La bicicleta para "una Bahía sustentable": ventajas, normas y un cambio cultural

28/2/2020 | 09:11 |

La mayoría de los usuarios que respondió la encuesta de La Nueva. indicó que no tiene bici. Desde el Municipio señalaron que se está pensando en un convenio para que este medio de transporte sea más accesible.

Fotos: Pablo Presti-La Nueva. / Video: Belén Uriarte

Por Belén Uriarte / buriarte@lanueva.com

   Al anunciar la construcción de una ciclovía por el medio de Sarmiento y cambios en los cordones delimitadores, el secretario de Movilidad Urbana y Espacios Públicos, Tomás Marisco, remarcó la importancia de usar la bicicleta como medio de transporte para una Bahía Blanca sustentable.

   Resaltó que además de ser económica, amigable con el medioambiente y buena para la salud, ayuda a la desconcentración de autos.

   —En ciudades de la magnitud de Bahía Blanca sabemos que es el tránsito es uno de los temas más complicados. Bahía tiene un nivel de cantidad de autos per cápita muy alto, por ende tenemos que apostar a otras vías de transporte. El transporte público es una en la que se ha invertido mucho durante esta gestión y en la anterior también, hay que reconocerlo; y las ciclovías es algo que empezamos durante esta gestión y vamos a apostar a seguir extendiéndola porque creemos que es importante para un medioambiente sustentable.

   El objetivo municipal es comenzar en abril y que para la primavera esté concluida la primera etapa, que pretende triplicar el tramo de ciclovías en la ciudad. 

   —En Alsina está la semipeatonal y en Yrigoyen, la ciclovía: muchos usuarios se quejan porque dificulta la circulación y cada vez quedan menos espacios para estacionar. ¿Qué dicen desde el Municipio?

   —Tenemos que desalentar el uso del auto o la llegada del auto al microcentro. En ciudades del tamaño de Bahía Blanca se tiende a que en el microcentro se llegue a pie, caminando 4 o 5 cuadras desde donde dejamos el auto. Hoy prácticamente queremos entrar al probador con el auto para probarnos el jean, y la verdad es que esa idiosincrasia va a tener que ir mutando paulatinamente, y el auto dejarlo a 4, 5, 6 cuadras del microcentro, que creemos que no es tanto, y  descongestionar el microcentro porque la concentración de tanta cantidad de autos, transporte público y demás contamina no solo por el smog sino también por la contaminación sonora. Así que vamos a tender a que en el microcentro haya cada vez más lugares peatonales y con ciclovías que lugares para estacionar el automóvil.

   —¿Cuáles son las normas que tiene que tener en cuenta el ciclista a la hora de conducir por la ciudad?

   —Primero, donde existe ciclovía utilizar la ciclovía: hemos visto que utilizan el lugar para el peatón en el Paseo o la calle misma con los riesgos que conlleva. Como Estado debemos exigir dando las herramientas: si exigimos que anden por las ciclovías tenemos que darles un circuito atractivo, así que por eso la inversión que vamos a realizar este año. Y en los lugares donde no existe ciclovía deben circular por la derecha, por la mano.

   Marisco remarcó que el ciclista tiene que llevar el casco para bicicleta, las luces refractarias, y "todos los medios de seguridad para achicar el margen del daño que pueda sufrir porque es el más débil dentro del tránsito bahiense". Además, indicó que tiene que cumplir con las normas válidas para el resto de los vehículos, como las indicaciones de los semáforos. 

   —¿Qué pasa con el tema de los espejos?

   —Vamos a estar presentando en este primer trimestre una ordenanza que muestre normas claras, sobre todo de seguridad, tanto para los ciclistas como los usuarios de monopatines, que vemos que se proliferan cada vez más en la ciudad y creemos que va a ser un medio de transporte habitual dentro de poco: ya se está imponiendo en otras ciudades de Argentina, son tendencia y creemos que llegaron para quedarse en Bahía. 

   —¿Va a haber sanciones para quienes no cumplan las reglas?

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   —Por supuesto. Va a haber sanciones con los inspectores de tránsito y ante el tribunal de faltas como existe comúnmente para el automovilista. Así como vamos a dar normas de seguridad, que creemos que las ciclovías son instrumentos para que circulen más seguros, se debe exigir también. 

   —¿El peatón tiene prioridad por sobre el ciclista y el ciclista por sobre el automovilista?

   —Así es y se va a seguir haciendo hincapié en eso. Si hay que hacer una autocrítica: tenemos que mejorar muchísimo en cuestiones de educación y seguridad vial. Desde la Secretaría de Movilidad Urbana es algo a lo que estamos tendiendo, por eso también la creación de la misma. Va a haber cambios sustanciales a la hora de sacar el carnet de conductor, va a haber un módulo donde se hable de seguridad vial y el manual de los ciclistas va a estar incluido, cosa que no estaba. Creemos que se empieza desde la educación.

   En La Nueva. preguntamos a los usuarios si van a usar la bicicleta con la ampliación de las ciclovías

   Votaron más de 1.700 personas: el 32,2 % respondió que no tiene bici, el 29,1 % dijo "sí, siempre", el 20, 8% optó por "no, me da miedo" y el 17,9 % restante contestó que "a veces".

   —Tenemos que fomentar el uso de la bicicleta. Dándoles herramientas o sectores donde puedan circular tranquilos con la bicicleta creo que vamos a incentivar el uso de la misma: mejorando el espacio público también. Apuntamos a que la próxima encuesta que hagan en primavera, cuando esté listo todo el circuito nuevo de ciclovías, cambie la tendencia y ya sí sea la mayoría que “sí, siempre” vaya a usar la ciclovía y la bicicleta básicamente —dijo Marisco.

   —¿Se piensa en una especie de convenio para que sea más accesible adquirir una bicicleta?

   —Sí, todavía no lo hemos encarado fuertemente pero hemos tenido algunas reuniones con la plataforma integral del uso de la bicicleta, que son parte de la Mesa de Seguridad Vial. Tienen algunas ideas interesantes sobre todo con las empresas de venta de bicicletas. No hemos trabajado a fondo todavía pero sí tenemos que experimentar y explorar alguna forma para que para la gente sea más atractivo el uso y la compra de la bicicleta. Tenemos que utilizar toda la ingeniería y las herramientas que tenemos del Estado para incentivar el uso de la misma y para que la tendencia vaya cambiando paulatinamente, como en muchas ciudades del tamaño de Bahía Blanca. Creo que es el tamaño ideal de ciudad para el uso de la bicicleta, no me cabe duda de eso. 

  —¿Qué tan lejos estamos de un sistema gratuito como el que está en Capital, por ejemplo?

   —Mediano plazo. Hemos tenido reuniones en Capital para ver el sistema. No sé si gratuito 100 % porque desde el Gobierno de la Ciudad nos decían que hasta alienta el vandalismo, cosas que hemos visto; quizás con un pago de manera simbólica pero que la gente sepa que tiene una contraprestación y demás, una bicicleta en buen estado y para el uso y la conservación de la ciclovía, obviamente no muy oneroso ni mucho menos. Pero estamos a mediano plazo cerca de conveniar para poder tener estaciones de bicicletas en tres o cuatro puntos básicos de la ciudad.

En bici por Urquiza

   Nos subimos a una bicicleta y recorrimos algunas cuadras de Urquiza que tienen ciclovías. Vimos que la mayoría de los ciclistas respeta sus carriles, excepto en algunos sectores donde transitan por el contrario por el mal estado del asfalto, una de las principales quejas de los usuarios.

   También pudimos observar que algunos van caminando por la ciclovía, con la bicicleta a cuestas; otros van por la senda del peatón y no faltan los que, a pesar de tener la ciclovía al lado, optan por la calle. 

   A favor del ciclista: la mayoría lleva las luces correspondientes y se ven muchos cascos en el sector del Paseo de las Esculturas. 

Opiniones y quejas por las ciclovías: las respuestas desde el Municipio

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias