Tic Tac

8/12/2020 | 07:00 |

Las pantallas modernas emiten un tipo de luz que estimula al reloj biológico, cuando recibe esa luz a la noche el reloj se desorienta y nos cuesta dormir.

Por
María Florencia Daneri

Por María Florencia Daneri / Especial para La Nueva.

   Tic Tac...nuestro cuerpo posee un reloj y ritmos propios. A lo largo del día varían nuestros niveles de sueño y de energía, también la secreción de hormonas y la actividad de nuestros órganos. Se podría decir que somos relojes andantes, hasta nuestra temperatura corporal varia a lo largo del día, alcanzando sus niveles mínimos a la madrugada. Mientras dormimos se da la mayor actividad de reparación de tejidos y por la tarde los mejores tiempos de reacción y máxima coordinación manual. Nuestro reloj interno, como todos los relojes, necesita ponerse en hora, y para esto usa un sincronizador externo...la luz solar. Por eso es tan importante que nos expongamos a la luz natural y que bajemos los niveles de luz ambiental cerca del horario de ir a dormir. Las pantallas modernas emiten un tipo de luz que estimula al reloj biológico, cuando recibe esa luz a la noche el reloj se desorienta y nos cuesta dormir.

   Pero...donde esta ese reloj??? el reloj se encuentra en nuestro cerebro, justo por encima de los ojos. Esta región del cerebro recibe información de las retinas acerca de la luz ambiental y envía señales al resto del cuerpo para controlar los ritmos.

   Si prestamos atención nos daremos cuenta que no todas las personas tienen los mismos ritmos biológicos. Hay personas más matutinas, las llamadas alondras, que se despiertan temprano y están muy activas a la mañana y personas más vespertinas, los búhos, que se despiertan tarde y están mas activas al anochecer. Sin embargo, cuando de noche prendemos la luz e interaccionamos con pantallas, lo que hacemos es perder relación con las señales de la naturaleza. Esto hace que, en lugar de respetar nuestros ritmos, nos adaptemos a lo que nos demanda la vida en sociedad hoy, y eso tiene sus consecuencias. En los últimos 100 años se estima que hemos perdido 2 horas de sueño, el ideal de 8 horas de sueño, casi nadie lo cumple. Las consecuencias? estamos cansados, de mal humor, cometemos más errores, tenemos más accidentes y nos enfermamos mas. Es que le estamos sacando al cuerpo el tiempo que le dedica a la reparación, lo que impacta en nuestra salud. Será cuestión de apagar las luces y escuchas mas nuestro tic tac interior...

Sobre la autora

   María Florencia Daneri es investigadora en el área de neurociencias interesada en la divulgación científica. Cuenta con amplia experiencia como docente y comunicadora.

   Es Doctora de la Universidad de Buenos Aires - Área Ciencias Biológicas - Neurociencias.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Licenciada de Ciencias Biológicas en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires. Neurofisiología.

   Profesora Universitaria para la Enseñanza Media y Superior en Biología. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, UBA.

   Especialista en el estudio comparado de habilidades cognitivas y sus bases neurales en vertebrados. Actualmente Investigadora Científica de CONICET - Investigadora Asistente en INBIOSUR.

Producción científica

• 10 Artículos originales en revistas científicas internacionales y nacionales con referato.

• 2 capítulos de libros en colaboración.

• Evaluadora de artículos de pares - Revista Argentina de Ciencias del Comportamiento

• Más de 50 comunicaciones en reuniones científicas y congresos internacionales y nacionales.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias