Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Bahía Blanca | Domingo, 04 de diciembre

Con el avance de la tecnología se acelera el crecimiento de la exportación

En estos tiempos es común que la gente exporte sus servicios laborales vinculados a labores vía web, y entonces, en este caso especial, lo que se exporta es un servicio abstracto.

   El Día de la Exportación se conmemora debido a que, por decreto del día 6 de noviembre de 1809, se permitió la introducción de mercaderías extranjeras en el Virreinato del Río de la Plata, siempre que fueran consignadas a comerciantes españoles. 

   Los productos competitivos con los del país tuvieron un recargo del 12% y por aquel entonces quedaba prohibida la importación de vinos, vinagres y aceites y se negaba todo permiso para extraer oro y plata.

   Cabe destacar que la obra de Mariano Moreno "Representación de los hacendados", que data de 1809, en donde denuncia las restricciones comerciales impuestas por España a sus colonias sudamericanas, fue la que inspiró estas transformaciones.

   De esta manera, el 4 de noviembre de 1942, el presidente Ramón Castillo instituyó esa fecha como Día de la Exportación.

   En el ámbito de la economía, exportación se define como el envío de un producto o servicio a un país extranjero con fines comerciales. Estos envíos se encuentran regulados por una serie de disposiciones legales y controles impositivos que actúan como marco contextual de las relaciones comerciales entre países.

   Cabe destacarse que la exportación siempre se efectúa en un marco legal y bajo condiciones ya estipuladas entre los países involucrados en la transacción comercial. Así es que intervienen y se respetan las legislaciones vigentes en el país emisor y en el que recibe la mercancía.

   La exportación puede efectivizarse a partir de diferentes vías de transporte, porque sí o sí, en la exportación, el conjunto de bienes o servicios deben “viajar” hacia otro país, que se encuentra a varios kilómetros de distancia, y entonces será preciso que se los traslade por tierra, en camiones, automóviles, entre otros, por mar o por avión. 

   En los últimos años, gracias a las bondades que proporcionan las nuevas tecnologías, especialmente Internet, se ha vuelto algo común y frecuente que la gente exporte sus servicios laborales vinculados a labores vía web, y entonces, en este caso especial, lo que se exporta es un servicio abstracto.

   La actividad opuesta a la de exportación es la de importación, que por el contrario supone el ingreso, la introducción de bienes o servicios de origen foráneo a una nación.

Equilibrio y  balanza comercial

   En un mundo tan globalizado, la balanza comercial es un elemento fundamental en el devenir de la economía de los países, ya que estos se encuentran inmersos en una red de intercambios de importaciones y exportaciones a nivel mundial.

   Lograr el equilibrio en esta balanza es uno de los objetivos de cualquier país que quiera mantener saneadas sus cuentas y no incurrir en un déficit excesivo. Explicado de manera intuitiva, para que un país mantenga una balanza comercial equilibrada no debe comprar más de lo que vende o dicho de otro modo, las importaciones no deben superar a las exportaciones.

   A lo largo de la historia han sido numerosos los economistas que se han centrado en estudiar cómo mantener el saldo de la balanza comercial positivo, pero siempre, al margen de los distintos enfoques con los que afrontaban la cuestión, llegaban a la misma conclusión: corregir el déficit comercial debe ser una prioridad.

Las exportaciones y la fortaleza de las divisas

   La moneda en la que se realizan las transacciones comerciales y su valor puede tener un fuerte impacto en la exportación de un país. De hecho, algunos países han utilizado tradicionalmente su capacidad de depreciar la propia moneda como forma de estimular las importaciones, al conseguir con dicha maniobra que otros países prefieran adquirir sus productos sobre los de otros países competidores por su menor coste.

   Sin embargo, la variabilidad de las divisas es también un arma de doble filo, ya que puede afectar a alguna de las partes negativamente si la transacción se realiza en una moneda que experimenta un alza o baja muy acusada en un período de tiempo reducido. 

   Hay que tener en cuenta que las exportaciones se cierran a un determinado precio y unas condiciones de pago concretas, que suelen incluir pagos aplazados a 90, 120 o 180 días, y que una variación sustancial del valor de la divisa entre uno y otro momento pueden terminar por generar importantes desequilibrios sobre el precio acordado inicialmente. 

   Es un recurso habitual que aquellas naciones que promueven el desarrollo de su industria establezcan medidas proteccionistas con respecto a los productos y servicios que producen para de este modo aventajarlos por sobre los productos que se importan. 

   Popularmente se las denomina trabas a las importaciones y tienen la misión de salvaguardar la producción y al productor local. Por tal cuestión los países eminentemente exportadores se verán afectados con un modelo de este tipo.