La bailaora bahiense que tiene la oportunidad de cruzar el Atlántico

La bailaora bahiense que tiene la oportunidad de cruzar el Atlántico

17/3/2019 | 06:30 |

Andina Melo Dupak obtuvo una beca de tres meses en Granada (España), la tierra del flamenco.

Andina Melo Dupak está lista para cruzar el Atlántico. Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Franco Pignol / fpignol@lanueva.com

 

   La bailaora bahiense Andina Melo Dupak está inmersa en la cultura del flamenco desde que tiene sus primeros recuerdos. De la mano de Marina, su mamá y maestra, comenzó a dar sus primeros pasos sobre las tablas cuando tenía 3 años. 

 

   Desde entonces no se detuvo. Siguió bailando con placer y compromiso hasta que entrada la adolescencia comenzó a darse cuenta de que podía ir por más.

 

   Se perfeccionó con grandes maestros de Argentina y España y a los 16 años fue seleccionada para participar en un Concurso Iberoamericano de Jóvenes Talentos en Portugal. A partir de ahí se dio cuenta de que seguir aprendiendo del otro lado del Atlántico, en la región de Andalucía, la cuna del flamenco, no era algo imposible.

   “Buscando oportunidades encontré por Internet la Escuela de Flamenco Carmen de Las Cuevas en Granada. Al cumplir mis 18 años, decidí enviar el material que me solicitaban y en mayo del año pasado recibí un email de parte de la administración de la escuela, donde me comunican la aprobación para la beca de tres meses de estudio (desde el primero de abril y hasta el 21 de junio de este año)”, aclaró con mucha felicidad Andina Melo Dupak.

 

   —¿Qué significa para vos esta oportunidad?

 

   —Es muy importante ya que me nutriría en varios aspectos, ampliando los estudios del arte flamenco, su cultura y origen. Es decir, me brindaría un gran crecimiento como persona, maestra y artista.

 

   —¿Qué incluye la beca?

 

   —Los estudios de tres horas diaras en la escuela de Granada, la estadía con otros alumnos en una residencia y la posibilidad de bailar en un tablao a fin de trismestre. Yo me hago cargo del pasaje y de la comida.

 

Con mucho sentimiento y pasión

   Una de las cosas más complicadas de lograr a la hora de  llevar a cabo la danza flamenca en su máxima expresión es bailar y transmitir  emoción y el sentimineto.
"Estando tan lejos de su tierra de origen una de las cosas más difíciles de conseguir es eso. Pero a lo largo de todos estos años lo hemos intentado conseguir. Con los maestros que tomé clases me ayudaron mucho, más allá del baile en sí, a encontrar la expresión y el sentir. Ahora, tres meses viviendo allá, me va a ayudar muchísimo", aclaró Andina.

 

   —¿Para quienes no conocemos en profundidad la cultura flamenca, nos podés contar algunas de sus características?

 

   —Tiene una mezcla de culturas gitana, judía y árabe, además de la española, claro. Las bailaoras siempre se visten con polleras y zapatos con tacos. Además se peinan hacia atrás, se maquillan, zapatean y usan castañuelas. También está quien toca el cajón flamenco, la guitarra española y el cante (cantante). Todos se acompaña con palmas.

 

   —Es muy interesante el flamenco teniendo en cuenta que la danza está íntimamente ligada con la música, la percusión y el ritmo. Tocan castañuelas y zapatean mientras bailan.

 

   —Escuchando la música desde tan chiquita es una ayuda muy grande. Es muy difícil el flamenco y la estructura de la música. Más allá de eso, los estudios que existen de la música hay que estudiarlos. Son complicados, es muy amplio, pero de a poco, bailando, lo vas entendiendo. En cuanto a las castañuelas también son complicadas de aprender a tocarlas, pero desde chiquita me fue saliendo. Lo más complicado es coordinar luego con el baile, pero ya ni me acuerdo cómo es que en algún momento me salió cuando era chiquita.

 

Algunos referentes

 

   —¿Qué artistas podés nombrar que se dedique al flamenco y que lo pueda llegar a conocer el común de la gente en Argentina?

 

   —Paco de Lucía, Camarón de la Isla, Los Avichuelas... son muchísimos los que hay. Bailaoras te puedo nombrar a Belén López por ejemplo.

 

   —¿Cuál es tu sueño y proyecto a largo plazo?

 

   —Mi meta es dedicarme profesionalmente al flamenco y poder quedarme en España para bailar en los tablaos. También es muy interesante la posibilidad de formar parte de alguna compañía o ballet porque también tengo técnica clásica. Veremos qué pasa.

 

Su primera maestra

 

   Marina Dupak es una reconocida bailarina (o bailaora) de flamenco de la ciudad de Bahía Blanca. Ella es la mamá de Andina, a quien le transmitió toda su sabiduría.
"Mi mamá arrancó en una academia de Bahía Blanca a los cinco años. Bailaba diferentes danzas, pero siempre le gustó mucho la danza española. Siendo profesora se dedicó al estudio del flamenco puro dejando de lado el folklore español en general. Desde entonces no se detuvo más y tiene su escuela desde hace 20 años", aclaró Andina Melo Dupak.

En esta misma sección

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias