¿Apostaron algo?

Tienen mucho en común, hasta la opinión sobre el clásico: “el que se equivoca pierde”

9/2/2020 | 05:00 |

Los bahienses Facundo Laumann y Martín Ferreyra son defensores, amigos, se conocen desde hace años y compartieron club alguna vez. Hoy, Villa Mitre y Olimpo los pone frente a frente, y a ese duelo se refirieron en el propio estadio tricolor donde esta tarde se jugará el partido.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / speysse@lanueva.com

   Después del test cultural, el juego fallido de pegarle al travesaño desde el borde del área (cinco disparos, ninguno acertado) y el “invento” de embocar la pelota en el arco desde la mitad de la cancha para demostrar al menos que no son defensores con “pies redondos”, fue momento de hablar de fútbol. Sí, del clásico que animarán esta tarde Villa Mitre y Olimpo en El Fortín tras 13 años, 5 meses y 11 días.

   El sol del mediodía pegaba fuerte en el verde césped del estadio tricolor, así que elegimos hacer la nota en el banco de suplentes local, pero tuve que esperar a que Facundo Laumann y Martín Ferreyra, “panchos” en el círculo central, lleguen a un acuerdo y arreglen números para salir a cenar. ¿Solos o con compañía? No me dejen afuera...

   El último duelo, el de meter el balón en el arco que da a calle Necochea sin que pique antes, lo ganó “Facu”, quien enseguida le empezó a reclamar a su colega aurinegro el premio que habían puesto en juego.

   Yo escuché una cena, una salidita a un restaurante, pero no se equivoquen: paga el que pierde esta tarde, cuando la “Villa” y el olimpiense se enfrenten por la fecha 18 del torneo Federal A. Así era el trato.

   “Ahhh... está bien, queda claro. Después del clásico hablamos entonces”, se adelantó “Carucha”, uno de esos jugadores --y se notó-- que no quieren perder ni a un duelo de preguntas y respuestas.

   —Ganaste en buena ley, pero estabas con botines y Martín en zapatillas. Eso influye.

   "Pero al fútbol, ¿con qué se juega? El no se animó a pedirle un par al utilero (“Pipi”, quien nos hizo el aguante en el vestuario). Igual le iba a prestar unos de descarte para que le pegue para cualquier lado...(risas)”.

   —Martín, defendéte.

   —Estoy pensando como le erré al arco (metió 1 de 5 contra 3 de 5 que hizo su contrincante). Le di demasiada comba y no calculé la velocidad del viento. Es un juego y hay que tomarlo como tal, pero viene bien para descomprimir lo que es la tensión del clásico.

   —Bueno, Facundo, Villa Mitre se encuentra tercero y Olimpo último. ¿Qué tipo de encuentro se puede dar?

   —El clásico es un partido aparte, es especial. Es un duelo donde quedan de lados los antecedentes previos. En ningún momento del año vivís, sea en el club, en la ciudad o en tu entorno familiar, una semana previa como la de ahora, donde te viven preguntando por este clásico. Hay una ansiedad terrible y, al menos yo, siento que voy a jugar una final del mundo. Siempre quise jugar este partido, desde que era alcanzapelotas o lo palpitaba desde lejos. Estoy contento y lo trataré de disfrutar.

   —”Tincho”, ¿la victoria de la fecha pasada ante Camioneros los hace llegar más desahogados, con menos presión?

   —Coincido con Facundo, este es un partido aparte. Estés bien o mal, un clásico te motiva por sí solo. Se activa algo dentro de uno que no suele aparecer en otros encuentros, es como que el cuerpo se llena de una energía distinta. Ese día sentís un fuego interior que en otra ocasiones no te quema el pecho.

   —¿Por qué está tan mal Olimpo?

   —Es un cúmulo de varias situaciones. Nos costó la adaptación a la categoría y algunos resultados negativos no estuvieron acordes a los buenos rendimientos. De ahora en más lo importante es sumar, seguir creciendo y levantar definitivamente.

   —Algo es cierto: futbolísticamente en este 2020 están mucho mejor que el año pasado.

   —Sí, las vacaciones vinieron bien para relajar la mente. La transición de la B Nacional al Federal A fue traumática para muchos, costó superar la presión y, de todo el plantel que había cuando bajamos, solo quedamos 10. No fue sencillo soportar dos descensos seguidos y armar un plantel nuevo en una categoría que Olimpo no jugaba desde hacía bastante tiempo. Pero ya está, en este 2020 el equipo se acomodó, dentro y fuera de la cancha.

   “Si no voy a hablar, me voy a almorzar porque me hace ruido la panza”, tiró, entre risas y amagando a pararse, el central villamitrense.

   —Ahí va una para vos: ¿por qué está tan bien Villa Mitre?

   —Es la consecuencia de hacer bien las cosas. Villa Mitre viene pisando fuerte desde hace algunos años, es un club derecho y bien organizado. El plantel se formó a partir de una base que lleva 2 o 3 años en el club, y los que vinimos tuvimos que acoplarnos y sumar. Igualmente hay puntos a mejorar, no somos un equipo perfecto ni mucho menos.

   —¿Ves a la gente tricolor muy ilusionada?

   —Sí, no descubro nada con decir que el hincha de Villa Mitre es muy pasional. Es fanático del club, de cada una de las disciplinas, y eso lo percibís en la calle. Vivo en el barrio y solo escucho hablar de la institución, de lo bien que está y de como crece día a día.

   —Para los dos: que no sea un 0-0 tan apático como el de la primer rueda.

   —Ferreyra: “Me imagino un partido duro, trabado y sin espacios. Cada uno tratará de aprovechar los defectos del otro. Es difícil analizar este juego en la previa porque puede pasar cualquiera cosa; habrá nervios, tensión y mucho temor a equivocaciones. El que sea más certero se va a quedar con el resultado.

   —Laumann: “Será un partido duro, complicado, que se puede llegar a definir por detalles. Debemos entrar a la cancha sabiendo que no nos podemos equivocar para no darle chances a ellos a que nos conviertan”.

   —¿Qué opinión les genera la intempestiva renuncia, por expresa exigencia de la dirigencia, de Pedro Dechat como técnico de Olimpo?

   —Laumann: “No es quiera lavarme las manos, pero creo que no me corresponde opinar. No me parece etico, no es mi entrenador ni mi equipo”.

   Ferreyra: “La noticia fue inesperada y nos golpeó duro. Ya está, prefiero enfocarme en el partido”.

 

Sin visitantes y a cancha llena

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

 

   —”Facu”, ¿es un plus jugar solo con gente de Villa Mitre?

   —Si. Fue una buena decisión de la dirigencia, que piensa que el estadio lo puede llenar solo con parciales de Villa Mitre. Es la realidad, me ha tocado venir a esta cancha con otros equipos y siempre estuvo llena con seguidores tricolores. Es lógico jugar sin visitantes sabiendo que la gente de tu club va a copar el estadio.

   —Por tu pasado en Olimpo, ¿te hubiese gustado que haya público visitante?

   —Me da igual.

   —Martín, ¿qué tenés para decir?

   —En la B Nacional y en el Federal A se juega sin visitantes, y es como que te acostumbrás a tener todo en contra. Igualmente el cariño de la gente de Olimpo se siente, y nos vamos a aferrar a eso.

   —Creo que se van a marcar mutuamente en las pelotas paradas. Me imagino el primer cruce en alguna de las áreas.

   —Laumann: “A Martín lo conozco desde muy chico y él sabe que conmigo no va a tener problemas. Es un partido de sangre caliente, cada uno estará metido en lo suyo y, por más que esté con la adrenalina a full, lo voy a respetar.

   Ferreyra: “No va a pasar nada. En el clásico pasado, en el Carminatti, lo primero que hicimos fue darnos un abrazo; tenemos buena relación porque nos conocemos de cuando estábamos en Olimpo. No tenemos que generar violencia de adentro hacia afuera, somos jugadores de fútbol y debemos comportarnos como profesionales y buenos colegas.

   —¿Arriesgan un resultado?

   —Laumann: “Nooo, tranquilo. Vamos a ganar; sólo eso”.

   —Ferreyra: “Ojalá que gane Olimpo”.

   —¿Cuál es el mensaje para los hinchas?

   —Laumann: “Que sea un partido en paz y que salga un espectáculo hermoso. Vendrá gente de la zona a ver el partido ya que hace mucho no se da en El Fortín. No los podemos decepcionar”.

   —Ferreyra: “Por más que la gente de Olimpo no venga, habrá muchos neutrales que van a querer ver un partido sin problemas. A eso debemos apostar. Sé que los hinchas de Olimpo nos alentarán desde donde estén”.

   El agua del termo se había terminado y el mate ya estaba lavado.

   “Estaban buenos”, deslizó “Tincho”.

   “Al menos el capo (en referencia a mi compañero Mikel Iñurrategui) cumplió en seguirnos por toda la cancha cebando buenos `materiales'. Cambiale la yerba...”, acotó Laumann.

  Antes del cierre de la nota, Martín Ferreyra pidió que se revea el resultado del último duelo, ese de embocar la pelota en el arco desde 50 metros.

   “Perdí en buena ley, no soy de quejarme, pero me hicieron trampa. Facundo estaba en botines y yo en zapatillas; me resbalaba, no me podía afirmar”, disparó el de Olimpo.

   “Ahora es tarde. Estaba todo en regla, pagandooo...”, contestó el de la “Villa”.

 

Los números de “Caru”

 

18

Partidos. En Villa Mitre: 15 en el torneo Federal y 3 por Copa Argentina. No marcó goles y nunca lo expulsaron.

 

Los números de "Tincho"

 

118

Cotejos. En Olimpo con 5 goles y 4 rojas. Fueron 69 Reserva de AFA, 24 Liga del Sur, uno Superliga, 11 B Nacional, 11 Federal A y 2 Copa Argentina.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias