Le quitaron la beca del ENARD

Brian Rosso: "Tuve momentos en los que dije 'no remo más', pero es muy injusto"

1/4/2020 | 15:11 |

El remero dijo todavía tiene esperanzas de ir a los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021.

   El remero Brian Rosso, a quien le suspendieron la beca del Enard luego de ser apartado de los seleccionados nacionales por seis meses por "indisciplina", admitió hoy que pensó en largar todo, aunque quiere que los dirigentes revean sus decisiones "injustas" y todavía tiene esperanzas de ir a los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021.

   "Tuve momentos en los que dije 'no remo más', pero es muy injusto. La estoy pasando muy mal con el tema de la sanción, trato de solucionarlo y abrir diálogo con la Federación pero se está complicando. No me merezco esto", aseguró Rosso, doble medallista panamericano, en diálogo con Télam desde su departamento en Mar del Plata.

   Rosso denunció que la Asociación Argentina de Remeros Aficionados (AARA) le quitó la beca del Enard, incluso la beca extraordinaria y solidaria de 10.000 pesos por abril y mayo, que tenía previsto donar a la Municipalidad de Mar del Plata en el marco de la emergencia sanitaria nacional por la pandemia de coronavirus.

   "Por ganar dos medallas en los Panamericanos de Lima cobraba una beca de 24.000 pesos. Eso me alcanza apenas para comer y entrenar. Cuando me enteré de la beca extraordinaria por el Covid-19 me pareció bien donarla al Municipio de Mar del Plata para que la utilice en temas de salud. Y también me suspendieron esa beca. Me lastima mucho como argentino que haya dirigentes así que solo ponen trabas", contó el deportista de 32 años.

   Rosso, que también trabaja como guardavidas en su ciudad hace cuatro años, aclaró que "lo voy a donar igual porque me comprometí con la Muni. Ellos siempre me apoyaron. Si no me escuchan, el tema de las becas lo voy a solucionar aunque sea por la vía legal".

   El marplatense fue suspendido del seleccionado argentino el 11 de marzo, por seis meses, 20 días antes del Preolímpico clasificatorio a los Juegos de Tokio (luego se postergaron el Preolímpico y los Juegos por la pandemia de coronavirus). Su conflicto con la Asociación se produjo en una concentración en Tafí del Valle, donde fue acusado de "indisciplina".

   "No lo puedo creer. El manager que había dicho que yo hacía lo que quería (Santiago Fernández) fue despedido. Después me sancionaron a mí aunque justifiqué que estaba lesionado. Te pueden querer dar una lección, pero me hicieron pelota mentalmente con el tema de sacarme la posibilidad de ir a los Juegos Olímpicos. La pasé mal yo, mi familia, mis amigos...", relató Rosso.

   "No entiendo cómo se manejan. No quiero creer en la mala fe de alguien; la federación no está conformada por sola una persona. Me están buscando por todos lados para arruinarme, porque la beca es mínima, con cualquier otro trabajo ganaría más. Quieren que se me vayan las ganas de remar y representar a mi país", agregó el remero.

   A pesar de todo, Brian se está entrenando en su hogar. "Me mudé al mismo edificio que mi hermano Cristian (también remero del seleccionado), él vive en el sexto piso y yo en el octavo. Tenemos un simulador de remo que trajimos de Europa y es muy efectivo, y rodillo para hacer bici. Estamos preparados para entrenar adentro porque muchas veces por el clima tampoco podemos salir a remar", explicó.

   De todas formas, Rosso admitió que "estoy entrenando pero con la cabeza en nada. En unos meses veré si puedo hacer la preparación para Tokio. Para ir a unos Juegos Olímpicos necesitás el apoyo de todos, por eso quiero solucionar las cosas con la dirigencia".

   Por último, el remero pidió: "No quiero que se manche mi nombre. Quiero que esto se solucione.

   Quiero arreglar las cosas. Me siento orgulloso de representar a la Argentina y no haría nada para estar fuera de eso. Pero si mi situación no cambia, voy a anunciar mi retiro de la selección argentina para siempre". (Télam)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias