Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Bahía deberá esperar para que se construya la necesaria alcaidía

Si bien la cárcel y las comisarías tienen sobrepoblación de detenidos, el Ministerio de Justicia bonaerense aún no dio luz verde al proyecto. El municipio pedirá incluir la obra en el presupuesto 2022.

En Villa Floresta ya funciona una alcaidía aunque, como todo lugar de alojamiento de detenidos, está sobrepoblada. (Fotos: Jano Rueda y Archivo-LN.)

   La construcción de una alcaidía en esta ciudad, por ahora, deberá esperar pese a la superpoblación de detenidos en la cárcel y en las comisarías locales, así como en el penal de Saavedra, lo que implica un grave problema para el Servicio Penitenciario Bonaerense y la Policía de la Provincia de Buenos Aires.
   Hace pocos días, en el Boletín Oficial se publicó que el Ministerio de Justicia provincial llamó a licitación pública para la edificación de alcaidías departamentales en Berazategui, Lomas de Zamora, Escobar, Merlo y Almirante Brown, pero a pesar de los reclamos del intendente Héctor Gay en tal sentido, Bahía Blanca no figura en el listado.
   Emiliano Álvarez Porte, subsecretario de Seguridad municipal, confirmó a La Nueva. que solicitarán al gobierno provincial incluir la ejecución de la obra en el presupuesto del próximo año, aunque aclaró que la concreción del proyecto “depende” de la cartera a cargo de Julio Alak.
   “Hasta el momento no hubo novedades al respecto para nuestra ciudad, donde la construcción de una alcaidía es una necesidad impostergable porque los calabozos en las comisarías están clausurados y esta situación genera un problema de logística importante”, analizó Álvarez Porte.


   “Cuando estuvo (el ministro) Alak, el intendente se lo manifestó y se hizo lo propio con (el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio) Berni. Hay un proyecto para hacerla en un predio que tiene la Unidad Penal Nº 4, pero todavía no se avanzó”, concluyó, sin dar precisiones sobre el motivo de la dilación.
   Una fuente ministerial, en tanto, manifestó que “todas” las obras de construcción de alcaidías proyectadas saldrán a licitación de manera progresiva y “por tandas”.
   “Antes, seguramente, esas licitaciones deberán tener tratamiento en la Legislatura”, agregó el vocero.

Se vienen refacciones


   El comisario mayor Aldo Caminada, superintendente de Seguridad Interior Sur de la fuerza policial, opinó que la eventual construcción de una alcaidía en esta ciudad obedece a una “decisión política”.
   “Por supuesto que hace falta una alcaidía porque tener presos, detenidos o aprehendidos en las comisarías, nos representa una gran demanda de personal y muchas veces esas personas privadas de la libertad están en condiciones inadecuadas por superarse la capacidad de alojamiento permitida”, reconoció Caminada.
   El jefe policial aprovechó la oportunidad para anunciar que en el ámbito local se prevé la reparación en las comisarías de la Mujer, Primera, Segunda y Cuarta, para garantizar las condiciones mínimas de habitabilidad.
   “De las siete comisarías bahienses, la única con los calabozos habilitados es la Sexta (Villa Rosas), donde la capacidad de alojamiento está superada en más del 100%. Esto no solo pasa acá sino también en las seccionales de Tornquist, Patagones, Coronel Suárez y Coronel Pringles”, remarcó.
   “En esos distritos, la cantidad de detenidos es tres veces mayor a la permitida. A las mujeres detenidas, en general, hay que trasladarlas a Monte Hermoso, donde hay capacidad para dos personas. Tratamos de cumplir con el habeas corpus, pero a veces tenemos que alojar a más detenidas porque no hay lugar en otras comisarías”, amplió.
   A criterio de Caminada, esta problemática tiene incidencia a nivel nacional y -afirmó- “la Justicia lo sabe”.
   “No solo alojamos a detenidos en procedimientos hechos por la Policía de Seguridad, sino también a personas arrestadas en operativos realizados por Policía Vial, Narcotráfico, DDI (Delegación Departamental de Investigaciones) o cualquier otro organismo descentralizado, porque esas dependencias no tienen calabozos”, explicó.


   “Por eso nos tienen que pedir cupo a nosotros, pero como no tenemos capacidad para alojar ni siquiera a nuestros propios detenidos, no podemos alojar a detenidos de otras dependencias. Los calabozos están clausurados”, enfatizó el comisario.
   Los calabozos habilitados tampoco reúnen los requisitos indispensables para la estadía de un detenido, de acuerdo con el entrevistado.
   “Hace unos meses, en Pigüé, detenidos se amotinaron y provocaron daños en los calabozos. Esa situación obligó a tener que reubicarlos en sedes que ya estaban superpobladas”, sostuvo.

En Mar del Plata


   El superintendente de Policía puso como ejemplo el caso de Mar del Plata, donde a los “aprehendidos directamente se los aloja en la alcaidía dentro de la cárcel, que es el lugar más adecuado”.
   “Prefiero tener a los policías en la calle haciendo prevención de delitos a que estén cuidando detenidos. Tengo entendido que acá en Bahía ya se habría definido un lugar retirado dentro del Servicio Penitenciario para construir una alcaidía”, opinó Caminada.

 

Penales en colapso

 

Exceso. El defensor general interino del Departamento Judicial Bahía Blanca, Pablo Radivoy, precisó que la capacidad máxima de internos para detener en la prisión de Villa Floresta es “menor a 600”, pero esta semana hay alojados “915 presos”.


Cifras. “En la UP Nº 4, generalmente, hay alrededor de 980 internos cuando, en realidad, el máximo de capacidad ronda entre 560 y 580 reclusos”, detalló Radivoy.


Saavedra. El representante del Ministerio Público señaló además que desde hace al menos 3 años la población carcelaria en la Unidad Penal Nº 19 de Saavedra, “duplica” la capacidad máxima establecida.