Bahía Blanca | Viernes, 27 de enero

Bahía Blanca | Viernes, 27 de enero

Bahía Blanca | Viernes, 27 de enero

Yazmín Pallottini: “Me fui de Bahía buscando esto; estoy contenta y disfrutando”

La bahiense fue elegida como la mejor arquera del Súper 8 de la Liga Argentina, tras ser subcampeona con San Fernando. Mientras, forma parte de Las Leoncitas.

Fotos: Gentileza Yazmín Pallotti, ABH y Archivo-La Nueva

  Por Mikel Iñurrategui / minurrategui@lanueva.com
   (Nota publicada en la edición impresa)

 

   Pasó ya un tiempo de aquel día que Yazmín Pallottini se ofreció para atajar en la Séptima de El Nacional, porque no había arquera.

   De a poco, en base a su talento y dedicación, El Pulpo se transformó en una de las mejores en su puesto en el hockey local.

   Luego, decidió llevar su talento al Torneo Metropolitano, uno de los mejores certámenes del mundo, llegando primero a Banco Nación y ahora a San Fernando. 

   Mientras es parte del proceso de Las Leoncitas, Yaz fue elegida el pasado fin de semana como la mejor arquera del Súper 8 de la Liga Argentina, certamen que reunió a los mejores equipos del país, y en el que su equipo fue subcampeón.

   Otro momento que quedará marcado en su carrera.

   “Estoy contenta, el torneo fue muy intenso, muy físico y mental. Me hizo acordar mucho a las Ligas que jugué con El Nacional; fue lindo volver a vivir algo así”, contó la bahiense.

   A lo largo de todo el torneo, Sanfer recibió un solo gol, en la final ante Lomas (1 a 0).

   Previamente, ganó la fase de grupos venciendo al propio Lomas (2 a 0) y Universitario de Córdoba (3 a 0) y en los cruces eliminó a Provincial (2 a 0) y Jockey Club (2 a 0).

   “Una lástima lo de la final, pero nos sirve para motivarnos para lo que son los playoffs del Metropolitano, apuntamos a eso. Siempre da bronca perder una final, pero más motivadas que nunca porque se viene lo lindo. Por el premio personal estoy contenta, pero bueno, yo quería la medalla de oro la verdad”, admitió Yaz.

   —En lo personal también es una linda motivación me imagino.

   —Me pone contenta, pero más contenta me puso las felicitaciones del entrenador y mis compañeras, me llevo eso como un mimo de este torneo.

   —¿Cómo viviste el torneo a medida que fueron pasando los partidos?

   —Jugar con Sanfer tiene algo especial, porque al ser un equipo muy bueno en defensa hace que no la toque 15 veces por partido, capaz tenés dos o tres jugadas y hay que responder. En la cabeza eso a veces juega a favor y a veces en contra. Tengo que estar preparada para estar bien las veces que me toque tocar la bocha.

   —¿Te hace estar más atenta esto?

   —Sí, además es más fácil que te lleguen 15 veces y atajar 10, además estas en ritmo. A que capaz en todo un cuarto no lleguen a tu arco.

   —¿Cómo fue el paso a San Fernando?

   —Fue increíble porque pasé a jugar con Leonas como Eugenia (Trinchinetti), Valu (Costa Biondi) que ya la conocía de Bahía, Luli Sanguinetti, Mica Retegui… la verdad que es un sueño que tres veces por semana ellas te peguen en entrenamiento. El resto de las chicas también tienen un muy bien nivel, físico y de juego.

   —¿Era un desafío cambiar de club?

   —Me arriesgué, pero tenía miedo, uno nunca sabe, más que llegaba desde Banco Nación, no sabía cómo me iban a recibir. Pero la verdad que desde el primer día me sentí súper integrada y estoy muy contenta con el club.

Lo que fue a buscar

   Desde mitad de año, Yazmín es parte del proceso del preseleccionado argentino Sub 21 que se prepara para el Panamericano y el Mundial del próximo año.

   —¿Qué significa para vos estar en el proceso de Leoncitas?

   —La verdad que es algo que estaba buscando hace un montón. Me ha tocado vivir otras concentraciones durmiendo en el CeNARD, llegar sola porque era la única del interior. Y ahora estar en un proceso seguido, me pone muy contenta porque era lo que buscaba hace mucho. Lo estoy disfrutando muchísimo. Hay un grupo muy lindo, con muy buen nivel, creo que nos estamos preparando como corresponde.

   —¿Sos un poco el alma del grupo siempre, puede ser?

   —Trato de joder un poco, de descontracturar. Que no sea todo serio o hockey, hockey…Está bueno también en los torneos tener un momento más distendido. Obvio que cuando hay que tener un momento serio hay que tomárselo así. Pero sí me gusta descontracturar un poco el grupo, poner música, o prender el parlante ja, ja.

En Salta, en un amistoso con Las Leoncitas.

   Yaz y todas Las Leoncitas entrenarán hasta diciembre en el CeNARD y luego de cinco semanas de vacaciones se reencontrarán en enero.

   —¿Soñás con poder ponerte la camiseta de Argentina en algún torneo oficial?

   —¡Sí! Está entre mis objetivos. Ojalá se me pueda dar. Está el Panamericano en abril y el Mundial en diciembre. Espero seguir entrenando bien y llegar al objetivo.

Yazmín junto a Mari Larsen, la montehermoseña también forma parte de Las Leoncitas.

   —¿Sentís que estás consiguiendo lo que fuiste a buscar a Buenos Aires, estar en un proceso de Seleccionado, mediendote  seguido ante las mejores?

   —Sí, es lo que quiero desde que juego al hockey. Me fui de Bahía buscando esto, estoy muy contenta y lo estoy disfrutando a pleno.

   —¿Se disfrtuta vivir por y para el hockey?

   —Sí, lo re disfruto. Además ves que vale la pena perderte un montón de cosas por entrenar, faltar a cumpleaños, perderte vacaciones o salidas. Llega el momento que decís “che no voy a tal evento, pero mirá dónde estoy”. Siento que tiene su recompensa y eso lo disfruto.

Entrenando en Salta con Las Leoncitas.

   —¿En cuanto al juego qué sentís que mejoraste?

   —Creo que mejoré mentalmente, que para un arquero si no estás bien de cabeza -que me ha pasado toda mi vida- te meten un gol y decís: “La p… madre, ya está”. Creo que crecí mucho en eso, una va pasando por experiencias que te ayudan. Fui trabajando mucho la cabeza.

   En los últimos años, Yazmín también se convirtió en parte importante del seleccionado mayor, tras una gran experiencia en los combinados formativos.

   —Me imagino que el seleccionado de Bahía también está entre esos objetivos…

   —Mirá… hace un rato estaba hablando con unas amigas de El Nacional y les decía que ya quería que llegue el torneo con Bahía. Porque queremos ir a ganarlo, porque hace dos años que estamos peleando el podio y es un viaje que se disfruta. En lo personal es algo que siento muy propio, porque defender a Bahía y que Bahía esté en ese nivel no es para menos.

Con la de Bahía con Aispuro y Lucha Argüello.

   —Además es reencontrarte con un montón de cosas que se extrañan de Bahía, ¿no?

   —Sí, olvidate. Es uno de los torneos que más disfruto y más espero. Ya quiero saber la fecha del torneo del año que viene para empezar a contar los días.