"Negligencia o irresponsabilidad"

Monte Hermoso: por primera vez multarán a cuatro constructoras por contaminar la playa

25/8/2019 | 06:30 |

Una ya recibió sentencia y otras tres van camino a ello. Las acusan de llenar la arena y el mar de telgopor desgranado.

Foto: Gentileza secretaría Legal y Técnica de Monte Hermoso.

Juan Ignacio Schwerdt / jschwerdt@lanueva.com

   Debido a un hecho de contaminación sin precedentes en el balneario, el municipio de Monte Hermoso dispuso multar a los dueños de cuatro construcciones ubicadas frente al mar. Según determinó el área de Legales, por “descuido, negligencia o irresponsabilidad” no tomaron los recaudos que debían, lo que provocó que decenas de kilos de telgopor desgranado terminaran en la playa o el mar.

   “Nunca habíamos detectado tal cantidad de telgopor en la playa, así que de inmediato enviamos a los inspectores, labramos las actas correspondientes, tomamos fotos, recogimos todas las pruebas que pudimos y abrimos los expedientes. Hoy ya tenemos a una construcción con sentencia y a otras tres en vías de llegar a esa instancia”, refirió a La Nueva. el secretario de la Asesoría Legal y Técnica, Mariano Prieto.

   La contaminación de la playa se detectó el 12 de junio pasado. Ese día se advirtió que la marea sacaba del agua y depositaba sobre la arena algo que de lejos se asemejaba a una espuma blancuzca, pero que luego se corroboró que eran cúmulos de miles y miles de granos de telgopor.

   Estas bolitas -de 2 a 5 milímetros de diámetro- son utilizadas en las construcciones para alivianar diferentes mezclas cementicias, pero un incorrecto -e irresponsable- manejo del producto provocó que se volara y terminara sobre la zona costera.

   “Al ver la magnitud de lo ocurrido el intendente Marcos Fernández nos pidió actuar con la mayor severidad que contemple la ley vigente, a fin de sentar un nuevo precedente sobre el cuidado de nuestros recursos naturales”, subrayó Prieto.

   La multa para la primera constructora infraccionada supera los 60 mil pesos.

   “Aplicamos no sólo las ordenanzas municipales, sino la ley provincial 8.751/77, que permite triplicar el monto máximo de las multas vigentes cuando se trate de una falta grave contra el medio ambiente”, añadió el funcionario.

   Prieto reconoció que el monto no es muy elevado -es inferior a 1.000 dólares, cuando el metro cuadrado de un departamento frente al mar triplica esa cifra-, pero enfatizó que es “el máximo que nos permiten las leyes”.

   “A lo que apuntamos es a dejar un claro mensaje: en cuestiones ambientales vamos a ser muy estrictos y rigurosos, porque la playa es el principal atractivo de uno de los motores de la economía local, que es el turismo. No podemos permitir que, por negligencia o irresponsabilidad, una empresa constructora ponga en peligro nuestros recursos naturales”, remarcó.

   Prieto anticipó que las multas para las otras tres empresas que aún no fueron sancionadas podrían ser “iguales o mayores” a la primera.

   “Repito: estamos viendo la manera de ser lo más severos posibles. Las sanciones tienen que ser ejemplificadoras”, reiteró.

Las perlas de telgopor o telgopor desgranado se utilizan para alivianar mezclas cementicias, especialmente el hormigón de techos y entrepisos.

Inspectores a la calle

   Prieto señaló que, a raíz de lo ocurrido, el municipio incrementó los controles sobre obras particulares en todo el ejido urbano.

   “El objetivo es recordarles a profesionales y titulares de obras que ellos también deben tener un rol activo en el cuidado de nuestro principal recurso, que es la playa. No deben olvidar que, gracias a ella, pueden realizar inversiones que les reportan ganancias millonarias”, dijo Prieto.

   Sostuvo que a los operativos están abocados inspectores, la guardia urbana y el personal de Obras Particulares, a los cuales -reconoció- “se suman los propios vecinos que recorren la playa, toman fotos con sus celulares y cámaras, y nos llaman para hacer la denuncia”.

   “No nos interesa caer con una sanción cuando el hecho ya fue consumado, sino evitar que se produzca”, aclaró.

   Por último, Prieto aclaró que esta es la primera vez que el municipio se ve obligado a sancionar a empresas constructoras por contaminar el frente costero.

“Es muy difícil retirar estos residuos”

   Prieto dijo que los granos de telgopor son muy difíciles de eliminar una vez que se produce la contaminación, ya que -dijo- “quedan en el mar o se mezclan con la arena, provocando que el daño ambiental sea permanente”.

   El telgopor -cuyo nombre técnico es poliestireno expandido- es un derivado del petróleo cuya principal característica es que no permite la proliferación de microorganismos, por lo que no se pudre, no se enmohece ni se descompone. Por ello es muy utilizado como envase de productos alimenticios frescos.

   Estas mismas características lo hacen peligroso para el medio ambiente: su degradación -es decir, su división en pequeñas partículas- puede tardar desde meses hasta más de 500 años, según las condiciones a las que esté expuesto.

   Además, es un material liviano y resistente a la humedad, y tiene baja conducción térmica y alta capacidad para absorber impactos. Por esto se utiliza en la construcción, ya sea como aislante térmico (en forma de planchas) y como material de aligeramiento de mezclas cementicias (en forma de granos).

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias