Bahía Blanca | Domingo, 02 de octubre

Bahía Blanca | Domingo, 02 de octubre

Bahía Blanca | Domingo, 02 de octubre

El documental que ganó un premio internacional al reflejar el trabajo de una ONG bahiense

Se trata de "El huevo del dinosaurio", que fue realizado por la directora bahiense Josefina Recio y que se llevó el reconocimiento mayor en "Arte y Sociedad" del Festival Hispanoamericano de Cine y Documental Independientes en México.

Foto: Pablo Presti-La Nueva.

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   Hace poco más de cuatro años, Josefina Recio se propuso el desafío de dirigir un documental sobre Los Chopen, un grupo de artistas con discapacidad intelectual fundado por su madre (Ana “Tati” Montaner) en nuestra ciudad.

   Lo denominó “El huevo del dinosaurio”, lo plasmó en poco más de una hora de duración y consiguió estrenarlo a principios de año. Aunque la pandemia alteró un poco los planes de su difusión, no frenó que trascendiera fronteras.

   Y el reconocimiento llegó la semana pasada, en el Festival Hispanoamericano de Cine y Documental Independientes, donde resultó ganador de la sección Arte y Sociedad.

   Los Chopen es un grupo de artistas con discapacidad intelectual que funciona desde 2007 en nuestra ciudad y actualmente funciona en forma transitoria en la casona de Fitz Roy y Darregueira.

   “Viví toda la historia del grupo desde un sector muy cercano, con un fuerte vínculo sentimental, ya que mi mamá es la fundadora y mi tía (María Elena “Pipi” Montaner) es una de las artistas plásticas”, contó Josefina, quien hace dos años retornó a nuestra ciudad luego de pasar casi 20 en Buenos Aires.

   Señaló que la intención era poner en valor el trabajo que desarrolla esta ONG desde hace más de 12 años con chicos de discapacidad intelectual.

   “Pero este grupo tiene una característica única, que cambia un poco la mirada sobre el arte y la discapacidad, proponiendo un cambio de paradigma en ese sentido. Porque se paran como productores culturales y no hacen un taller terapéutico como otros, sino que fomentan un espacio de aprendizaje cultural para la formación de artistas”, explicó.

   Según los especialistas, en “El huevo del dinosaurio” predomina la postura observacional, que permite ser testigos e incluirse en una pequeña parte de la vida de estas personas, su cotidianidad. 

   “Los espectadores quedan muy impresionados por el proyecto en sí. En la película, porque yo la considero un documental-película, hemos logrado plasmar el espíritu de Los Chopen. No me interesaba hacer un documental mostrando una reseña de actividades en línea cronológica, sino ir más allá y contar lo que moviliza al grupo y una mirada distinta sobre el arte”.

   Josefina contó que el proceso de trabajo demandó alrededor de 5 años y se inició con una presentación ante el INCAA, que permitió financiar su rodaje.

   “Hicimos un preestreno en 2019, en un Festival que se desarrolló en nuestra ciudad, y lo alcanzamos a presentar en el cine Gaumont de Buenos Aires, hasta que llegó la pandemia y comenzó a circular por plataformas virtuales”, señaló.

   El documental ya tomó parte de un par de festivales internacionales, con buenas repercusiones. Antes de consagrarse en México, recibió menciones en Irak y en Chile

   “Fue un trabajo difícil. Dudé mucho en hacerla. Porque era tocar fibras íntimas, no sólo mías sino también familiares. Pero tampoco podía dejarlas de lado, porque son parte de mi historia de vida. Y ese combo de sensaciones generó una muy buena película. No es un film racional, sino sentimental, porque me comprometí de cuerpo y alma. Y en varios pasajes solicité la mirada externa, porque estaba muy comprometida con lo que contaba y no sabía si se entendería desde el punto de vista del espectador. Pero fue una buena experiencia. Fue un viaje muy intenso”, reconoció.

   La prueba de fuego fue cuando se la mostró a su mamá, su abuela y su tía. 

   “Hasta allí ninguna había opinado ni se metió en el proceso creativo, por lo que no sabían lo que iba a contar. Cuando superé ese desafío, todo fue más llevadero”.

   --¿Esperabas semejante repercusión?

   --Confiaba muchísimo en la película. Porque el grupo Los Chopen es tremendamente potente en lo que hacen. Tienen una historia brillante detrás. Y la verdad que conté con un grupo de trabajo excelente, muy talentoso. Esto es mérito de mucha gente. Se combinaron dos aspectos: una historia fuerte y un grupo de trabajo talentoso para contarla. 

   --¿Cómo sigue el camino de la película y el tuyo?

   --La película va a seguir participando de distintos festivales en lo que queda del año. Y en lo personal, ya estoy trabajando en el argumento de un nuevo largometraje, que tendrá mucho de ficción con la idea de filmarlo aquí en Bahía cuando se levante la cuarentena.

   --¿Se puede hacer cine desde Bahía?

   --Claro que sí. Es obvio que estando en Buenos Aires todo es más sencillo. Sin ir más lejos, INCAA no tiene seccionales en el interior del país. Estoy en una agrupación en la que fomentamos el cine federal, porque hay muchos artistas y directores en distintos lugares del país, por lo que estamos luchando para que abra ventanas en otras ciudades, ya que los trámites hay que ir a hacerlos a sede central y es muy engorroso.
“Pero se hacen un montón de películas super interesantes en el interior del país. Y que son reconocidas en festivales internacionales”.

La directora

   Josefina Recio nació en Bahía Blanca hace 38 años. Comenzó su carrera artística en la Universidad Nacional de las Artes. Desde entonces trabaja como actriz, guionista y directora en teatro y cine. Fue productora del ciclo documental Máquinas y Herramientas de Canal Encuentro, señal educativa y cultural de los medios públicos.

Dónde encontrarla

   “El huevo del dinosaurio” se puede ver de manera gratuita a través de la plataforma https://play.cine.ar/ o también alquilar como video on demand.