Se prevé una producción de 22 millones de toneladas

Las razones por las cuales el trigo va camino a jugar en la Superliga

16/6/2019 | 06:30 |

Llegó la lluvia al territorio bonaerense y el cultivo suma superficie. La Bolsa de Comercio de Rosario ahora estima unas 7 M/H. Ya se sembró el 36 %.

Una etapa clave para la siembra. / Fotos: Archivo La Nueva.

Guillermo D. Rueda
grueda@lanueva.com

   El pico máximo de siembra de trigo en la Argentina sucedió en la campaña 2001/2002, con 7,1 millones de hectáreas (al final se cosecharon 6,8 M/H). Tras un amesetamiento, llegó la intervención de los mercados por parte del gobierno anterior (en 2006) y así, en 2012/2013, se llegó a un piso de 3,1 M/H.

   Pero la reconversión producida desde 2015 en la totalidad de los granos pone al trigo en las estimaciones, hoy, cerca de aquel récord histórico.

   Según la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, el trigo nuevo, el de la campaña 2019/2020, prevé sembrarse en 7 millones de hectáreas (8 % más respecto de la 2018/2019), lo que podía disparar la producción hasta los 22 millones de toneladas.

   En 2018/2019 se cosecharon casi 19 millones de toneladas versus 16 M/T de la citada de 2001. Es decir, todo está dado para romper un récord detrás de otro.

   De acuerdo con la Bolsa rosarina, los planes de rotación siguen cobrando fuerza y, si bien hay amplias zonas con barro y saturación de humedad en los suelos, se va a trabajar intensamente durante toda la ventana de siembra para cumplir con la intención.

   El potencial de la campaña, tomando la marca de los últimos cinco años, prevé un promedio nacional de casi 3.200 kilos por hectárea.

Las razones

   Una de los condicionantes para la siembra de trigo es tener la humedad suficiente en los perfiles a la hora de la implantación, a tal punto de que los especialistas consideran que el 50 % del éxito del cultivo a cosecha está dado en esta circunstancia.

   Hacía más de tres meses que la provincia de Buenos Aires, en general, no recibía precipitaciones considerables, algo que se ha disparado en el inicio de la última semana.

Desde la Bolsa de Comercio de Rosario se asegura que las lluvias se prolongarán hasta este martes 18. Fuente: BCR.

   En el informe de la BCR se comentó que el ingreso de aire —muy húmedo— desde el Atlántico activó las lluvias y que, como el frente se desplaza muy lentamente, el mal tiempo persistirá sobre el territorio bonaerense hasta este lunes 17 y martes 18.

   “Los acumulados totales dejarán atrás la falta de agua que condicionaban las posibilidades de hacer trigo”, se indicó.

   También se prevé que las lluvias se dirijan, luego, hacia el NEA, donde Entre Ríos podría recibir las mayores descargas.

Como habitualmente sucede, el sur del SOB es el más afectado en los registros. Pero la lluvia de estos días en una amplia región cercana a Bahía Blanca prevé repercutir en una mayor siembra. Fuente: BCR.

   Del otro lado, pese las amenazas de excesos hídricos sobre la siembra triguera de la provincia de Chaco, se va a insistir en la implantación.

   La siembra ya comenzó y muestra serios retrasos respectos de otros años, pero aún queda un mes. Los ingenieros agrónomos explicaron la gran importancia que tiene el cultivo en este año y por qué se va poner tanto esfuerzo en sembrarlo.

   “En un año tan complicado, hay que aprovechar el agua para hacer un cultivo rentable que se cosecha en octubre. Aparte, el trigo es una forma de mantener gramíneas en las rotaciones a bajo costo”.

   Más claro, imposible.

Saliendo de El Niño

   De todos modos, el mismo clima que prevé lluvias indispensables para la etapa clave de la siembra podrían dispararse, y acentuarse, con el correr de los meses y provocar daños que hagan decaer las estimaciones. Sobremanera, considerando que se está saliendo de una etapa de El Niño, con lluvias por encima de los promedios habituales para cada región.

   En el trabajo de la BCR se asegura que prevén una siembra larga y dificultosa, pero también que el cultivo ofrece una oportunidad que el productor no está dispuesto a dejar pasar.

   “El factor económico vuelve a ponerse en línea con los interese agronómicos y climáticos. Está claro que el trigo vuelve a ser protagonista y continúa siendo el centro de la escena del invierno, dejando a un lado a la cebada”, se manifestó.

   “La certidumbre comercial y los buenos resultados económicos y productivos que dejó el ciclo pasado, junto con la necesidad de utilizar el suelo para bajar las napas y darle un uso productivo al agua, sumado a los temibles problemas de malezas que arrinconan a la oleaginosa, son factores que afirman una siembra récord”, se concluyó.

Cerca de Ingeniero White

   De acuerdo con un informe sectorial publicado por este medio el último domingo 2, en la previa a la siembra de trigo en la región cercana al puerto de Bahía Blanca se prevé otro incremento respecto del récord de 2018/2019.

   La estimación del área a sembrar para la campaña 2019/2020 presume un incremento del 2,4 % hasta 1,72 millones de hectáreas (desde 1,68 M/H), en relación al cálculo realizado desde la Dirección de Estudios Económicos de la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca, para los 45 distritos/departamentos de las provincias de Buenos Aires y La Pampa, cuya producción confluye en el puerto de Ingeniero White.

   De acuerdo con datos elaborados por La Nueva., la cosecha triguera 2018/2019 tuvo un derrame superior en 452 millones de dólares respecto de la temporada previa (U$S 1.260 millones de dólares vs. U$S 808 M).

   La producción de entonces fue de 5,41 millones de toneladas (vs. 4,54 M/T), con crecimiento del 19 %.

   El incremento en precio también fue superior, ya que con un FOB de 230 dólares la tonelada, la suba fue del 31 %.

   En la misma secuencia, se puede considerar —teniendo en cuenta parámetros normales en cuanto al clima— que, para la campaña venidera, podría haber una producción de 5,84 millones de toneladas y un derrame de 1.310 millones de dólares; es decir, un incremento del casi el 4 %.

El avance de superficie

   La siembra de trigo en la Argentina registra un avance intersemanal de 16,4 %, elevando el área sembrada al 36,1 % para la campaña 2019-20, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. 

   Las regiones del NOA y centro norte de Córdoba siguen destacándose, llevando hasta el momento un avance de siembra del 81,3 % y 68 %.

   En el NEA, los excesos hídricos del perfil continúan comprometiendo —según la BCP— las labores de siembra, registrando una demora de 25,6 % respecto a la campaña pasada.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias