Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Logística, la cuenta aún pendiente

 La participación del ferrocarril, evidentemente, luce como muy baja y se necesitan obras de infraestructura que permitan modificar esta matriz de transporte.

   Los Trenes Argentinos de Carga  cerraron el 2020 exhibiendo números que claramente los posicionan como una alternativa rentable para el transporte de mercaderías a lo largo y ancho del país.

   Si bien aún la matriz del transporte granario está muy concentrada en el camión, ya algo más del 17% de los granos han llegado a los puertos por tren.

   La participación del ferrocarril, evidentemente, luce como muy baja y se necesitan obras de infraestructura que permitan modificar esta matriz de transporte, aumentando el uso de ferrocarril.

   En un mundo globalizado y competitivo, bajar los costos logísticos es estratégico. En atención a esto,  en la cosecha anterior hubo un crecimiento del 15% en el transporte de granos por tren.

   Si bien el camión es más flexible, sólo es conveniente para distancias cortas menores a 300 km. Los vagones por su parte, son clave para el traslado a grandes distancias, típico en nuestro país, porque los costos de flete son muy inferiores.

   El uso intensivo del ferrocarril en reemplazo del camión para el transporte de granos en grandes distancias, haría reducir los costos de los fletes en dólares y consecuentemente originaría una mejora en los precios de los granos. Se estima un ahorro del 30% en costos logísticos.

   Esta matríz, permitirá a la vez, hacer más atractivos los cultivos de granos en distancias muy lejanas a los puertos, como puede ser el NOA o el NEA, o acercar las cargas a los puertos de aguas profundas de Bahía Blanca y Necochea, como se ha evidenciado por la especial crisis hídrica que afectó al Paraná, y sus puertos rivereños. 

   El estado, responsable de las trazas ferroviarias, ha realizado algunas obras, especialmente en el Belgrano Norte, con gran suceso por el gran aumento de cargas, pero no es suficiente.

   Quedan pendientes las obras de las vías que conectan la zona núcleo con los puertos de aguas profundas, a los que se deberá prestar atención por la evolución de los buques de carga, cada vez de mayor calado.

   Además, debe tenerse en cuenta el tema de seguridad vial, en un país con rutas de hace 50 años sin mejoras, y un aumento exponencial de la circulación de camiones.

   Esta situación con el tren no se da, ya que además de menores costos, aporta menor contaminación y ayuda a la seguridad vial porque tiene trazas propias que no perjudican el transito automotor.