Fue campeón con Boca, ¿Te acordás?

“Olimpo es un club de Primera en todos los aspectos, no merece estar donde está”

17/8/2019 | 06:00 |

Martín Andrizzi, ayudante de campo del técnico Sergio Lippi, repasó su exitosa carrera futbolística y, a 15 días del inicio del Federal A, adelantó que el aurinegro está formando un “equipo de hombres” y que “va a ir a ganar a todos lados”.

Fotos: Emmanuel Briane y Archivo-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / speysse@lanueva.com

   Jugó en 14 equipos distintos, festejó 4 campeonatos, 2 ascensos a Primera división y se retiró después de dos décadas de carrera profesional. Aunque él cree que “será difícil” igualar, ahora como entrenador, su derrotero exitoso como futbolista.

   “Colgó” los botines en 2014, fue Director Deportivo en Sarmiento de Junín y en la temporada 2017-2018 dirigió a Brown de Arrecifes en la Liga local de esa ciudad. Pero para Martín Ezequiel Andrizzi, su etapa como técnico en el principal circuito del balompié nacional acaba de ponerse en marcha como ayudante de campo de Sergio Lippi, en Olimpo.

   “Ser ayudante de Sergio, a quien conozco y mucho, es un desafío interesante y una experiencia que no podía dejar pasar. Pese a ser en un Federal A, trabajar en Olimpo es como estar en Primera división. Es un club que se maneja al más alto nivel profesional, algo que estaba esperando vivir”, señaló el ex carrilero de 43 años, de recordado paso por Boca en el certamen 2000-01.

   “Sé que el momento de ser DT va a llegar, pero no quiero adelantar los tiempos. Necesito sumar experiencia y estar al lado de Sergio, quien me dirigió en Sarmiento, es arrancar de la mejor manera. Cuando me llamó, no lo dudé, porque sé cómo piensa, cómo trabaja y cual es su metodología para manejar un grupo”, deslizó el “Pájaro”.

   —De la B Metropolitana para arriba actuaste en todas las categorías. No conocés el Federal A, ¿qué te imaginás?

   —Es una divisional donde lo más complicado son los viajes y los kilómetros que tenés que recorrer. Cubrir distancias largas y estar tantas horas arriba de un micro para ir a jugar un partido y volver es todo un tema.

   “En lo estrictamente futbolístico, veo que hay buen fútbol más allá del roce y la intensidad que proponen los distintos equipos. Hay planteles que son más poderosos que otros, sobre todo en lo económico, y es una categoría al mismo nivel que la B Metro”.

   —¿Sí? Yo veo diferencias, me parece que en el interior te dejan jugar un poco más, como que te dan más espacios...

   —Coincido, en el Federal A hay mejor juego. En la B Metro los planteos generalmente son cerrados y las canchas mucho más chicas. Veremos cómo se desarrolla el torneo, aunque Olimpo va a proponer en todos lados. Creo que los rivales se van a cuidar y lo van a respetar.

   —Hablo con vos y estoy seguro que algún jugador de Primera o la B Nacional se negó a venir a Olimpo por los viajes largos y el mote famoso que define, de cierto modo, a esta categoría: “son muchas horas arriba de un micro y vas a jugar a cada lugar”.

   —No te equivocás...Jeje. Olimpo es una tentación, es difícil decirle que no, pero varios jugadores, antes de bajar a un Federal A, prefieren quedarse, por comodidad y muchas otras cuestiones, en la B Metropolitana.

   “Olimpo es un grande del interior y está obligado a pelear por el ascenso, pero muchos de los jugadores arraigados a Capital o al gran Buenos Aires cambian todo lo que pueden llegar a conseguir cuando se ponen a pensar en los viajes y en la exigencia de una competencia que no es para cualquiera.

   —En 20 años me imagino todos los entrenadores que tuviste. Ahora que estás del otro lado, ¿Es sencillo transmitirle al jugador lo que escuchaste y aprendiste durante tanto tiempo?

   —A veces es difícil contar con palabras lo que pensás o sentís. Igualmente, el trabajo diario, el contacto y la confianza con el jugador te van soltando. Es como que liberas tensiones. Cuando sos chico, por ahí no asimilás ni valorás lo que te dice un entrenador, pero cuando llegás a los 30 prestás atención a todo, te lo puedo asegurar. Es una edad donde empezás a ver el mundo del fútbol de otra manera.

   “De todos los técnicos sacás algo, hasta de aquel que trabaja de una manera que vos no repetirías si algún día llegaras a ser entrenador. Al no estar de acuerdo y al no compartir su forma de ver el tratamiento del fútbol, no lo repetís, entonces ya es positivo.

   —¿Algún técnico te marcó más que otro?

   —De casi todos recuerdo consejos y vivencias. Las charlas con Carlos Bianchi eran memorables. Era de comentarte algo a la pasada, pero eso que te decía te quedaba picando en la cabeza por un tiempo largo.

   —Tenía el celular de Dios?

   —Ja,ja... Era un fenómeno. Imponía mucho respeto. Un día, un lunes que arrancábamos la semana de entrenamientos, me llamó aparte. Yo había jugado en Reserva. En voz baja me dijo: “Martín, ¿viste la jugada donde enganchaste en vez de tirar el centro? El 9 entraba solo y no te diste cuenta; hay que levantar la cabeza”. Quedé paralizado, pensando anonadado: “¡Bianchi me vino a ver a la Reserva!”.

   “Miraba todo, estaba en todo, te seguía, y eso elevaba la autoestima del jugador y la competencia interna del plantel. Como vos sabías eso, te matabas en las prácticas y él conseguía tener a todos los jugadores al cien por ciento. Cuando saltabas a la cancha, rendías en beneficio del equipo; no era casualidad que los equipos de Bianchi cambiaban de nombres pero nunca se resentían sus estructuras. Era un técnico muy inteligente para mantener motivado al jugador".

 

"A la suerte hay que ayudarla"

   —¿Qué tipo de plantel está formando Olimpo?

   —Percibo un buen grupo de personas con muchas ganas de jugar al fútbol y trascender. Hay armonía, trabajan mucho y hay respeto, sobre todo entre jugadores que se llevan 20 años de diferencia. Es un plantel serio, un equipo de hombres, un mix entre experiencia y juventud que va para adelante.

   —Posiblemente llegue algún refuerzo más, pero... ¿se pueden dar más bajas?

   —Venimos trabajando con 26 jugadores y es un número importante. Con el correr de los días y de los amistosos, veremos si hacemos algún ajuste, pero por ahora estamos más que bien.

   —Faltan 15 días para que comience el torneo. Hoy, ¿Olimpo está listo para saltar a la cancha?

   —La parte más exigente de la pretemporada quedó atrás, y ahora estamos en un momento donde el equipo se debe soltar, adquirir rodaje y ritmo con los amistosos. Hace una semana enfrentamos a Alvarado, que está a punto de debutar en la B Nacional, y estuvimos a la altura de las circunstancias.

   —Dicho sea de paso, ¿qué conclusiones sacaron de ese encuentro?

   —Fue positivo, sobre todo por la solidez defensiva que mostró el equipo frente a un adversario con el doble de rodaje que nosotros. Nos falta aceitar movimientos, pero vamos bien, de poco nos iremos convirtiendo en un equipo duro e incómodo.

   —En esta categoría, ¿se hace difícil conseguir información, videos o imágenes de los rivales?

   —La idea es tener todos los contactos posibles. Enfrentamos a los que va dejando Deportivo Madryn, y si jugamos en distinto día no está demás ir a ver ese partido. No es fácil, pero hay que arreglársela de algún modo. Hoy en día es vital conocer al oponente.

   —¿De Deportivo Nicanor Otamendi, el primer rival, ¿qué se sabe?

   —Ya tenemos material, lo estamos estudiando. Es un equipo totalmente distinto al que ascendió porque llegaron algunos refuerzos de jerarquía, como Diego Villar y Bangardino. Es cierto que empezó tarde a entrenar, pero a priori es un equipo trabajado, joven y que juega bien al fútbol. Mantuvo el DT, así que no creo que cambie ni la forma ni la idea.

   —¿El único objetivo por delante es el ascenso, es lo que les pidió la dirigencia?

   —Olimpo no debería estar en esta categoría y el objetivo es claro: volver a la B Nacional. Será un camino duro, pero lo vamos a intentar. Tenemos que cometer los menos errores posibles y el equipo debe estar anímicamente bien siempre. Después si la pelota pega en el palo y no entra, es otro tema.

   —¿Creés en la falta de fortuna?

   —Bianchi me decía: “la suerte existe pero hay que ayudarla”. Cuando no se te da, tenés que trabajar más, y si algo no sale, hay que practicar hasta que salga. Esa la única manera de dormir tranquilo.

 

Fechas especiales

 

   5 de diciembre de 2007: Arsenal se consagraba campeón de la Copa Sudamericana tras vencer en la serie a América de México en la final (3-2 en la ida, en el país azteca, y 1-2 en Sarandí). El conjunto del Viaducto pasó por la diferencia de gol conseguida como visitante. El tanto en la revancha, para la consagración y a 5 minutos del final, lo marcó Martín Andrizzi.

   “Un día inolvidable, el gol más importante de mi carrera. Nadie daba un peso por Arsenal, sobre todo porque en esa Copa nunca ganamos de local. Enfrentamos a grandes equipos: San Lorenzo campeón con Ramón Díaz, Goias de Brasil y Chivas de Guadalajara. En la semi nos tocó River y la definición contra un equipazo que tenía el América. Fue la primera Copa que ganaba Arsenal”.

 

   26 de junio de 2011: Integró el equipo de Belgrano de Córdoba que, en aquella recordada Promoción, provocó el descenso de River a la B Nacional.

   “En el momento disfrutamos mucho nuestro ascenso, pero con el paso del tiempo nos fuimos dando cuenta de que iban a hablar de nosotros como los que mandamos a River a la B. Por mi pasado en Boca pudo haber sido especial, pero es más especial para los hinchas xeneizes, que me ven por la calle y me dan las gracias. No hay que olvidarse que en ese momento River tocó fondo y resurgió”.

 

   6 de diciembre de 2014. “Jugué mi último partido en Sarmiento y me retiré. Fue especial porque el rival era All Boys, equipo con el que debuté en 1994. No sé si fue casualidad o causalidad, pero resultó hermoso y emocionante. Estaba nervioso pese a que ya había tomado la decisión y estaba todo preparado”.

 

   12 de noviembre de 1994. “Justo el día del cumple de mi papá (Roberto, ya fallecido) debuté con la camiseta de All Boys en Floresta. Fue contra San Martín de Tucumán (1-1) y tenía 18 años. Arranqué en Parque, las infantiles las hice en Argentinos y, con edad de séptima, pasé a All Boys. En quinta subí a Primera y en 1996 me compró Boca con el fondo de Inversión creado por Macri (Mauricio) y que terminó adquiriendo 60 jugadores”.

 

Sus títulos

   

   Apertura 2000 con Boca. “Participé poco pero lo disfruté. Jugar en la Bombonera y ser campeón repercute de una manera que no nunca llegás a magnificar”.

   

   Sudamericana 2007 con Arsenal. “Lo disfrutó todo el ambiente futbolístico. Antes de la segunda final, la gente anticipaba que ya eramos campeones por el 3-2 que habíamos conseguido en la ida, en México. Hablando con mi señora, le dije: `mirá si estamos 2-0 abajo, me toca entrar y meto el gol del campeonato'. Pasó tal cual lo imaginé, como si el destino me hubiese avisado lo que iba a suceder”.

   “En la semifinal, Gustavo (Alfaro) me puso un minuto para ejecutar uno de los penales. No toqué una pelota y el penal me lo atajaron. Después me salvó Cuenca (arquero de Arsenal) y clasificamos. Pero esa noche le dije al kinesiólogo: `me estoy guardando el gol para la final'. Fue un deseo tan fuerte, tan deseado, que se terminó dando”.

   

   Serie A 2008 con Deportivo Quito. “Volvió a salir campeón después de 40 años. Imagináte la fiesta que armaron; única, indescriptible con palabras”.

 

Sus ascensos

   

   2011 con Belgrano. “Tardamos 3 horas en salir del Monumental, que había quedado destrozado e incendiado por los hinchas. Esperamos, total, ¿quién nos quitaba lo bailado? Fue muy triste ver cómo estaban las calles y los negocios, destruidas por los seguidores riverplatenses que después de un tiempo asmilaron el descenso”.

   

   2012 y 2014 con Sarmiento. “Bajo la conducción técnica de Lippi ascendimos de la B Metro a la B Nacional y de ahí a Primera. Era un plantel con una gran personalidad y mucho oficio. En la B Metro fuimos los que más puntos hicimos en un torneo largo: 81 puntos. Es un récord imbatible en el fútbol argentino”.

 

Mirá el video y el mensaje que le dio al hincha olimpiense

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias