Es una buena oportunidad para rescatar lo mejor del corazón de cada uno

4/7/2020 | 07:00 |

Las actividades religiosas llegan a la comunidad mediante formatos en vivo a través de plataformas como Facebook.

Fotos: Rolando Ramos-La Nueva.

Natalia Miguel-nmiguel@lanueva.com

   El padre César Cardozo, a cargo de la parroquia María Auxiliadora, entiende que se podría imaginar pero nadie puede saber con exactitud como será “la nueva normalidad”, luego de la pandemia que afecta al mundo. “Más allá de la forma en que se vaya planteando la famosa post pandemia, lo importante es como vamos a salir nosotros, el corazón humano. El Papa nos decía que después de una crisis se puede salir mejor o peor. Tratamos que toda crisis, y sobre todo esta, nos ayude a salir mejores personas, mejor comunidad y mejor sociedad”.

   El joven párroco, oriundo de Punta Alta, manifestó que “sí tenemos la esperanza firme de saber que esto, tarde o temprano, va a terminar. Lo que se espera o tal vez intranquiliza es no saber cuándo terminará”.

   “Es algo nuevo que sorprendió a todos, incluso hasta el mismo mundo científico, que se vio superado por esta situación, y que significa un gran desafío para la humanidad”, recalcó.

   “En medio de todo esto que nos puede entristecer, agobiar, porque nos cambió la vida, sobre todo por el distanciamiento y el dolor de las personas que sufren o mueren por el virus, hay que saber encontrar oportunidades, espacios y sacar lo mejor del corazón de cada uno. Todo lo poco que podamos hacer, sobre todo cuidarnos, es el camino para poder salir”, expresó.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   No obstante, aclaró que “no vamos a salir individualmente, sino todos juntos, como comunidad. El gran desafío es encontrarnos todos, más allá de las posiciones políticas, religiosas y de pensamiento. Es la forma para salir adelante. Lo que le pide Dios a la humanidad es eso: 'No te podés salvar solo, sino con tu hermano, con el prójimo'”, compartió.

Solidaridad
   Y en medio de la pandemia, la solidaridad es lo que más se necesita, situación que a nivel local es notoria a partir de muchos grupos de personas que trabajan en forma desinteresada por quienes se encontraron frente a una situación de vulnerabilidad.

   Este hecho fue destacado por el padre Cardozo, quien señaló que “los grupos juveniles de las comunidades se pusieron al servicio para llevar adelante la colecta de Cáritas, en un contexto distinto, con responsabilidades renovadas, y la gente respondió. Fue un lindo signo que los jóvenes y personas de buena voluntad, como los scouts, pongan su corazón y su tiempo para llevar adelante la colecta. La pandemia no la interrumpió, sino que la caridad y la solidaridad triunfaron en este aspecto”.

   “Este 2020 nos marcó a todos, incluso a la vida de la Iglesia en nuestra ciudad. Las distintas parroquias tuvieron que saber adaptarse a este nuevo desafío, por ejemplo no celebrar Semana Santa con las comunidades, que fue algo que muchos extrañamos, y con la nueva forma de llegar a los hogares con la presencia de Dios mediante transmisiones en vivo de manera virtual”.

   “Mi percepción es que la población respondió muy bien. Las autoridades civiles nos han presentando un camino para afrontar este tiempo y creo que la comunidad puntaltense se fue adaptando a las medidas”.

   “Ya llevamos mucho tiempo. Es verdad que tenemos nuestros momentos de cansancio, nuestro anhelo que termine pronto todo esto, y surgen otras necesidades en el contexto económico. Sin embargo, los vecinos saben ser  pacientes, más allá de algunas excepciones que siempre existen, pero en general entienden que cuidarse en también cuidar al otro”, remarcó el párroco.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias