Quién es Matías Zanotto, el bahiense de 15 años que se va a jugar a Zaragoza

14/8/2020 | 21:50 |

El lungo de 2,02 metros, formado en Bahiense del Norte, arregló condiciones para ir al básquetbol europeo. "Mi sueño y mi objetivo es ser profesional", señaló.

Fotos: prensa Bahiense del Norte, CABB y archivo-La Nueva.

Por Mauro Giovannini / mgiovannini@lanueva.com

   Tuvo un par de llamados concretos hace dos años, cuando aún era preinfantil, aunque el lógico temor familiar por su corta edad impidió que avancen las negociaciones.

   Ahora, ya con 15 años cumplidos, el básquetbol español pasó a ser una realidad.

   Matías Zanotto, jugador de Bahiense del Norte, selló su vínculo con Zaragoza de España y pasará a formar parte de su cantera.

   "Tengo una gran pasión por el básquet, mi sueño y mi objetivo es ser profesional", le contó a La Nueva. el interno de 2,02 metros, que dio sus primeros pasos en el tricolor cuando tenía tan solo 3 años.

   Esta vez, con encuentros virtuales, el acuerdo se concretó y, ni bien la pandemia lo permita, Zanotto estará partiendo hacia el viejo continente. En principio, tiene programado trasladarse entre el 27 y el 28 del corriente.

   "Bahiense del Norte para mi es todo, es el club que me formó y me ayudó un montón para mejorar y moldearme tanto desde lo deportivo como físicamente. En el club son todas grandes personas y estoy muy agradecido a ellos", contó el nacido el 30 de mayo de 2005 en Bahía Blanca.

   "Como tantos chicos, siempre soñé con ir a Europa o ir a la NBA. Aunque nunca lo creí cierto hasta que llegó la posibilidad y me sorprendió, porque es algo que no se da todos los días", añadió.

Zanotto levanta la copa de campeón, con Bahiense, de la Liga U13

   El entrenador que más lo conoce, Jorge David, sostuvo que "es de los mejores proyectos de su camada" y que "siempre quiere mejorar".

   "Es un orgullo muy grande que se vaya a jugar a Europa; lógicamente tiene para corregir, porque tiene apenas 15 años, pero lo va a ir mejorando con el tiempo", señaló David.

   Por lo pronto, lo aguarda un contrato por siete temporadas, con revisión luego de las primeras tres.

   "A mí no me gustaba que se encasille en una posición a un jugador —añadió—, trato de inculcar que jueguen con la pelota. Mati ha tenido un progreso muy grande; técnicamente no ha sido de los mejores, pero tiene constancia con el trabajo, no falta nunca a un entrenamiento y a veces se queda entrenando de más".

   Su altura le permitió destacarse desde muy chico cerca de los tableros y lo llevaron a ingresar en la final del año pasado de U17, ante Alem. Aunque David cuenta que con entrenamientos ha progresado mucho. Allá, probablemente apunten a que se afirme como alero.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   "Empezó a tener mucho mejor manejo, por eso a veces traslada, que para un chico de su altura no es nada fácil. Su tiro también está mejorando, mete bastante de afuera y se convirtió en un jugador completo. Además, tiene timing para las ayudas defensivas, al margen de que saca ventajas por el tamaño, porque se mueve bien y es inteligente, esa es otra virtud", mencionó. 

   Siempre llamó la atención.

   Sus largos brazos y su estatura muy por encima de la media le permitían volcar la bola con facilidad siendo Mini de primer año, como aquella primera vez en el Pedro Sánchez del club Velocidad.

   Tampoco tardó mucho en mostrar sus destrezas en el aro grande, ya que en la semi del Final Four de la Liga U13 (2018), ante Recreativo de Paraná, en el gimnasio Manu Ginóbili, dejó a todos con la boca abierta.

 Zanotto, a la izquierda, junto a Santiago Candia, compañero en Bahiense y en la selección nacional

   Fue campeón con Bahiense del torneo local, a nivel provincial y de esa mencionada Liga, siendo U13.

   Formó parte del plantel de Bahía Blanca que ganó aquel primer provincial para la camada  y se dio el lujo de recibir el premio al jugador con más proyección en el Argentino de 2018, donde también cortó las redes.

   En tanto, el año pasado integró la primera edición de la Academia CABB, con entrenamientos personalizados en el CeNARD, y empezó a sentir los colores celeste y blanco.

   Matías tiene una historia de encuentros y desencuentros con la selección argentina, ya que fue campeón del Sudamericano U14 que se disputó en julio del año pasado en Brasil, aunque por una lesión no pudo jugar en todo el certamen.

   "Siento que me quedó un asunto pendiente de poder jugar y vestir la camiseta más hermosa de todas", contó Zanotto al respecto.

   Además, formó parte del selectivo CABB del programa Jr. NBA que reúne a los mejores valores del país.

   Ahora, intentará escribir otra página de su carrera, siendo parte del básquetbol español.

   "Cuando me dijeron que era jugador de Zagaroza me dio un poco de temor, no por haberlo hecho, sino porque es una etapa nueva y lo nuevo es desconocido. Decidimos con mi familia que esto es lo mejor para mí, a pesar de tener que alejarme de ellos y de mis amigos", señaló.

   "Me dicen que tengo una extraña cualidad de no ser muy cariñoso, así que estimo que no voy a extrañar mucho. Espero que siga todo así, porque va a ser complicado estar lejos de mi familia", contó con una sonrisa y un dejo de melancolía.

   A volar...

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias