Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

“Estoy destruido, lo del Morro no lo puedo superar”, dijo Facundo Silva, volante de Olimpo

El 10 aurinegro fue ex compañero y era amigo de Santiago García, el atacante uruguayo que se quitó la vida y que encontraron muerto en su departamento de Mendoza. “Era un hermano para mi”, le confesó el “Mono” a La Nueva.

Fotos: Prensa Olimpo

Por Sergio Daniel Peyssé / speysse@lanueva.com

   “Sigo shockeado, no lo puedo superar. Vivo pensando en la decisión que tomó, qué lo llevó a eso; era un hermano para mi”.

   Como muchos jugadores del fútbol argentino, Facundo Silva, actual volante central de Olimpo, sigue consternado por la muerte de Santiago García, quien se suicidó de un disparo y el último sábado lo encontraron sin vida en el departamento que ocupaba en la ciudad de Mendoza.

   Según las investigaciones, el Morro había tomado la determinación el jueves a la madrugada, horas después de haber dialogado telefónicamente con el mediocampista aurinegro, con quien compartió equipo en Godoy Cruz en la temporada 2016-2017.

   “El miércoles nos comunicamos por videollamada y lo noté bien de animo. Me comentó que le quedaban tres días en Mendoza y que tenía previsto irse a Uruguay a ver a su familia y a su hija. El jueves a la una de la mañana lo llamé porque lo vi en línea y me dijo que estaba en el cumple de un amigo, así que charlamos apenas unos minutos. Estaba como siempre, contento y chistoso, y nada hacía prever, al menos a la distancia, lo que iba a suceder después”, contó el mediocampista platense que usa la 10 en Olimpo.

   “¿Por qué no me diste una señal así me daba cuenta? Cuando hablamos noté que estabas bárbaro, como siempre. Me siento hasta culpable de no poder darte una mano, pero es que siempre estabas bien y nadie te ganaba, eras como un superhéroe que no hablabas de los problemas. Cuando te preguntaba decías: 'Estamos bien, perro'", publicó Silva en su cuenta de Instagram.

   "Me hiciste pensar: ¿habrá sido por el fútbol? Son todos una mierda en este ambiente, nadie valora nada y lo que menos les importa es la persona. ¿Por qué hiciste eso, hermano? Estoy completamente roto, vacío por completo. Sé que no vas a estar más, pero cómo te voy a extrañar", continúa el escrito.

   “Es cierto, el Morro era como un superhéroe que le ponía el pecho a los problemas cotidianos de la vida. Era un hermano para mi, un ser humano increíble, un futbolista fenomenal. Estoy hecho pedazos, perdón, pero me cuesta superar el momento”, le admitió Silva a La Nueva.

   “Tenía una humildad que en este ambiente es muy difícil de encontrar. Era una persona que valía la pena tener cerca, muy potable para el grupo y siempre decidido a dar una mano en lo que sea”, agregó.

   Silva sabía que el Morro estaba separado del plantel profesional del Tomba, que su relación con el presidente José Mansur había empeorado en el último tiempo, pero en las conversaciones constantes que mantenía con el atacante uruguayo jamás interpretó que estaba depresivo o que recibía ayuda psiquiátrica.

   “No sabía que estaba mal, depresivo, porque no lo sacaba a la luz y ni siquiera lo demostraba. El siempre tenía buena onda, se reía. Era positivo, tiraba para adelante y ayudaba a todo el mundo”, reconoció.

   “Mi enojo es con el ambiente del fútbol argentino, porque nadie valora nada, no se toma consciencia de nada y lo único que importa es ganar adentro y afuera de la cancha. Me siento defraudado con el sistema, por los que apartaron al Morro y lo dejaron solo. El sábado, cuando me enteré, tenía muchas ganas de hablar y de descargarme en contra de un montón de injusticias, aunque la realidad es que el Morro ya no está y nadie lo va a traer otra vez a este mundo. Perdí un hermano, y el hecho de pensar en él me parte el corazón en mil pedazos”, se emocionó.

   “Intenté viajar a Mendoza, pero tenía el auto roto y no encontré avión ni micro. Fue muy duro no poder despedirlo. Aunque me pone contento cómo lo despidió la gente; él se merecía eso y mucho más. Para los hinchas de Godoy Cruz será siempre un ídolo, y eso tiene un valor supremo en este ambiente de mierda”, remarcó.

   “Nunca lo voy a olvidar y lo prometo cada vez que pienso en él. Cuando pase el tiempo calmará el dolor, pero ni la muerte de mi papá me causó tanto sufrimiento como la del Morro. Hay que recordarlo bailando, cantando y sonriendo, como le gustaba estar a él”.