Historias

Tras el asesinato de un jugador que los dejó a punto de desaparecer, a ser campeones de la NCAA

6/4/2021 | 10:18 |

Baylor le quitó el invicto de 31 partidos a Gonzaga justo en la final, venciéndolo 86 a 70 y coronándose campeón universitario.

El festejo del campeón.

   La historia reciente, fría, recordará que Baylor le ganó a Gonzaga 86 a 70 y se coronó campeón por primera vez de la NCAA. Lo más curioso, desde lo deportivo, es que su rival llegaba invicto a esta definición.

   Claro que detrás del campeón hay una historia mucho más profunda, con un crimen de por medio, que conmocionó al básquetbol y al mundo universitario aún más. Fue el 30 de julio de 2003, cuando apareció muerto Patrick Dennehy, por entonces jugador de Baylor.

Dennehy y Dotson.

   El fallecido había forjado una amistad con Carlton Dotson, un compañero de equipo y de habitación.

   Ambos no lograban una relación amigable con el resto, al punto que Dotson recibía amenazas de dos compañeros. Preocupados, se compraron un par de armas y comenzaron a practicar tiro.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Un día el entorno comprobó que no regresaban, la preocupación aumentó, hasta que apareció el auto de Dennehy estacionado en un shopping.

   Algunos testimonios comprometieron a Dotson, quien se presentó de un día para otro, poco antes de que apareciera el cuerpo de su mejor amigo quien, finalmente, a pocos días del juicio, en 2005, se declaró culpable, siendo condenado con 35 años de cárcel.

   Cerrado el caso, por si fuera poco, inmediatamente la universidad de Baylor apareció nuevamente envuelta en un escándalo de drogas y pagos indebidos por parte del cuerpo técnico.

   Castigos, suspensiones y 10 años de sanción para el DT Dave Bliss –quien naturalmente renunció- resultaron suficientes para cambiar definitivamente el rumbo de una universidad que anoche escribió otro capítulo en su historia, esta vez, con final feliz.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias