¿Lo sabes todo sobre sexualidad?

9/3/2019 | 06:30 |

Por
Elizabeth Schulz

   Aunque resulte pretencioso, hay personas que dicen saberlo todo acerca de la sexualidad. Que con los años y con una larga lista de parejas o con la misma pareja lo han aprendido todo, que no necesitan saber más o que simplemente no les interesa.

   En general, la creencia suele estar asociada a que sexualidad es lo mismo que genitalidad y coito.

   Sin embargo, desde hace varios años quienes trabajamos en educación sexual hacemos hincapié en que la sexualidad tiene varias dimensiones y componentes, que tiene dos funciones, la reproductiva y la placentera, de la cual siempre se ha hablado muy poco o casi nada.

   La sexualidad humana ha sido y sigue siendo un tema tabú que genera controversias y malestares en algunos sectores o en algunas personas, pero la educación sexual es un derecho que tenemos todos, al igual que la educación en general.

   Recibir educación sexual es muy importante, aunque creas que ya lo sabes todo. A través de la educación sexual se aprenden cosas que trascienden lo exclusivamente genital, las mejores posiciones sexuales o si el hombre goza o desea más o menos sexo que la mujer.

   El conocimiento sobre sexualidad nos permite en primer lugar aprender a cuidarnos y a cuidar al otro u otros si entendemos por ejemplo, que los primeros educadores en sexualidad son nuestros padres. Es a través de la educación sexual que las personas aprendemos a prevenir infecciones de transmisión sexual o embarazos inesperados.

   El conocimiento nos permite no solo vivir una sexualidad más placentera, sino poder decidir sobre nuestro cuerpo, si deseamos o no estar con alguna persona, relacionarnos mejor con nosotras o nosotros y con las demás personas.

   Nos permite conocer y comprender más profundamente sobre los tipos de vínculos que establecemos y por qué a veces estamos o permanecemos en vínculos o en relaciones poco saludables o psicopáticas.

   Por medio de la educación sexual es posible prevenir abusos sexuales tanto en los casos de mujeres como de varones, algo fundamental siempre, porque una niña o un niño prevenido cuanta con mayores recursos ante la posibilidad de sufrir un abuso. Si el conocimiento y los cuidados que deben tener vienen de los padres habrá muchísima menor probabilidad de guardar el secreto, porque habrá confianza para hablar y no callar los abusos.

   La educación sexual para adultos suele resultar muy útil en algunos casos para aquellas personas que refieren tener dificultades para vincularse sexo afectivamente con otra persona, colabora para mejorar los encuentros sexuales o recuperar el erotismo dentro de la pareja o incluso el autoerotismo.

   Si tenemos en cuenta que somos seres sexuados durante toda nuestra vida y que la capacidad de aprender algo nuevo siempre es posible, entonces no te cierres a la idea de que ya lo sabes todo con respecto a la sexualidad.

   Siempre es útil aprender algo nuevo en todas las dimensiones de nuestra vida y también en la dimensión sexual. Tal vez te sorprendas al descubrir que hay muchas cosas sobre sexualidad que no sabias y que estás en el momento justo de tu vida para aprender.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias