunadamente no hubo heridos.

   Por ese caso tampoco hay detenidos. Solo trascendió una filmación de cámaras privadas del sector donde se veía a dos personas corriendo y luego subiendo a un vehículo en España y Darregueira. Ese día se supo que un importante número de cámaras de vigilancia urbana se encuentra fuera de servicio.