Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 19 de abril

Explosión en La Cámpora: "El desastre es tremendo", dijo un comerciante del sector

Fabián Scoponi, propietario de la pollería ubicada en Donado y Beruti, señaló que "supuestamente fue un atentado, pero no encontraron nada de lo que explotó".

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

   El propietario de un comercio vecino del local de La Cámpora donde esta madrugada se produjo una fuerte explosión contó que "supuestamente fue un atentado, pero no encontraron nada de lo que explotó".

   "Me avisó un vecino que es cliente y salimos desesperados pensando que nos habían roto un vidrio para robar. Al llegar nos encontramos con este desastre sobre el cual por ahora no sabemos nada", relató Fabián Scoponi, dueño de la pollería ubicada en donado y Beruti.

"Es un acto de violencia política", afirma un comunicado del Frente de Todos

   "El desastre es tremendo, no me quedó un vidrio sano; gracias a Dios el local tiene rejas. Pudimos entrar dos horas después de que me avisaron de la explosión, recién a las 5 de la mañana", amplió en diálogo con Panorama, por LU2.

   "Me llegaron fotos de unos panfletos que circularon por la zona, que estaban en las veredas. Me las mandó un cliente, porque le resultó raro ver algo así. El panfleto habla de una 'purga'", mencionó.

   "Mi pollería está destrozada. Venimos soportando meses durísimos, y ahora esto", completó.

"Tuvimos un Dios aparte"

   Luciano estaba aún despierto cuando la explosión destrozó los cristales de su departamento del primer piso del edificio ubicado frente al local de La Cámpora.

   "Estaba con mi hija viendo algunas cosas en el celular en la cama y nos sorprendió la explosión. Nos cayeron todos los vidrios encima", dijo el hombre al programa Panorama de LU2.

   Describió que la onda expansiva dañó todas las ventanas de la vivienda ubicadas sobre calle Berutti.

   "Volaron del departamento todos los vidrios que daban sobre ese sector. Pensé que había volado algo de gas de uno de los locales que están abajo del edificio".

   Indicó que tanto él como su hija y su esposa resultaron ilesos.

   "Estamos bien y tuvimos un Dios aparte, porque en la cama había vidrio en todos lados, saltaron como a dos metros. La onda expansiva fue tremenda y nos dejó shockeados".

   Finalmente describió que "cuando bajamos habían algunos vecinos y vimos tirados algunos panfletos haciendo alusión a temas políticos".