Políticas públicas

Preparan un plan de mayor participación ciudadana en las decisiones municipales

25/1/2020 | 07:30 |

En las próximas semanas la comuna lanzará herramientas para que los bahienses formen parte de las definiciones. El Parque Independencia será uno de los primeros temas.

Las aplicaciones de celular serán uno de los mecanismos (Fotos: Emmanuel Briane y Archivo La Nueva)

Maximiliano Allica / mallica@lanueva.com

   Uno de los objetivos de la administración de Héctor Gay en su segundo mandato será generar mecanismos de participación vecinal en la toma de decisiones sobre políticas municipales.

   Así lo señaló el director de Comunicación, Innovación Pública y Transformación Digital, José Fernández Ardáiz, quien estará a cargo de la implementación y coordinación de estas herramientas.

   En muchos casos se tratará de sistemas virtuales, vía web o aplicaciones de celular, pero aclaró que eso no anulará la consulta cara a cara con los vecinos.

   En febrero se harán algunas pruebas y, ya en marzo, deberían concretarse las primeras acciones para que los bahienses tomen decisiones. Según adelantó Fernández Ardáiz, los dos temas iniciales de consulta tendrán que ver con la reformulación del Parque Independencia y con algún aspecto vinculado a las políticas culturales, aunque el ítem específico todavía no fue elegido.

   “Hay una política que todos conocen, llamada Gobierno Abierto, que siempre se entendió como la publicación de datos asociada a la transparencia. En realidad el concepto es mucho más amplio. Gobierno Abierto, en una visión más integral, pretende que esa apertura de datos genere una segunda instancia, superadora, que permita convocar a la ciudadanía a participar”, explicó el funcionario.

   Dijo que se abrirán diversos modos de participación. Por ejemplo, se estudia la adhesión a un registro ciudadano donde los inscriptos puedan marcar sus áreas de interés (Cultura, Deportes, Políticas Sociales, etcétera) y, ante la necesidad de analizar un tema, se realice un sorteo para la creación de un consejo ciudadano donde se determine qué acción debe realizar la Municipalidad.

   Estas búsquedas de participación, explicó, van a ser transversales a todas las áreas: espacios públicos, tránsito, modernización, infraestructura y otras.


Una de las primeras consultas será sobre el Parque Independencia.

   “¿Por qué vamos a poner énfasis en esto? Lo más sano para las políticas públicas es lograr consensos. En esa lógica, podés dialogar con actores que tienen mayor o menor interés en cada tema. Están aquellos más activos o militantes, como los proteccionistas de animales o los que promueven el uso de medios saludables de locomoción, y otros a los cuales les importa tal asunto pero lo observan desde otro lado. La idea es aprovechar la experiencia de los especialistas pero también abrirnos a gente que no participa en grupos de interés específico y que también puede tener opinión válida, para invitarla a 'cogobernar'. Vamos hacia eso”.

   Las votaciones por medios digitales serán otra opción. Algunos ejemplos podrían ser la reestructuración de un espacio público: la Municipalidad llama a un concurso de proyectos y los expertos eligen a dos de ellos que resulten viables en términos técnicos y económicos; luego, se convoca a la ciudadanía para votar entre ambos y el ganador será el que se materialice.

Un laboratorio

   Estos sistemas ya funcionan en distintos países, tanto en el mundo desarrollado como en América Latina. En Argentina, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires también trabaja sobre estos temas.

   “En principio estamos hablando de un laboratorio para ir testeando a estos mecanismos, aunque con la idea de que las consultas que se vayan realizando efectivamente generen las decisiones y se apliquen. Además, el gobierno de Madrid nos cedió un software que estamos adaptando a nuestras necesidades”, dijo Ardáiz.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Explicó que uno de los primeros pasos será la presentación de una plataforma surgida de ese software donde se mostrarán con mayor detalle los objetivos.

   “Ahora estamos con un relevamiento de ONGs, clubes, sociedades de fomento, para luego interesarlos en la plataforma participativa. Es parte del proceso”. 

   Otras formas de participación serán las ordenanzas colaborativas. Es decir, la gente podrá opinar sobre los artículos, agregar datos y, según los casos, permitir que ingrese cualquier persona del mundo.

   “Esto es genial porque puede entrar alguien que haya trabajado el tema en otra ciudad o país y te brinda su experiencia. Hay temas que son propios de los bahienses, pero también existen algunos donde vale agregar opiniones. Además, si circunscribimos todo a los bahienses debemos definir qué es ser bahiense: ¿el que nació, el que tiene domicilio, el que está empadronado? Son todos puntos sobre los cuales vamos a ir profundizando”.

¿Y el mano a mano en los  barrios?

   Ardáiz remarcó que estos métodos no reemplazarán sino que pretenden complementar los encuentros mano a mano.

   “De hecho, los registros de ciudadanos pueden servir para hacer convocatorias físicas, no virtuales, donde se reúna a un grupo de personas para que discuta cara a cara. Y una aclaración: si la Municipalidad quiere hacer una intervención puntual en un sector específico de la ciudad, se va a seguir yendo al barrio para hablar con los vecinos y que sean ellos y no otros quienes tomen las decisiones”.


José Fernández Ardáiz

   Ahora, si la discusión es más amplia, como puede ser la extensión de la red de ciclovías, donde el debate incluye al tránsito, la salud o el medio ambiente, ahí sí se prevé la realización de una convocatoria general a la ciudadanía.

   “E, insisto, la intención es que las opiniones sean vinculantes, más allá de que en términos legales se trata de decisiones políticas. Hay muchos aspectos en los que tenemos que trabajar, incluso en vencer la resistencia de ciertos sectores de la dirigencia, y no me refiero solo a la política, que no quiere que participe nadie de ninguna decisión salvo ellos mismos”.

El caso de los presupuestos participativos

   Un caso típico de participación ciudadana, y que funciona en Bahía Blanca desde hace varios años, se da con el presupuesto participativo. 

   Se trata de la asignación de una determinada suma de dinero público (por ejemplo, un millón de pesos) y luego los vecinos de un sector presentan proyectos para que se apliquen esos recursos.

   Una vez seleccionados los proyectos participantes, se realiza una votación en la delegación municipal, con el método clásico del cuarto oscuro, boletas, sobres y urnas. El proyecto con más sufragios obtiene los fondos y la comuna debe llevarlo a cabo.

   Fernández Ardáiz sostuvo que las herramientas a utilizar de aquí en adelante tendrán formatos diversos, pero que responden a la misma lógica de dar a los ciudadanos la posibilidad de tomar decisiones sobre el entorno donde viven.

   Algunos detalles más se pueden encontrar en http://www.bahia.gob.ar/lab/participacion/.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias