J.J. Abrams, sobre Star Wars: "Al entrar en esto tenés que aceptar que no vas a satisfacer a todos"

13/12/2019 | 18:26 |

“Yo no iba a hacer este filme pero cuando me lo ofrecieron fue demasiado tentador poder terminar no solo esta trilogía sino la saga completa”, reveló el director, guionista y productor.

   El realizador neoyorquino J.J. Abrams, responsable de Star Wars: El ascenso de Skywalker, que se estrenará el jueves en cines argentinos y da cierre a la saga espacial creada por George Lucas, dijo que al aceptar dirigir este último episodio de la exitosísima serie de películas tuvo que aceptar que no podría “satisfacer a todos” los exigentes fans de la franquicia.

   “Yo no iba a hacer este filme pero cuando me lo ofrecieron fue demasiado tentador poder terminar no solo esta trilogía sino la saga completa”, reveló el director, guionista y productor en una charla que se desarrolló en agosto pasado en Bervely Hills durante las sesiones de prensa de la promoción mundial de la película.

   La relación de Abrams con el universo Star Wars es profunda; fue el encargado de iniciar la trilogía de secuelas en 2015 (con Episodio VII: El despertar de la fuerza) y volvió ahora, de forma imprevista, para cerrarla.

   La última parte de la trilogía estaba asignada a Colin Trevorrow, pero diferencias creativas con la presidenta de Lucasfilm, Kathleen Kennedy, lo llevaron a dejar el proyecto en septiembre de 2017, cuando la cinta debía entrar en producción.

   El éxito de El despertar de la fuerza, que superó los 2.000 millones de dólares en recaudación, y el hecho de que estuviera involucrado en el proyecto de las secuelas desde su inicio, convirtieron a Abrams en el nombre ideal para remplazarlo.

   El realizador no solamente tuvo que asumir el rol de capitán del proyecto con los tiempos muy ajustados y reelaborar el guion —lo hizo junto a Chris Terrio— para darle un final digno a la saga que lleva 42 años sumando más y más fans, sino que debió también lidiar con la inesperada muerte de Carrie Fisher.

   Ya sin Han Solo (Harrison Ford) ni Luke Skywalker (Mark Hamill), su personaje, la emblemática líder rebelde Leia Organa, iba a tener un rol preponderante en el capítulo final de Star Wars.

   Los más nuevos en la saga, como Rey (Daisy Ridley), Finn (John Boyega), Poe (Oscar Isaac) y Kylo Ren (Adam Driver), y algunos viejos como Lando Calrissian (con el regreso de Billy Dee Williams) se verán envueltos en una última aventura; la batalla final entre la Resistencia y la Primera Orden, entre los Jedi y los Sith.

   Originalmente no ibas a ser el director de Episodio IX. ¿Sabías hacia dónde querías que fuera la saga y cómo querías que terminara la trama de los personajes?

   Teníamos un plan aproximado al principio, cuando empecé a trabajar con este elenco para El despertar de la fuerza. Pero uno sabe que cada narrador va a contar su historia a partir de lo que lo inspira, con una idea de lo que quiere enfatizar, y que no hay posibilidad de controlar todo: la historia toma vida propia.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   ¿Y qué enfoque tomaste vos cuando asumiste la responsabilidad?

   Tenía que sentirse como el final de todas las guerras, la batalla final no solo externa sino psicológicamente para estos personajes. Como en Episodio VII estos personajes recién se conocían y en Episodio VIII están separados durante casi toda la película, esta era la primera en que íbamos a ver a este grupo de amigos todos juntos en una aventura, que es lo que define el espíritu de Star Wars.

   Y un componente vital de la saga como Carrie Fisher falleció antes de que comenzara el rodaje.

   Nos dimos cuenta de que no había forma de contar el final de la saga de los Skywalker sin ella. Teníamos que contar la historia de Leia de la misma manera que si Carrie siguiera viva. Algunas personas sugirieron seriamente que buscáramos a alguien para remplazarla, y yo aún no puedo creer esa sugerencia. No queríamos tampoco crear una versión de Leia generada por computadora. Entonces, revisamos lo que teníamos grabado desde Episodio VII y vimos que había un buen número de escenas que no habíamos usado. Fue extraño, porque teníamos todo este metraje que en su momento me entristeció no poder utilizar y que de pronto estaba ahí disponible para esta otra película que no preví que iba a filmar. Fue como una respuesta mágica para nuestro problema.

   ¿Cómo las aprovecharon?

   Nos dimos cuenta que si escribíamos las escenas alrededor de lo que teníamos de ella podíamos incorporarlas. Entonces, está siempre ella en la película, no hay una Leia digital. Logramos que su personaje interactuara con el resto de los personajes de una manera que espero que para el público funcione.

   ¿Qué tan difícil fue lograr que quedara como imaginabas?

   Estamos hablando de una película en la que en una escena cualquiera hay sesenta personas, cuatro droides, nueve marionetas con cuatro titiriteros por cada una... Ya de por sí tenés que lidiar con algo técnicamente desafiante, tener que incorporar a Carrie no se sentía tan complejo.

   Dicen que no hay peores críticos de Star Wars que sus propios fans. ¿Cómo te afecta la exigencia que sabés que tendrán por el final de toda la saga?

   Al entrar en esto tenés que aceptar que no vas a satisfacer a todos. No importa lo que hagas, habrá gente que estará muy desilusionada si no cambiás lo suficiente respecto de la trilogía original, y habrá una igual cantidad de personas desilusionadas porque van a pensar que cambiaste demasiado. Si el costo de poder ser parte de esto es estar expuesto a niveles altos de negatividad, que así sea.

   ¿Cómo encontraste el equilibrio?

   Veo este filme como el capítulo final de un libro que se inició con George Lucas, así que no se trataba de hacer algo totalmente nuevo. Habiendo dicho esto, tampoco se trataba de volver a contar la misma historia, por lo que introdujimos a estos nuevos personajes de Finn, Rey o Kylo. Ellos viven a la sombra de los seis filmes anteriores, no es que se puedan desconectar de esa historia. (Télam)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias