Ciclo de entrevistas

Carestía: “Sentimos cierta falta de protección de la gente; y sólo pasa por cuidarse”

7/5/2021 | 07:51 |

Con una vida dedicada a pleno a la salud y a su especialidad, la gastroenterología, se trata de un profesional y funcionario respetado por todas las vertientes políticas.

Por Walter Gullaci - wgullaci@lanueva.com   

   Gustavo Carestía lidera uno de los ámbitos más complejos en estos tiempos de pandemia y vorágine sanitaria: el Hospital Municipal de Bahía Blanca.
Con una vida dedicada a pleno a la salud y a su especialidad, la gastroenterología, se trata de un profesional y funcionario respetado por todas las vertientes políticas. Pero lo que es fundamental, por su propio entorno. Por sus colegas.

   Al cabo, todo un referente de nuestra salud pública. Nada menos…

En doce frases

   1. “Uno trata de liderar, pero siempre dando la oportunidad de compartir la gestión, en este caso del Hospital. Hace muchos años que trabajo en salud pública. Y ya sobre el final de mi tarea profesional, estar al frente del Municipal, es como coronar una trayectoria muy prolongada”.

   2. “No podría trabajar si no es en equipo, algo imprescindible para mí. No suelo hacer nada sin consultar con mi gente. Casi no existen las decisiones unipersonales. He tenido la suerte de un gran acompañamiento, incluso de mi esposa Silvina, quien trabaja en el Hospital (es jefa de Compras desde hace veinte años) y tiene una visión mucho más social de la salud”.

   3. “Mi padre era sastre. Cuando sentía que todo el trabajo estaba perfecto acudía a un ayudante para que le revise todas las costuras por más mínimas que sean. Pero la puntada final la daba él. Así, considero, debe desarrollarse mi gestión y con mi equipo de trabajo. No se puede trabajar solo”.

   4. “Suelo ser calentón. La parte italiana siempre sale. Mi abuelo paterno era de Potenza y mi abuela, napolitana”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   5. “Me recibí de médico siendo muy chico, a los 23 años, y empecé a hacer la especialidad en Buenos Aires, durante seis años en el Hospital Ramos Mejía. Son muchos años de gastroenterólogo, pero no siempre lo esencial es el trabajo privado. A veces uno tiene la cabeza más puesta en el hospital público que en su propio consultorio. Y luego de 41 años de hacer mi especialidad decidí decir basta. Ya está, suficiente. Que otro médico más joven continúe con lo mío, lo que me da la oportunidad de estar plenamente metido en los requerimientos que plantea esta pandemia”.

   6. “A nosotros el aplauso no nos interesa demasiado si no viene acompañado del apoyo. Y éste viene a partir de la conciencia y responsabilidad de la gente. La gente que trabaja en los sectores más críticos del Hospital, como la guardia o los servicios de internación de Covid o de terapia intensiva, está absolutamente agotada. Llevamos un año y medio con muchísimo trabajo. Y muy complejo. Con una sobrecarga impresionante. Sentimos cierta falta de protección de la gente. Y ésta sólo pasa por cuidarse. Nada más que por eso”.

   7. “Para la Bahía Blanca del Bicentenario pienso un Hospital totalmente diferente al actual. En 2018 presentamos un plan estratégico que apunta al desarrollo de un establecimiento con aristas de modernidad que lo transformen en un hospital fácil para la gente. Que sea amigable tanto en lo tecnológico como en lo edilicio. Y en este segundo caso se requiere hacerlo prácticamente nuevo y en pleno funcionamiento, lo que no es nada sencillo”.

   8. “Para nuestro proyecto de un nuevo Hospital necesitamos, claro, muchísimo dinero. Por eso hemos convocado a grandes empresas, que creo que de alguna manera están un poco en deuda con el Hospital. De hecho, acabamos de iniciar una nueva ronda de gestiones para costear la posibilidad de tener más camas y dar así una mejor respuesta a todo esto que nos viene pasando”.

   9. “Hay que seguir trabajando en la atención primaria de la salud, un área que conozco mucho desde la gestión de Jaime Linares. Sostengo que el 80 por ciento de los problemas de salud se resuelven en la atención primaria. Sólo el 20 por ciento debería recaer en los hospitales, con lo cual tendríamos parte del problema resuelto”.

   10. “¿El momento del radicalismo? Raúl Alfonsín fue uno de los líderes políticos más importantes de la historia argentina, y su desaparición generó un gran agujero negro en el radicalismo, que por suerte en este último tiempo está tomando cierto impulso. Hay figuras que a uno le hacen reverdecer las ganas...”.

   11. “No tengo ambición de ningún cargo político. Cuando me retire, tengo ganas de hacer lo que siempre quise hacer, que es dedicarme a la música. He tenido hasta un programa musical en radio, durante ocho años y de rock nacional. También me encanta restaurar muebles”.

   12. “Olimpo es mi pasión. En cualquier circunstancia sigue siendo importante para mí. Ya con sólo pensar en algunas glorias que tuvimos, como el Ruso Schmidt, me apasiono. Nunca vi un 9 con la calidad del Ruso. Con uno de mis hijos extrañamos mucho poder ir a la cancha, al Carminatti”.

   Vos también podés proponer un líder para entrevistar en nuestros próximos episodios. Escribí un correo a contenidos@lanueva.com con el asunto LÍDERES o utilizá el hashtag #UnLíderEnBahíaEs en las redes sociales junto al nombre del candidato.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias