Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Llega Saint Exupéry a Bahía Blanca

Villa Harding Green es cuna de la aviación aerocomercial en el país.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Hace 93 años, en octubre de 1929 llegó a nuestra ciudad Antoine de Saint Exupéry, piloteando uno de los aviones que el primero que dejaría inaugurado el primer servicio aero comercial de cabotaje del país.

   Un par de semanas llevaba el piloto francés Saint Exupéry en nuestro país, trasladado por la empresa  Latécoère desde Cap Juby, al norte de África, para asumir como director de la Línea a la Patagonia, con cabecera en Bahía Blanca, escalas en San Antonio Oeste y Trelew, y punto final en Comodoro Rivadavia.

   De allí la llegada de los dos Laté 25 de la compañía que en nuestro país operó bajo el nombre de Aeroposta Argentina, destinada a prestar servicio de transporte de pasajeros y correspondencia. Los aviones habían despegado del aeródromo de General Pacheco a las 12.50, aterrizando en Villa Harding Green a las 17.05, es decir poco más de cuatro horas de vuelo, a un promedio de 180 km/h.

   Las naves, de carcasa de aluminio y capacidad para seis pasajeros, llevaban los números 643 y 645. En aquel vuelo también llegaron Enrique Broszeit y Ynge Vast, el primero actuando como fotógrafo, el segundo destinado a prestar servicios administrativos.

   El segundo avión fue piloteado por Próspero Palazzo, tucumano de nacimiento, de 25 años de edad, que fue parte del plantel de pilotos hasta 1936, cuando sufrió un fatal accidente piloteando un Laté 28 rumbo a Río Grande cuando un fuerte temporal hizo caer la máquina.

   A estas dos naves se sumó horas después un Laté 28, el avión más rápido de la compañía, que llegó piloteado por el francés Jean Mermoz, otra leyenda de la historia de la aviación.

   El primero de noviembre de 1929 se llevó a cabo la inauguración oficial del servicio, sin mayores novedades. Saint Exupéry, dejó nuestro país en 1931, cuando al Aeroposta pasó a manos edl Estado. En 1943, viviendo en Nueva York, publicó el El Principito, uno de los libros más editados en la historia de la literatura. Desapareció un año después, mientras cumplía una misión para el ejército francés volando sobre el mar Mediterráneo.