C.R.O: "Siempre están las críticas, los haters y los malos comentarios, pero no les damos cabida"

17/4/2021 | 14:53 |

La figura del trap argentino rompió los moldes y editó recientemente el disco de heavy metal Mal de la Cabeza.

Foto: El Estilo Libre

   La figura del trap argentino C.R.O, quien rompió los moldes y editó recientemente el disco de heavy metal Mal de la Cabeza, con claras influencias de Pantera, Alice in Chains o Megadeth, afirmó que pese a que no abandona la música urbana latina siempre hace lo que siente "en el corazón".

   "Siempre están las críticas, los haters y los malos comentarios, pero no les damos cabida, sinceramente. Hacemos la nuestra", desafió el cantante, que mientras tanto continuó en la preparación de material de música urbana con el colombiano Kevin Roldán.

   Tomás Manuel Campos, mejor conocido como C.R.O, es un rapero argentino de 22 años nacido en la ciudad neuquina de Cutral Có, a muy corta edad ya acumula éxitos como Ella es una G, After house, Lambo, Money.

   Tanto C.R.O como Homer el Mero Mero, Chulu y Lil Troca forman parte de Barderos Crew, una de las agrupaciones más combativas del trap y el freestyle argentino. Algunos de ellos vienen de Neuquén y participaron de eventos junto a los trabajadores de Zanón y los despedidos de los pozos petroleros de la zona.

   En enero de 2016 lanzó su primer trabajo discográfico, un EP titulado 3, como uno de los apodos que tuvo cuando comenzó, con tres piezas: Gravedad, Bill€te$ y Cigarrette; en julio de ese mismo año editó la segunda parte, con los temas Tiempo, Primaveral y Stay.

   El álbum Droga, editado en 2017 con ocho temas, causó un fuerte impacto en la escena musical argentina, y le dio la oportunidad a C.R.O de realizar conciertos nacionales como parte de las actividades de promoción.

   El rapero lleva el rock en la sangre por la influencia de su madre y de sus amigos y hace un año se reunió con el guitarrista Francisco Cañardo, de la banda de trash Undermine, y con el bajista Ignacio de Tomasso, de los hardcore Melían, y se pusieron a trabajar juntos en las canciones que integran Mal de la Cabeza.

   Sumaron al guitarrista Joaquín Vázquez y al experimentado Nico Taranto en batería y parieron las canciones de un álbum que los muestra dueños de un metal poderoso, duro y groovero, con C.R.O cantando como su admirado Layne Staley de Alice in Chains pero también como el vocalista de una banda stoner.

   El disco ya se presentó en vivo y allí pudo verse el gusto de C.R.O, uno de los niños malos del trap local, por el metal y la seriedad con la que decidió encararlo.

   —¿En qué momento decidiste sumar a la guitarra, el bajo y la batería a tu sonido?

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   —Yo siempre, la verdad, me sentí atraído por el rock; de hecho, siempre fui de escuchar rock, cuando ni sabía lo que era mi mamá lo hacía sonar en casa. De a poco fui aprendiendo y haciendo temas de rock, pero nunca había hecho un disco profesional; capaz había hecho un tema pero sin baterías reales por ejemplo. Ahora cuando decidí hacer un disco, decidimos hacerlo más verdadero que nunca y ahí decidí sumar todos los instrumentos, toda la banda. Y me busqué lo mejor.

   —Tu compañero en Barderos Crew y amigo Homer el Mero Mero decía que en sus casas en Neuquén sonaba La Renga.

   —En mi casa sonaba de todo, mi vieja era de escuchar todo tipo de rock. Escuchaba mucho La Renga. La Bersuit sonaba mucho en casa y los fui a ver muchas veces en vivo con Gustavo Cordera y sin Gustavo Cordera. También Sumo, Pity Alvarez. Mis primeras bandas de metal fueron Megadeth y Pantera. Sobre todo Pantera; mi vieja de chico me decía "hijo, Pantera es la banda más grande de la historia" y yo era chico y le decía "de una, vieja". Y tenía razón.

   —¿Cómo empezaste a pulirlo?

   —Apenas llegué a Buenos Aires lo conocí a Joaco Tdeb, que es mi amigo, mi hermano, y con él empezó todo. Hicimos los primeros temas de rock con él, como Sangre. De ahí pasaron casi tres años y le dije que armemos la banda, por lo que llamamos a Ignacio De Tomasso, que es el bajista que tiene nuestra banda y que es un crack. Le pregunté a ellos dos, les dije que necesitábamos un baterista y al mejor guitarrista que haya en Argentina, y lo conseguimos de batero a Niko Taranto, que es una bestia y en la viola a Frankie, que es una verdadera bestia.

   Desde que lo contactamos a Frankie empezamos con el disco, empezamos a pulir todo, a grabar voces, guitarras, baterías y grabar guitarras de nuevo porque estaban desafinadas cuando las grabamos y etcétera. Fue todo un trabajo.

   —¿Hay cosas que las grabaste vos en guitarra?

   —Hay un tema nuevo que es con guitarra, que lo compuse yo, desde guitarra y los acordes lo hice yo y la banda me segundeó. Le mando composición, las ideas principales de las bandas las doy yo, escucho ideas de toda la banda y ellos escuchan mis ideas y lo trabajamos. Cuando se lo presenté a Nacho y Joaco les dije que el disco tenía que tener temas de un estilo, de este otro y de este otro, y la banda lo transformó, me lo presentó y me dijo "acá tenés".

   —El disco tiene cosas de rock stoner, tipo Natas o Queen of the Stone Age. ¿Te gustaban esas bandas? ¿Te gustaba Chris Cornell o Layne de Alice in Chains?

   —Sí, Chris Cornell y Layne me gustan mucho, son unos de mis favoritos. También me encanta mucho Nirvana, el sonido que tiene Nirvana no hay otra banda igual. Aunque pase la historia y pasen los años son bandas que siguen causándote lo mismo como la primera vez que lo escuchás y eso lo respeto muchísimo.

   —¿Hubo alguien que te dijo que no lo hagas?

   —Siempre están las críticas, los haters y los malos comentarios pero no le damos cabida, sinceramente. Hacemos la nuestra y siempre hacemos lo que sentimos en el corazón que hay que hacer, yo hago lo que siento. El público de la movida urbana siempre lo reconoció y lo valoran porque es algo difícil de hacer, no cualquiera hace rock, requiere talento. El trap, el rap y etcétera es un poco más fácil de hacer. (Télam)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias