Liga Argentina

Los jugadores de Bahía tenían el regalo guardado para las madres y se lo dieron a la noche

18/10/2021 | 06:30 |

Joaquín Sánchez fue uno de los que le puso el moño al partido.

Joaquín Sánchez, seguido por Dupuy, va hacia el cesto. Un recurso que utilizó seguido. Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva y Bahía Basket.

 

Por Fernando Rodríguez

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_

 

   Las madres presentes en el Dow Center esperaban la salida de sus hijos del vestuario para compartir una foto. Ellas los ven crecer día a día, saben lo que sufren, lo que disfrutan y la ilusión que tienen. Era un día diferente, Bahía le había ganado a Del Progreso de Roca, por 80 a 72, tras la segunda fecha de la Liga Argentina.

   Joaquín Sánchez es uno de los pocos del plantel que la tiene a diario a su mamá, Laura Reiner, a quien ayer, como el resto, le hizo un lindo regalito.

   “La amo”, dijo, como si tuviera que aclararlo, después de abrazarla antes de la foto grupal. Fue una descarga. Como en la cancha, donde Bahía se soltó y fue competitivo.

   “En el primer partido hubo mucho nerviosismo por parte de todos y se vio reflejado en el resultado. Hoy (por anoche) pudimos soltarnos, a ellos los agarramos cansados en el segundo tiempo, tuvimos un buen arranque y lo aprovechamos”, reconoció Joaquín.

Las estadísticas completas del partido

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Su trabajo fue parejo, multiplicándose, desde bajar rebotes, repartir juego, penetrar y hasta meter un triple.

   Novaes, por su parte, contuvo a Wilkerson, Paz estuvo picante, el equipo logró correr y así dominó en gran parte del primer cuarto. No obstante, sintió el recambio, quedó demasiado piberío, le metieron un parcial de 12-4 y se emparejó.

   “El punto a mejorar es lograr consistencia, generar tiros claros”, opinó Sánchez.

Paz intenta dominar el balón ante Burgos.

 

   Cuando perdió la línea y se olvidó de jugar para lo que trabaja a diario, el equipo se desordenó. Jugar al ritmo del rival le costó caro, porque Del Progreso apostó donde tenía ventaja y sacó 6 de luz: 33-27.

   La respuesta de Bahía llegó después del descanso largo. Con Paz (3-3) y Tolosa (2-2) recargados, metió 5 de 5 en triples en 3m14 del complemento: parcial de 15-6, que se estiró a 17 con un doble de Sánchez.

   Este verano ofensivo le dio mayor energía en defensa y se vio un equipo sólido, efectivo, que abrió la cancha, tomó de espaldas a su rival y rompió hacia el cesto: 59-48.

Burgos queda trabado con Simondi y Aranda saca ventaja.
 

   Está claro que Bahía si logra imponer su juego es un rival incomodísimo para cualquiera. Habrá que ver de qué manera pueden evitar que les encuentren la vuelta para sacarlos de esa zona de confort.

   “Ahí está el laburo de los técnicos, para poder cambiar nuestro juego; más allá que tenemos una ideología, debemos generar situaciones nuevas para sorprender al rival, porque somos todos pibes y corremos. Los dos primeros partidos ya lo notamos”, reconoció Joaco.

"Todavía nos falta juego", dijo Heinrich, tras la derrota de Villa Mitre

   Con bajos porcentajes y acaso abusando del tiro a distancia, Bahía la pasó mal en el inicio del último cuarto.

   No obstante, cuando volvió a sus orígenes, hizo correr la pelota, ocupó espacios, cortó al cesto y hasta cargo al rebote ofensivo, llegando a sacar 15.

   Así pasó la segunda presentación y el triunfo –primero de la temporada- quedó en casa, donde el viernes Bahía recibirá a Villa Mitre. No será un partido más.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias